Emma Stone, La La Land

by Gilda Baum-Lappe December 16, 2016
Actress Emma Stone

getty images

Andrew Garfield, el a-veces-si-a-veces-no novio de Emma Stone, dijo de esta actriz estadounidense que es “lo máximo”.  Lo dijo mientras ambos se encontraban en el mismo evento, ambos nominados aunque solo Garfield se llevo el premio. Sin embargo a la mañana siguiente Stone despertó con la llamada de su relaciones públicas anunciándole su nominación al Globo de Oro en la categoría de mejor actriz en un musical o comedia por su trabajo en la película favorita del momento, La La Land.

“Estar en la terna por un musical me parece un sueño, igual que el hecho de haber estado en esta película. Desde muy chiquita mi mamá me llevaba a ver obras musicales.  Tenía ocho años y recuerdo

como me impresionaba que pudieran tener una conversación cantada mientras bailaban.  Cuando lo hice en teatro comprendí que puedes transmitir un estado emocional en una canción.  Me fascina lo que logró hacer Damien (Chazelle, su director) con La La Land, transportar esos efectos al cine.  Es como atraer a nuevas generaciones al cine musical de antaño pero en una época actual”, declaró la actriz

Stone nunca olvida que cuando no era más que una quinceañera su madre mudó la residencia familiar de Arizona (EEUU), donde nació la actriz, a Los Angeles para facilitar así el sueño de su hija, para dar salida a lo que desde tan joven estaba claro que era su gran pasión.

Allí comenzó el clásico recorrido por las oficinas de ‘casting’ donde Stone se topó con cientos de chicas “que eran todas iguales”.

“También tuve trabajos temporales parecidos a los que desempeño en unas escenas de La La Land, vendiendo pastelitos o premios para perritos a señoras adineradas.  Nunca perdí los ánimos ni la esperanza porque me convencí mentalmente de que era el proceso normal para cumplir mis sueños.  Y es cierto que necesitas mantenerte centrada y seguir ensayando aunque no te den el papel.  Incluso si hay partes de la vida diaria de una joven que se sacrifican por lograr estas metas”, recuerda ahora.

Fueron especialmente duros esos años en los que Stone empezó a  trabajar en pequeños papeles de televisión que, evidentemente, la hacían feliz aunque a la vez también añoraba experiencias como las de entrar a la universidad, disfrutar de una vida universitaria, o de los amigos que surgen en ese tipo de ambiente . “Claro que ahora, echando la vista atrás, estoy totalmente agradecida y me siento afortunada”, resume.

Para 2010 y tras años en diferentes papeles de diversas series televisivas como Medium y Drive las audiciones fueron cambiando para darle entrada como actriz en la pantalla grande. Easy A, Crazy, Stupid, Love, Friends with Benefits y The Help empezaron a convertir el nombre de Emma Stone en uno familiar en la industria del espectáculo. Así hasta la llegada de The Amazing Spider-Man, filme en el que conoció a Andrew Garfield, su coprotagonista, con quien inició una intensa relación sentimental. 

En 2014 trabajó nuevamente a su lado en The Amazing Spider-Man 2 y ese mismo año estuvo bajo las órdenes de Alejandro González Iñárritu, en Birdman, filme que le consiguió su primera candidatura al Oscar como mejor actriz de reparto. Ahora le esperan más nominaciones y premios aunque como dice Stone “nada de lo que esta pasando” con este fenómeno llamado La La Land la hace sentirse superior. “Es más, a veces siento que soy una verdadera imbécil”, reconoce.  Menos mal que la industria y la critica no están de acuerdo con sus sentimientos.