Los premios Platino le rinden pleitesía a "El ciudadano ilustre "

by Rocio Ayuso July 23, 2017
Scenesfrom the Platinos awards in Madrid, Spain, July 2017

Sonia Braga, mejor actriz; Mariano Cohn y Gastón Duprat, directores de El ciudadano ilustre,mejor película iberoamericana; escenario general; Oscar Martínez, mejor actor.

platinos

Madrid se convirtió este fin de semana en la capital del cine Iberoamericano con la entrega de los premios Platino, galardones que aglutinan la producción cinematográfica en español y portugués. La cuarta edición de estos premios escogieron la cinta argentina El ciudadano ilustre, de Mariano Cohn y Gastón Duprat, como la ganadora de la estatuilla a la mejor película iberoamericana.

La película, que también postuló a la categoría de mejor película en lengua no inglesa en la última edición los Globos de Oro, se llevó además la estatuilla al mejor actor (Oscar Martínez) y mejor guión (Andrés Duprat) junto con el premio del público tanto para la cinta como para su protagonista. Una victoria para un retrato irónico y corrosivo del regreso de un premio Nobel de Literatura a su ciudad natal, localidad de la que huyó en su juventud y a la que regresa en un ataque de nostalgia no necesariamente compartido por aquellos que dejó detrás.

Mucho más querido en toda Iberoamérica es el realizador español Pedro Almodóvar, que obtuvo en estos galardones que buscan la unidad del cine hispano el premio a la mejor dirección por su último trabajo, Julieta. La película también consiguió el premio a la mejor música para uno de los compositores fetiches del realizador manchego, Alberto Iglesias. Y como mejor interpretación femenina, el merecido premio fue para la actriz brasileña Sonia Braga por su trabajo como Doña Clara en Aquarius. En este caso el premio del público a mejor actriz fue para  Natalia Oreiro, por Gilda, no me arrepiento de este amor.

La otra gran ganadora de la velada fue la coproducción española Un monstruo viene a verme, de Juan Antonio Bayona, que se llevó los galardones de mejor montaje (Bernat Vinaplana y Jaume Martí), mejor dirección de arte para Eugenio Caballero; mejor fotografía (Óscar Faura) y mejor sonido para Peter Glossop, Oriol Tarragó y Marc Orts. El premio Platino a la mejor película de animación fue para Psiconautas, los niños olvidados, de Alberto Vázquez y Pedro Rivero (España).

Almodóvar proporcionó uno de los momentos más emocionantes de una gala que anualmente cambia de sede y que este año agració a la capital española con su presencia. Tras dedicárselo a sus colaboradores habituales, el realizador español recordó que su película habla del dolor que dejan aquellos que un día desaparecen. "Modestamente me gustaría dedicárselo a los cientos de miles de familias que siguen buscando a sus desaparecidos durante la Guerra [Civil española]. Cuando ustedes oigan eso de que abrir las fosas y encontrar a los muertos es abrir heridas, no les hagan caso: es cerrarlas y acabar por fin con nuestra maldita Guerra Civil", afirmó emocionado. A su vez Iglesias, ganador de diez premios Goya y tres veces candidato al Oscar, optó estatuilla en mano por devolverle la pelota a su compañero de trabajo. "Le dedico el galardón a mi amigo Pedro Almodóvar", dijo con el Platino bien agarrado.

Esta fue la cuarta edición de unos premios que a iniciativa de las asociaciones de productores de España y Latinoamérica EGEDA Y FIPCA así como las instituciones y federaciones cinematográficas de los países de habla hispana quieren hacer realidad ese dicho popular que asegura que la unión hace la fuerza. Una iniciativa que se ha ido trasladando de ciudad en ciudad, comenzando en la ciudad de Panamá para celebrar su segunda edición en Marbella (España), la tercera en Punta del Este (Uruguay) y ahora en Madrid para reflejar la pluralidad de aquellos que en ella participan. Los organizadores confirmaron que la próxima edición que aglutinará la cinematografía de 23 países iberoamericanos tendrá lugar en Cancún, México.

En esta edición participaron más de 846 películas en representación del cine Iberoamericano. Y entre los 3.600 espectadores que acudieron a esta gala del cine que tuvo lugar en la Caja Mágica madrileña estuvieron estrellas como John Leguizamo, Rossy de Palma, Rob Schneider, Geraldine Chaplin, Paulina García, Imanol Arias, Kate del Castillo, Asier Etxeandia, Oscar Jaenada, Jackie Cruz, John Ortiz, Darío Grandinetti, Clara Lago, y Miguel Ángel Silvestre, entre otros. Además del humorista español Carlos Latre y la actriz y cantante uruguaya Natalia Oreiro como presentadores de la gala.

Pero de todos ellos solo uno llegó como organizador emérito además de ganador. Se trata de Edward James Olmos, que recibió de manos de  

Enrique Cerezo, presidente de EGEDA, el premio Platino de Honor a toda una carrera dedicada no solo al cine sino a defender a los hispanos en Hollywood. "Mi respeto, admiración y amor para todos los que han impulsado nuestro cine durante décadas para llegar hasta aquí", contó con lágrimas en los ojos. "Durante años luché porque el cine latinoamericano alcanzara la categoría que se merecía. Nunca dejé que me parara ser latino, chicano –dijo-. El talento no tiene fronteras ni límites, solo requiere de oportunidades. Es un orgullo ser latino, y desde hoy es un orgullo ser Platino. El futuro está en nuestras manos".