Jonathan Banks: "Adoro España"

by Gabriel Lerman May 6, 2017
Actor Jonathan Banks

getty

Aunque su personaje en Breaking Bad y Better Call Saul, Mike Ehrmentraut, tiene probablemente antepasados alemanes, no hay ninguna duda que es un prototipo del norteamericano duro del Medio Oeste. Mike raramente sonríe, no duda a la hora de disparar y siempre tiene recursos para solucionar las situaciones más complicadas. Y si bien su comportamiento no siempre se destaca por la ética, hay algo en el personaje creado por Vince Gilligan y Peter Gould que fascina a las audiencias.

En persona, Jonathan Banks, el actor que lo interpreta, no necesariamente se le parece, ya que le gusta sonreir, es notable su sentido del humor y disfruta llamando "niños" a todo aquel que es más joven que él. Aún así, de vez en cuando mantiene el ceño fruncido, generando en su interlocutor los mismos escalofríos que provoca Mike en quienes se enfrentan con él. Pero basta con mencionarle la palabra "España" para que toda su actitud cambie. Es que aunque muchos no lo sepan, el nativo de Washington DC que en enero cumplió los 70 años lleva mucho tiempo casado con una mujer de Priego, un pueblo de 1000 habitantes en Cuenca, una provincia de Castilla-La Mancha. Por eso, cuando Jonathan nos visitó en la sede que la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood tiene en Los Ángeles para hablar sobre su trabajo en Better Call Saul, nos sentamos unos minutos con él para que nos contara de su peculiar conexión con la península ibérica: "España juega un papel muy importante para mi, porque tengo tres españolitos en mi maravillosa vida", señala entusiasmado y agrega: "mi esposa viaja todo el tiempo para allí, porque su madre tiene Alzheimer y por eso trata de ayudar a sus hermanas, ya que la mamá no reconoce a nadie pero distingue que es la hija quien la toca. Es una buena muestra de quien es mi esposa, porque acompaña a mi suegra todos los días, sosteniéndole la mano y tratandola con ternura. He tenido mucha suerte de que llevemos juntos 30 años".

Quien ha sido nominado en 4 ocasiones al Emmy, 3 por Better Call Saul y una por Wiseguy, la serie de la década del '80 que fue candidata al Globo de Oro explica que cuando Gennera llegó a su vida él llevaba muchos años de soltero: "crecí con una madre maravillosa, pero nunca tuve mucha familia. En cambio ella tiene 8 hermanos que sienten que la familia lo es todo. 30 años después yo comparto esa mirada. Cuando estoy lejos, lo único que quiero hacer es regresar a casa para estar con mi familia. Mis hijos ya se han marchado y viven solos, pero ella siempre está allí para mi", dice.

Banks cuenta orgulloso que su hija mayor habla perfectamente castellano, que su otra hija lo habla muy bien y que su hijo menor logra entenderse. Sin embargo admite que su capacidad de comunicarse en la lengua de Cervantes es limitada, aunque sabría como pedir verduras hervidas en un restaurante de Madrid, un lugar al que no ha regresado desde hace una década: "antes íba todos los años, pero en los últimos tiempos he tenido mucha suerte y he estado trabajando mucho. Además, tuvimos que enviar a nuestros hijos a la universidad. Ahora siento que es hora de regresar. Adoro España y me gustaría mucho volver. Es que la gente allí suele ser muy amable. Les importa mas disfrutar de la vida que trabajar todo el tiempo. Se toman su tiempo para apreciar las cosas en lugar de estar a la carrera todo el tiempo", asegura.

Sin lugar a dudas sus memorias más vivas de España tienen que ver con su encuentro con Gennera, mientras filmaba en Madrid For Better or For Worse, una comedia con Kim Catrall y Christopher Lee que sólo se estrenó en video en 1989, "recuerdo mucho más esa filmación y esa época de mi vida que cualquier otra, porque me enamoré perdidamente", confiesa de una forma que nunca lo haría Mike, y prosigue: "sigo completamente  enamorado de ella. Cuando se fue a cuidar a su madre a España estuvo 6 semanas fuera Y cuando regresó, no lo podía creer. Su piel sigue siendo suave y es tan bella como entonces. Recuerdo que la vi haciendo algo desde la distancia, teniendo un gesto amable con una persona mayor. Ya estaba estupidamente enamorado y recuerdo que pensé que ella era el mejor ser humano con el que me había encontrado en mi vida. Es curioso, 30 años después sigo pensando lo mismo".