Ana de la Reguera, una mexicana en Hollywood: "Cada vez hay más oportunidades"

by Gabriel Lerman April 4, 2017
Actress Ana de la Reguera

getty images/jason merritt

Es una de las actrices mexicanas que más tiempo llevan trabajando en Hollywood, en donde gracias a su belleza y su talento ha participado de films como Nacho Libre, en la que interpretó a una monja llamada Encarnación y Cowboys and Aliens, así como numerosas series de la talla de Eastbound & Down, Narcos y Jane the Virgin. Surgida en su país del mundo de las telenovelas, esta veracruzana que en estos días cumple los 40 promete hacer del 2017 su año con un papel importante en la venidera Everything, Everything, en la que trabaja junto a Anika Noni Rose, la serie Power y la muy esperada Twin Peaks, en donde tendrá un participación breve pero clave en su primer episodio.

Daría la sensación de que tu carrera está tomando otra vez velocidad con Twin Peaks, con Power y con Everything, Everything. ¿Es producto de la casualidad o has estado trabajando mucho?

Cambié de agencia hace un año. Creo que cuesta trabajo adaptarse a Los Angeles cuando llegas. Creo que también ya llevo aquí un rato picando piedra y también que la gente de casting te va viendo, ya saben que no eres nuevo y te empiezan a conocer más. Siento que en el último año de mi vida y mi carrera empecé a tener confianza en mí misma, en lo que yo podía brindar como actriz. Eso se ha reflejado en que he trabajado más y me han contratado más que en años pasados. Pero afortunadamente, siempre he trabajado. Sucede que  a veces puede sentirse como que no han salido tantas cosas. Por ejemplo, he hecho tres pilotos que no han salido. Entonces te congelas un poco porque no puedes hacer nada en el ínterin y pueden pasar 8 o 10 meses en los que parece que no has hecho nada.  Pero de pronto se juntan todas las cosas. Es un momento en el que estoy haciendo Power y Twin Peaks y va a salir f al mismo tiempo. Por lo mismo se siente como si fuera un reventón.

¿Tú crees que el éxito que ha tenido “Narcos”, por ejemplo, ayudó a que te tuvieran en cuenta?

Yo creo que todo ayuda. También que vayas a audiciones, que llevas muchos años haciendo este trabajo, que vean tu curriculum y que seas la persona indicada para el personaje. En el caso de Power me ofrecieron el papel directamente y no tuve que audicionar. Como decía, son los años que pasan y la gente empieza a hablar de tí, te conoce y tienes mas y mas relaciones dentro de la industria y empiezan a ver tu trabajo.

¿Sientes que hay un cambio dentro de la industria hacía el talento latino, como que tienen que incluirnos más?

Sí, creo que hay un cambio desde que llegué. Había papeles para latinos pero lo que pedían y lo que hacía que se perdieran muchos papeles era que querían no tuvieras acento cuando hablabas inglés. Como por ejemplo es el caso de Jennifer López, Jessica Alba, Michelle Rodríguez o Eva Longoria; querían a esa clase de latina. Ahora se ha abierto más, y los norteamericanos ya están abiertos a un acento latino, a algo más real. Antes sólo querían acento norteamericano. Yo me estresaba mucho y tenía que ir a clases para quitarme el acento. Creo que con los años he llegado a decir “si gusta ya me van a contratar”.

No voy a pedir que me cuentes nada específico ya que está todo bajo siete llaves por ahora, pero cuando David Lynch te contactó para Twin Peak”, ¿cómo reaccionaste? ¿Cuán difícil fue conseguir el papel?

Pues fue muy bizarro porque no me pidieron escenas, ni prepararme, ni nada. Solamente me pidieron que fuera al casting y que me sentara. Me grabaron y ya. Me dijeron “no tienes que hacer nada, no tienes que decir nada”.

El es un artista visual. ¿Crees que tuvo que ver con eso? ¿Que él estaba buscando una imagen y tú se la diste?

No lo sé, a decir verdad. No lo creo; no sé lo que es lo que me vió, la verdad y no le pregunté pero fue increíble hacer esa colaboración y me encantó. Fue uno de los momentos más increíbles de mi carrera. Yo creo que es un tipazo. Todavía no he visto la serie, no sé si salgo en la primera escena o en la segunda, en el primer capítulo… nadie sabe nada. El lo ha mantenido todo muy en secreto.

¿Habías visto la primera Twin Peaks cuando estabas en México?

No, yo no había visto la serie, la vi cuando fui al casting. Había visto algunas de sus películas, como Blue Velvet y Mulholland Drive, pero no la serie.

¿En qué se diferencia David Lynch de los otros directores con los que trabajaste?

En todo. Te deja muy libre. Por ejemplo, cuando hacés una escena te dicen: “tu tienes que hacer esto”, te dan una dirección muy específica, hay que tener un ritmo con la escena y con el diálogo. Y él era lo opuesto. Te decía: “tu puedes pensar lo que quieras, tómate todo el tiempo para contestarle lo que te preguntó, no hay prisa. Imaginate todo este mundo, porque él te lo dijo. Puedes contestarle en verdad lo que tú quieras.” Fue algo muy muy extraño trabajar con Lynch. Es muy diferente, es justamente lo opuesto a lo que te piden en general. Fue una experiencia muy corta pero significativa.

¿Qué puedes contar sobre Everything, Everything?

Esta película está basada en un best-seller del New York Times y es sobre una chica que es alérgica a todo. Su única relación es con su mamá y con su enfermera, que soy yo. Y eso es lo que realmente sucede dentro de la historia, que comienza cuando ella cumple los 18 años y se enamora del vecino que llega a vivir allí. Soy así como su consejera, su mejor amiga, su alcahueta. Es una historia muy linda, me gusta llegar a otros públicos. Me parece increíble también todo lo que significa este tipo de películas.

¿Cuán difícil sientes que es conseguir buenos papeles en Hollywood como mexicana?

Es difícil porque hay mucha competencia en general. Creo que hay más competencia en el ámbito femenino que en el masculino. Siempre va a haber mujeres más guapas, más preparadas, más inteligentes que hombres, por un lado. Por el otro, están las latinas que son de primera generación y están las que acaban de llegar. Hay mucha competencia pero hay para todo también. Cada vez hay más oportunidades. Te diría honestamente que te deprimes porque no te quedaste y se te cierra una puerta. Pero luego se te abre otra mejor, entonces siempre estás con eso. Me pasó hace poco, me volvieron a llamar para una película que yo decía “guau, es super grande, quiero hacer esto”. Y no me eligieron, Pero ayer fui a otra prueba y me dije, “esto sería todavía mejor que la que acabo de perder”. Siempre está esto de que tienes que pensar en que lo que es para tí es para tí y nadie te lo va a quitar. Así es como me mantengo cuerda, para no volverme loca con estas cosas...