Aubrey Plaza: "Quiero recordarle a la gente que soy latina"

by Gabriel Lerman August 13, 2017
Actress Aubrey Plaza at the premiere of Ingrid Goes West

getty images

Su labor en la serie Parks and Recreation como la peculiar novia de Chris Pratt ayudó a afianzar su popularidad, pero Aubrey Plaza no se conforma con ser una de las comediantes más reconocidas de la industria gracias a papeles en Mike and Dave Need Wedding Dates y Dirty Grandpa. En Legion, la adaptación de la historieta de Marvel que protagoniza Dan Stevens, encarna a una paciente psiquiátrica que tiene múltiples facetas, y en Ingrid Goes West, que llega esta semana a las carteleras de Estados Unidos, amplía su rango dramático interpretando al personaje del título, una mujer que se obsesiona con una estrella de las redes sociales encarnada por Elizabeth Olsen. Después de un encuentro con la HFPA para hablar sobre su más reciente filme, Plaza conversó en nuestras oficinas sobre el momento que vive y su relación con Puerto Rico y España, la tierra de sus abuelos y bisabuelos.

Finalmente, después de trabajar muy duro, estás obteniendo el reconocimiento que te mereces. ¿No te asusta que te pase como al personaje de Elizabeth Olsen en Ingrid Goes West, que haya fans que se obsesionen contigo?

Si, es curioso. Quiero que a esta película le vaya muy bien pero hay algo que asusta del éxito, porque mucha más gente sabe quien eres y recibes mucha más energía de los demás. Para mi es una espada de doble filo, porque yo siempre quise ser una actriz exitosa, pero nunca me interesó ser famosa. Sin embargo, las dos cosas van de la mano, por lo que es una situación complicada.

¿Estás empezando a notar un cambio a tu alrededor?

Si, un poco. Siento que algo está pasando pero trato de no distraerme con eso porque prefiero concentrarme en mi trabajo y en la película. Pero Instagram y las redes sociales son un gran indicador de cuánta gente se está enterando de lo que hago. En lineas generales es bueno, porque la mayoría está entusiasmada, pero soy consciente de que con lo bueno puede llegar lo malo.

¿Qué es lo que aprendiste rodando Ingrid Goes West para tu propia protección?

Lo importante que es valorar las relaciones reales que uno tiene en su vida real, las amistadas y las conexiones de verdad. Uno no debe dejarse llevar por lo que aparece en internet, porque no es real. Creo que el mensaje en el final de la película es muy claro. Ella se da cuenta que hay un muchacho que puede ver quien ella es realmente. Puede elegir entre conectarse con él o meterse en su teléfono e intoxicarse con la cantidad de seguidores que tiene.

¿De qué manera te conectaste tú con tu personaje, que es tan diferente a quien eres tras las cámaras?

Ingrid me hizo acordar a como me sentía yo en la escuela media, era muy insegura y no me sentía cómoda en mi propio cuerpo. Yo quería imitar a los demás, parecerme a ellos, usar la misma ropa y evitar mi propia identidad. Como adulta ya no soy así, pero pude rescatar esos sentimientos y elegí ir a ese lugar oscuro mientras filmábamos la película. Hubo también momentos en mi vida en los que lidié con la depresión. Me puedo identificar con alguien que está deprimido y no puede darse cuenta de cuán maravillosa puede ser su vida.

¿Te interesa mostrar que también puedes hacer papeles dramáticos?

Si, quiero hacer más papeles como el de Ingrid, pero es difícil para los demás verme así, especialmente después de haber trabajado tanto tiempo en una comedia televisiva. Lleva mucho tiempo cambiar la percepción de la gente y que se den cuenta de que puedo hacer mucho más. En realidad yo quiero hacer de todo. Tenemos poco tiempo en la Tierra y yo quiero aprovecharlo. Este es mi momento y lo quiero todo. Me interesa trabajar con directores brillantes, que es lo más difícil de lograr en esta carrera, porque lleva tiempo que te reconozcan. Espero poder trabajar en el futuro con directores que han hecho películas que adoro.

¿Por qué crees que a pesar de tu apellido, no mucha gente sabe que eres una actriz latina?

Porque me parezco fisicamente a mi madre, que es de orígen irlandés. Además no hablo muy bien el español, aunque es una de mis metas. Mi abuelo nació y creció en Puerto Rico, pero cuando se mudó a Estados Unidos no quería que sus hijos hablaran antes español que inglés. Y por eso no le enseñó español a mi padre. No se por qué no me ven como latina, pero estoy tratando de recordárselos constantemente. Estoy muy orgullosa de mi familia y de mis orígenes, y tienen mucho que ver con quien soy y la forma en la que me crié. Por eso quiero recordarle a la gente que soy latina y que eso será siempre parte de mi.

¿Tienes mucha familia en Puerto Rico?

Si, tengo primos que viven en las afueras de San Juan y son granjeros. Los fui a visitar cuando era una niña. También se que mi bisabuela era bailarina de flamenco y mi bisabuelo también. Se los conocía como Chico y Dolores. Bailaban en Nueva York en la década del '30 o del '40. También se que sus padres eran del norte de España. O sea que mi familia viene originariamente de España, de allí fueron a Puerto Rico y luego a Estados Unidos.

¿Has estado en España?

Si, pero nunca en el País Vasco, de donde eran ellos. Me gustaría mucho ir a conocer. He estado en Madrid y en el sur de España, en donde sentí una gran conexión. Hay algo en la forma en la que se conectan con la vida que es similar a como lo hago yo. Valoran la familia, el tomarte tu tiempo y saber disfrutar. Hay algo muy especial en esa cultura con lo que me identifico mucho.