GLOBAL

‘Living Is Easy With Eyes Closed’, Big Winner at The 28th Goya Awards

VIVIR ES FACIL CON LOS OJOS CERRADOS, MEJOR PELICULA DEL CINE ESPAÑOL

David Trueba’s Living is Easy with Eyes Closed was the big winner at the 28th Goya Awards, Spanish Film Academy Awards. The movie got a total of 6 “cabezones”, as the award in the shape of Goya’s head is known, including best film and best director. The other winner was Alex de la Iglesia’s Witching & Bitching that swept up eight categories, most of them technical plus best supporting actress to Terele Pavez. Trueba’s film is based on the true story of an English teacher who motivated his students using Beatles music. The film brought Javier Camara the first Goya after 6 nominations for movies like Talk to Her, Bad Education and I’m So Excited. While Spanish Film Academy President Enrique Gonzalez Macho decried that in Spain “making movies is a true act of heroism” due to the crisis and lack of support, Spanish Culture Minister Jose Ignacio Wert’s decided not attend the gala.

“Vivir es fácil con los ojos cerrados” se convirtió hoy en la mejor película del cine español, ganadora del principal galardón en la 28ª edición de la gala de los Goya. El filme de David Trueba, hermano del ganador del Oscar Fernando Trueba, recogió los premios al mejor director y mejor guion original. En total la cinta sumó seis “cabezones” como se conocen a estas estatuillas con el busto de Goya y que premian lo mejor del cine español.

No superó en número a su rival más cercano, “Las brujas de Zugarramurdi” que logró un total de ocho premios: dirección artística, diseño de vestuario, montaje, dirección de producción, sonido, efectos especiales, maquillaje y peluquería y mejor actriz de reparto para Terele Pávez. Pero la cinta de Alex de la Iglesia nunca aspiró al gran premio.

“Vivir es fácil con los ojos cerrados”, la historia real de un profesor que utiliza las canciones de los Beatles para enseñar inglés y sale a la búsqueda de John Lennon, consiguió también un galardón para su protagonista, Javier Cámara, hasta ahora virgen en estos premios pese a sus seis candidaturas a lo largo de una carrera que incluye películas junto a Pedro Almodóvar como “Hable con ella”, “La mala educación” y “Los amantes pasajeros”. El premio a la mejor actriz fue para Marián Alvarez por “La herida” y el de mejor actor de reparto para Roberto Alamo por “La gran familia española”.

Se trataron de una premios que como recordó el presidente de la Academia de Cine española, Enrique González Macho, fueron la culminación de un momento de heroísmo. Porque en su opinión y en la de los profesionales congregados en el Auditorio de Madrid bajo una lluvia torrencial, en España “hoy en día hacer una película es casi un acto heroico”. Razón no le falta ante una piratería que rampa a sus anchas, una producción cinematográfica sometida a un impuesto sobre el valor añadido (IVA) del 21 por ciento, retrasos en la ley de la propiedad intelectual y del cine y un apoyo institucional y económico por parte de las autoridades que brilla por su ausencia. De ahí la escasa recaudación nacional del año pasado (un 16% menos que en 2012) , el descenso en el número de producciones nacionales y el cierre de 400 salas por toda la península ibérica, recordó.

Tanto brilló por su ausencia el apoyo institucional que el ministro español de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ni acudió a la gran fiesta del cine, un desplante muy comentado durante la ceremonia. La razón oficial, problemas de agenda. La comentada, una mayor acritud entre el gobierno y la industria del cine español, polos opuestos de espectro político nacional.

Pero ni las protestas contra un gobierno abucheado en anteriores galas ni esas otras reivindicaciones laborales que pidieron en la alfombra roja solidaridad con los trabajadores despedidos de Coca Cola o con las víctimas de la ola de desahucios que vive el país amargaron una velada donde el buen cine salió triunfante.

Eso sí, ninguno de los ganadores del Goya se ganó este año el corazón del público, al menos al desembolsar el dinero de una entrada en la taquilla. “Vivir es fácil con los ojos cerrados” consiguió tan sólo 953.000 dólares en la taquilla española mientras “Las brujas de Zugarramurdi” llegó escasamente a los 5,5 millones de dólares.

Rocío Ayuso

David Trueba's Living is Easy with Eyes Closed was the big winner at the 28th Goya Awards, Spanish Film Academy Awards. The movie got a...