Cristela Alonzo: "Es maravilloso poder tener un personaje latino en el que los niños de nuestra comunidad se puedan ver reflejados"

by Gabriel Lerman June 16, 2017
Actress Cristela Alonzo, Cars 3

getty images

Alguna vez Hollywood contará la historia de su vida, y pondrá en pantalla los momentos duros que atravesó en su niñez, mostrando luego el contraste con los triunfos que los que la compensó la vida. Es que Cristela Alonzo ciertamente ha tenido muchos logros en su carrera como comediante, desde haber sido el motor de su serie Cristela, que tres años atrás revolucionó a la industria cuando se convirtió en la primera comedia escrita, protagonizada y producida por una latina de la televisión abierta, hasta el haber sido una sensación del circuito de stand-up en los años previos. Ahora, Alonzo ha roto un nuevo récord al haberle prestado la voz a Cruz Ramírez, el segundo personaje en importancia en Cars 3, y sin duda la primera heroína latina de la historia de Pixar.

¿Qué fue lo que pensaste cuando te invitaron a formar parte del mundo de Cars?

No lo podía creer. Es que si te pones a pensar, yo soy mexico-americana de primera generación y nunca pensé que iba a tener una oportunidad como esta, porque crecí en una ciudad fronteriza. Nunca pensé que iba a ser parte de este mundo. Ojalá lo hubiera soñado. Y cuando recibí el llamado de Pixar estaba muy entusiasmada, porque ¿quién no quieres trabajar con Pixar?

¿Crees que es un reflejo de que las cosas están cambiando para los latinos en Hollywood?

Por supuesto. Te diré porqué y esto es muy importante para mi. Hablamos mucho sobre la diversidad en Hollywood, y cada vez que lo hacemos, criticamos como se están haciendo las cosas. Y yo creo que es importante aplaudir cuando corresponde. Pixar ha hecho un gran trabajo con esta película porque mi personaje se llama Cruz Ramírez y es latina, pero nunca hablamos de que lo sea. Simplemente decimos que es muy buena en lo que hace. Es maravilloso poder tener un personaje latino en el que los niños de nuestra comunidad se puedan ver reflejados y sentir que ellos también pueden lograrlo. La gente de Pixar me hizo muchas preguntas sobre mi vida, y usaron mucho de lo que les conté para darle vida a Cruz, porque querían que la audiencia pudiera identificarse con ella. Es un problema con el que muchos de los niños en mi barrio tuvieron que lidiar, si vienes de una familia pobre y tienes un sueño que la gente no puede comprender. Todos te dicen que ni lo intentes, porque te van a destrozar el corazón. Y la verdad es que es más factible que te lo rompan si no lo intentas, porque siempre te vas a preguntar que es lo que hubiera pasado si al menos hubieses probado

Con el estreno de Coco en noviembre, uno puede decir que el 2017 es el año latino de Pixar...

Es cierto. Están haciendo un film sobre el Día de los Muertos y con todas las ganas. Conozco a algunos de los asesores de esa película y son muy auténticos. Han estado ayudando a Pixar a contar la mejor historia posible y estoy muy ansiosa por verla. Veo a Cruz Ramírez como una entrada para el gran platillo que será Coco, para que la gente se acostumbre a que Pixar cuenta historias genuinas sobre latinos.

¿Cual era tu relación con las películas de Cars antes que te dieran el papel?

Vi la primera película años atrás y me pareció muy divertida. Fue una sorpresa, porque no me esperaba que lo fuese. Creía que era sólo para niños y no pensé que me iba a hacer reir. Pero Larry the Cable Guy es divertísimo. Pero además, cuando voy a Disneylandia, Cars Land es la parte que más me gusta del parque. Si tres años atrás me hubieses dicho que yo iba a estar en la próxima película de Cars no me lo hubiese creído. Más aún si me lo hubieses dicho cuando estaba arriba del juego.

¿Qué fue lo que aprendiste en la cabina de grabación?

Cuando era niña mis compañeros se reían de mi voz y de mi risa, porque era muy diferente a la de las demás. Soy muy gritona. Por eso era un poco paranoica y le prestaba demasiada atención a ese detalle, pero al trabajar en la cabina de grabación haciendo la voz de Cruz me di cuenta que lo que me hacía diferente siendo niña es lo que hoy me ha sacado adelante. Es una lección muy importante que me gustaría compartir con los niños. Aquello que te critican cuando eres joven es lo que probablemente te ayudará a triunfar cuando seas mayor.

¿En qué crees que te pareces a Cruz?

Pixar usó muchas cosas de mi vida para crear a Cruz. O sea puedo decir que Cruz soy yo. Cuando me dieron el trabajo, no sabían que hacer con ella ni que dirección tenían que tomar con el personaje. Cada vez que iba a Pixar les contaba historias sobre mi infancia y mi lucha para entrar en esta industria. Kevin Reher el productor y Brian Fee el director me dijeron que cada vez que hablaba de mi vida estaba tan entusiasmada que se dieron cuenta que esa era la historia de Cruz. Cuando la gente vea a Cruz, quiero que sepan que se trata de mi historia. Yo les conté a los miembros de mi familia lo que quería hacer pero no me entendieron. Hay un parlamento en la película en la que Cruz dice que hay que tener sueños chicos, y eso era algo que mi madre solía decirme, que tuviera sueños chicos porque si los mios eran grandes y no los concretaba me iban a romper el corazón. Yo quiero que la gente sepa que Cruz no es sólo un personaje que creó Pixar, que es una persona real. Es alguien que está en este momento tratando de que la escuchen, y ese es su viaje en esta película. En Cars 3, Cruz gana en el final y logra lo que se propone. Cada vez que veo la película me voy con esperanzas porque allí Cruz gana y yo quiero ganar en mi propia historia. Me hace sentir bien saber que si ella lo pudo hacer, y si es mi versión animada, yo lo voy a poder hacer en la vida real.

Sin dar demasiados detalles sobre el argumento, Lightining McQueen tiene un gesto muy noble hacia Cruz Ramírez. ¿Alguien lo ha hecho alguna vez para ti?

Claro. Dos personas me vienen a la mente de inmediato. Mi madre y mi profesor de teatro de octavo grado. Mi madre vino de México, de un pequeño rancho en el medio del país. Lo sacrificó todo para probar suerte aquí y me enseñó que si trabajas duro y no te rindes, vas a llegar a algún lugar. Cada vez que siento que quiero arrojar la toalla porque las cosas se han puesto duras, pienso en ella y cómo tenía que trabajar en el restaurante en el que era cocinera. Trabajaba doble turno todos los días para que tuvieramos comida en la mesa. Los sacrificios que ella hizo me han guiado en esta industria y me han ayudado a progresar porque me enseñaron una ética de trabajo, que tienen todos en mi familia precisamente por ser latinos. Y lo mismo vale para mi profesor de teatro que me convenció de que me tenía que subir a un escenario. Cambió mis horarios sin que yo me enterara porque vio algo en mi. Yo nunca supe que esto era posible, que existía un trabajo como éste. Yo vivía en un barrio predominantemente mexicano y alli todos creíamos que los trabajos tenían que ser físicos. Casi todos allí eran hijos de inmigrantes campesinos que nos enseñaron que para poder trabajar, teníamos que usar las manos. Por eso ganarme la vida en un mundo creativo en donde me pagan por pensar me parece increíble. Sin mi profesor, yo no estaría aquí.

La película deja la puerta abierta para más aventuras de Cruz. ¿Crees que algo así sería posible?

No lo se. Yo estoy disponible pero en este momento me alcanza y me sobra con que se haya estrenado esta película. Mi familia siempre me dice que no espere mucho del futuro porque cuando lo haces, te pierdes lo que está pasando en este momento. Eso es lo que estoy haciendo ahora, pero me encantaría volver a prestarle la voz a Cruz Ramírez.

¿Qué fue lo bueno y lo malo que aprendiste en tu experiencia televisiva?

Como latina aprendí que todavía tenemos que seguir trabajando muy duramente para que nos vean por quienes realmente somos. Muchas veces he tenido que batallar para explicarle a la gente que mi vida es mi vida. Es que no faltan los que cuando cuando escuchan una historia que no les resulta familiar, piensan que eso no es verdad. Pero mi familia era tal cual yo la describí. Creo que uno de los aspectos mas duros de la televisión es que hay veces que no te escuchan. Por eso Pixar fue mi mejor experiencia profesional, porque desde que los fui a visitar por primera vez y a lo largo de todo el proceso jamás cuestionaron lo que yo les dije. Siempre me escucharon. Como latina tengo que decir que siempre me respetaron. Esa es una palabra muy importante en esta industria: respeto. Fue la primera vez que sentí que el estudio estaba respetando lo que yo decía y lo que trataba de hacer. Y esa es la razón por la que estoy muy orgullosa de esta película.