Aaron Sorkin: "Hago Una Pintura De La Vida de Steve Jobs"

by Paz Mata November 14, 2015

Getty Images

Es uno de los guionistas más reconocidos y admirados del cine contemporáneo. El autor de dramas como Unos pocos hombres buenos, El Ala Oeste de la Casa Blanca, The Newsroom y sus últimos triunfos, La red social, y Rompiendo las reglas, vuelve al cine con otro fascinante trabajo, Steve Jobs.

Sus diálogos son rápidos, sus personajes mordaces e inteligentes y sus historias casi siempre centradas en el mundo de la política o de los medios de comunicación. Su obra, sin duda, inconfundible. Sorkin iba para actor, al menos es lo que él aspiraba a ser cuando estudiaba en la universidad de Syracusa (Nueva York), pero pronto se dio cuenta de que, más que interpretar, lo suyo era crear personajes. No perdió mucho el tiempo, nada más graduarse y durante una conversación con su hermana mayor (abogado y asesora del jefe de las fuerzas navales estadounidenses) sobre un caso en el que ella estaba trabajando, se le ocurrió una idea que supuso su bautizo como guionista. Basándose en ese caso, Sorkin escribió la versión teatral de Unos pocos hombres buenos, pero antes del estreno vendió los derechos cinematográficos del guión que más tarde le llevarían a ser nominado para un Oscar, lo que sigue es ya historia. El Ejército, la Casa Blanca, las redes sociales, la política en el deporte, o las salas de redacción de los medios de comunicacíon, han estado en su punto de mira para entretener al espectador al tiempo que invitarle a reflexionar y a crear debate. Sin embargo, en su último trabajo, Sorkin se ha centrado en un icono de la teconología, Steve Jobs. Pero al guionista no le interesaba hablar de sistemas binarios ni tampoco seguir paso a paso la única biografía autorizada que se ha escrito del brillante y temperamental cofundador de Apple. “ Yo he querido hacer algo diferente. Walter Isaackson ha hecho un fantástico trabajo periodístico” dice del autor de la biografía. Pero mi trabajo es muy distinto, tan distinto como puede ser una fotografía de una pintura. Walter hizo la foto yo hago la pintura,” explica Sorkin. Para él era vital apartarse de la docena de películas que se han hecho sobre Steve Jobs, tres de las cuales se han estrenado este año. Por ello, visualizó una obra de tres actos, cada uno de los cuales se lleva a cabo entre bastidores durante la presentación de tres de los productos más innovadores creados por el binomio Jobs-Woznyak, el Macintosh (1984), el NeXT (1988) y el iMac (1998). Resultado, la más audaz de las historias postumas contadas sobre el fundador de Apple. “Nunca tuve a Shakespeare en la cabeza cuando escribía el guión,” dice cuando se le pregunta si se inspiró en la obra del Bardo. “Si hubiera pensado en él seguramente me hubiera bloqueado por completo y hubiera sido incapaz de escribir una letra. Pero es cierto que la estructura en tres actos y el tratarse de un personaje como Jobs, un rey proclamado que tiene que exiliarse para luego regresar a su reino con más fuerza, haga pensar en Shakespeare,” admite el guionista. Su visión iba más alla del tradicional biopic. Naturalmente, tratandose de Sorkin y de Jobs, lo tradicional se iba a convertir en polémico. Una polemica que ha durado cuatro años y que ha involucrado a varios estudios de cines (Sony y Universal), a algunos de los productores, directores y actores más poderosos de Hollywood (entre ellos David Fincher, Leonardo DiCaprio y Christian Bale), a la própia Apple Inc, y la esposa del difunto, Laurene Powell Jobs, que inició una activa campaña para tratar de abortar el proyecto. La pregunta es, ¿como hubiera reaccionado Steve Jobs de haber llegado a ver la película? “Si hablase de Bill Gates o de otra persona estoy seguro que le habría encantado,” contesta divertido, “creo que estaría de acuerdo en como están representadas ciertas personas y ciertos eventos y sabría de lo que estamos hablando. Además, seguro que le hubiese gustado verse representado con el físico de Michael Fassbender,” añade, bromeando, el autor de Steve Jobs.

Paz Mata