GLOBAL
Rocío Ayuso (HFPA)

SPANISH CINEMA GETS READY FOR THE GOYA AWARDS

LOS PREMIOS GOYA SE PREPARAN PARA SU GRAN NOCHE EN MEDIO DE LA CRISIS

La gran familia española and Las brujas de Zugarramurdi are up for the top awards at 2014’s 28th Goya Awards, Spain’s equivalent of the Oscars. Daniel Sánchez Arévalo’s comedy has more nods – 11, while Álex de la Iglesia’s black-comedy horror, Zugarramurdi, is second with 10. Both movies will face off with Manuel Martín Cuenca’s Caníbal (8 nominations). Spain’s Academy of Motion Pictures and Arts selection as its foreign-language Oscar entry submission, Gracia Querejeta’s 15 años y un día, got seven nominations.

Spain has experienced a year of extreme economic austerity and 26% unemployment, , Spain’s Academy of Motion Pictures and Arts President, Enrique Gonzalez Macho, nevertheless chracterized Spanish Cinema as “more alive than ever” addding that no one will take away the talent and the creative power Spain is known for. He also asked all the nominees to offer a warm welcome to the only Spanish director that will be in hand at the Oscars this year, Esteban Crespo, nominated for his live action short film Aquel no era yo. The Goya awards will be handed out on Feb 9 but the nominees got together this week for a night of celebration to offer the Lifetime Achievement top prize to a master of the Spanish Cinema, Jaime de Armiñán.

Ni la crisis que atenaza desde hace años la economía española ni la ola de frío y lluvia que azota la península ibérica consiguieron mitigar las ganas de triunfo y celebración con las que el cine español se prepara para su gran gala, los premios Goya.

Fuera de España se les conoce como los Oscar españoles, el principal galardón de la cinematografía española que anualmente concede la Academia de Artes y Ciencias en España y que el 9 de febrero próximo celebra su 28 edición. En casa son más conocidos como “los cabezones” unos galardones que, haciendo honor a su nombre, tienen la forma del busto de Goya y que algunos conocidos realizadores como el alemán Florian von Donnersmarck, poseedor de todos los demás premios cinematográficos gracias a su éxito con The Lives of Others, lamentan no tener en su poder porque es en su opinión, el más bonito.

Su repercusión en taquilla es más que dudosa en un país donde la piratería es rampante y donde el cine español se ve asfixiado por la competencia de las grandes producciones de Hollywood. Pero sigue siendo un honor el recibirlo como dejó claro el octogenario Jaime de Armiñán, uno de los grandes del cine español, candidato al Goya en dos ocasiones con filmes claves en la cinematografía española como Mi querida señorita y El nido pero que nunca tuvo hasta esta semana el premio en sus manos. “Cuando me llamó (el presidente de la Academia española) Enrique González Macho para decirme lo del premio pensé: 'le voy a decir ya era hora de que me lo dieran', pero no se lo dije”, admitió el director de 86 años con humor acunando su galardón de honor, ese que recibió con toda la sala puesta en pie.

Una sala en la que hasta el próximo 9 de febrero no existieron ganadores. Porque siguiendo la tradición estadounidense, la Academia española volvió a celebrar este año la llamada fiesta de los nominados, esa en la que no existen ni ganadores ni perdedores, sólo candidatos. Esos a los que Jaime de Armiñán, por la experiencia que le da la edad o por la tranquilidad que da tener el galardón en las manos les deseo premios pero también “dinero, alegría y amor”.

La gran familia española y Las brujas de Zugarramurdi son grandes favoritas de este año al Goya. La comedia de Daniel Sánchez Arévalo defiende un total de 11 nominaciones mientras que la del veterano Álex de la Iglesia cuenta con 10, seguida de cerca por Caníbal, de Manuel Martín Cuenca, con 8. En el caso de 15 años y un día, de Gracia Querejeta, la película que la Academia española presentó este año a los Oscar y a los Globos de Oro en la categoría de mejor cinta en lengua no inglesa aspira a un total de 7 premios Goya.

Ninguna de estas cintas cuenta con la proyección internacional que debería dadas las “zancadillas” que vive el cine español y a las que hizo referencia el presidente de la Academia. En su discurso de bienvenida, González Macho elogió la vitalidad y talento del cine español en momentos de graves dificultades económicas y felicitó a unos candidatos que, como dijo, han hecho “películas maravillosas”. Pero no faltaron las veladas críticas a la política de un Gobierno que lejos de apoyar su cinematografía, ha recortado dramáticamente sus ayudas. “Pese a las zancadillas que se nos ponen de vez en cuando, el cine español está más que vivo, no solo por las películas que están hoy representadas aquí sino por otras muchas más. El talento y la creatividad no nos las van a quitar nunca”, aseguró quien, saltándose el protocolo, pidió un aplauso para el joven cineasta Esteban Crespo, la única representación española en los Oscar con su cortometraje Aquel no era yo, que ya ganó el Goya al mejor corto de ficción el año pasado.

Rocío Ayuso

Our Partners