SPANISH

George Lucas avanza a paso firme con su museo

Cuando en el 2012 George Lucas sorprendió al mundo al aceptar venderle su imperio a Disney por 4060 millones de dólares, fueron muchos los que se preguntaron que era lo que iba a hacer el magnate con tanto dinero, teniendo en cuenta que ya había adelantado su desinterés en volver a lanzarse a otra aventura cinematográfica. Sin embargo, no pasó mucho tiempo hasta que el director de "THX 1138" aclaró que su nueva profesión sería la de filántropo, y que pensaba donar la mitad de su fortuna en obras de beneficencia. Sumándose a la propuesta de otros multimillonarios como Bill Gates y Warren Buffet en una iniciativa conocida como The Giving Pledge, que propone que los hombres mas ricos de Estados Unidos devuelvan parte de su dinero a la comunidad, Lucas enseguida puso manos a la obra en una propuesta que ha sido definida por la revista The Atlantic como su mejor idea desde que creo "Star Wars": un gigantesco museo dedicado a la narración visual que contendrá la vasta colección que amasado el director a lo largo de los años y cuyo valor se calcula en unos 1000 millones de dólares. Concretarlo ha sido mucho más complicado de lo que uno puede imaginarse, ya que desde que anunció oficialmente su iniciativa, han sido varios los contratiempos que ha tenido que superar, incluyendo cambiar la ciudad en la que ha de construirse. En efecto, inicialmente la idea del cineasta era que su Lucas Museum for Narrative Arts se erigiera en el área del Presidio de San Francisco, el mismo lugar en donde se encuentra el museo erigido por la familia de Walt Disney y que recuerda al empresario y animador. Pero los 300 millones de dólares que ofreció para construirlo, a lo que agregó dos donaciones de 400 millones cada una para cuando fuera inaugurado oficialmente, no entusiasmaron a los ejecutivos de The Presidio Trust, quienes administran el parque nacional que hoy se encuentra en donde España estableció en 1776 una base militar que luego pasó sucesivamente a México y Estados Unidos, hasta que fue cerrada en 1989. Harto de no llegar a ningún acuerdo, Lucas finalmente optó por llevarse su propuesta a Chicago, en donde la nueva institución ocupará un terreno frente al lago que es vecino al museo Field, el acuario Shedd y el planetario Adler. Aunque el alcalde de la ciudad, Rahm Emanuel, se ha convertido en un ferviente defensor del proyecto, un grupo conocido como Friends of the Park ya ha advertido que iniciará acciones legales para detener la construcción en lo que hoy son dos playas de estacionamiento, alegando que el museo violará una ordenanza que prohibe edificar en esa parte de la ciudad.

Confiado en que logrará superar todos los inconvenientes, Lucas sigue adelante con su plan y acaba de elegir al grupo arquitectónico que diseñará las instalaciones, MAD Architects, con base en Pekín y encabezado por el prestigioso Ma Yasong. Su compatriota Jeanne Gang, de la firma Gang Studio, estará a cargo de la creación de los jardines y de un puente peatonal. Por lo que se conoce de sus trabajos, el nuevo museo, que abriría en el 2018, tendrá un diseño futurista, muy a tono con la obra cinematográfica de su fundador.

Si bien por ahora no se sabe que es exactamente lo que se podrá ver alli más allá de las obras del pintor Norman Rockwell y otras piezas de arte que hasta ahora han estado han estado alojadas en el Skywalker Ranch, además de una buena cantidad de piezas de utilería de las películas de de "Star Wars", Lucas ha prometido que quienes visiten su museo disfrutarán de una experiencia diferente, en las que aplicará las lecciones que ha aprendido en sus muchos años en la industria cinematográfica. En la propuesta presentada ante las autoridades del Presidio, Lucas señalaba que el arte ha servido para contar historias desde las primeras pinturas rupestres, y que en las instalaciones de su institución cultural intentará demostrar cómo lo ha seguido haciendo a lo largo de la historia y también como imagina que lo hará en los siglos que se avecinan.

Gabriel Lerman