Alex Pastor: “Los Scorsese o los Spielberg son unos privilegiados”

by Rocio Ayuso March 10, 2020
Alex Pastor directing "Hogar", 2019

Alex Pastor, actor Javier Gutiérrez y David Pastor.

netflix

Todavía está en disputa quién quiso ser antes director, si Alex o David Pastor. Una disputa que no lleva a ningún lado porque como los Lumiere, los Coen, las Wachowski, los Quay, los Farrelly o los Hughes antes que ellos, los Pastor son parte de esa nueva fuerza cinematográfica, en este caso española, que lleva años triunfando a la limón ya sea en España o de forma internacional. Su último trabajo se titula Hogar, un filme de género para Netflix qué, protagonizado por Javier Gutiérrez y Mario Casas, nace de ese espíritu nómada que ha marcado la carrera de ambos. ¿Qué ocurriría si pudieras volver a entrar en ese espacio que una vez llamaste hogar? Si te pica la curiosidad escucha lo que Alex Pastor tiene que contarte en esta entrevista exclusiva para la página oficial de los Globos de Oro previa al estreno de la cinta en la sección oficial del Festival de cine de Málaga.

¿En una vida tan viajera como la de un cineasta, dónde está lo que llama hogar?

En el caso de David, está en Barcelona, y yo me he vuelto a Estados Unidos porque mi mujer es de aquí y porque llevo un año en Los Angeles trabajando en una serie. Así hasta que el trabajo nos obligue a ir a otro país. Pero David y yo seguimos trabajando juntos. Me despierto a las 5:00 AM para conectarnos por la diferencia horaria y ahora me voy al Festival de Málaga para el pase de Hogar.

Hablemos de ese Hogar, la película que ahora estrena. ¿Cómo nace esta cinta?

Todo comenzó precisamente porque nos mudamos mucho por trabajo. David se encontró las llaves de su antiguo apartamento en Nueva York y le gustó la idea de que podría volver a entrar y ver una casa que había sido suya readaptada a la vida de otro. Le atrajo no solo la tentación “voyeurista” que tendríamos todos sino saber quién tendría la osadía de cruzar esa frontera. De hecho, en una reunión con un productor americano, cuando me preguntó en qué estábamos trabajando me contó que un día llegó a casa y se encontró con un tío sentado en el sofá. Era la persona a la que le habían comprado la casa y que por lo visto la había vendido porque el matrimonio se había ido a pique y ahora decía que no deberían de haberlo hecho. El tipo se disculpó y se fue y el productor cambió la cerradura.

No son los primeros hermanos que dirigen cine. Desde los Lumiere a los Coen pasando por las hermanas Wachowski, son numerosos los ejemplos. Pero en su caso, ¿cómo se organizan la producción?

Sé que hay parejas de directores que se dividen el trabajo, que uno atiende la cámara y otro, los actores. A nosotros nos gusta hacerlo todo, estar involucrados en todo, vamos muy juntos durante todo el proceso. Escribimos el guion juntos. En este caso la idea fue de David y a partir de ahí entre los dos vemos los temas que más nos interesan como la caída en desgracia, el triunfo económico como validación personal, algo muy masculino, casi de honor, caduco y tóxico, pero que aún existe. Entre los dos construimos la historia, un tratamiento bastante detallado, pero a la hora del diálogo, escribirlo a cuatro manos para nosotros es muy complicado. Es más fácil dividir el tratamiento por secuencias y cada uno escribe una parte, páginas que intercambiamos luego, que nos pasamos notas y comprobamos el tono para saber que estamos escribiendo la misma película y así vamos avanzando hasta el final.

¿Y en el set? ¿Cambia el funcionamiento? ¿Se intentan aprovechar los actores de estas dos cabezas?

Lo hacemos todo juntos porque nos gustan las mismas cosas y las que no nos gustan, como lidiar con el estudio, intentamos comernos el marrón juntos. Lo bueno de Hogar es que Netflix se inmiscuyó muy poco. Unas poquitas notas. Comparado con el sistema estadounidense fueron súper respetuosos. Pero esas batallas nunca son divertidas así que es mejor hacerlas juntos. Y en el set llegamos con los deberes muy hechos, la película muy planificada.

Hablando de Netflix, ¿cuánto han cambiado estas plataformas el cine en España?

Aquí y en Hollywood Netflix ha salvado un tipo de películas que estaban en proceso de desaparición. El mundo de la producción había acabado muy dividido entre las películas de altísimo presupuesto, de gran espectáculo, y las pequeñas producciones de terror que sobreviven con un concepto muy claro que enganche fácilmente. La comedia romántica o el drama para adulto cada vez tiene más problemas para ser producido y estrenado en cine. Así que la entrada de Netflix ha rescatado una serie de géneros y películas que no existirían. El drama de personajes o películas más adultas habían emigrado a la televisión en forma de series tipo Breaking Bad o Los Sopranos y como cine están desapareciendo. Los Scorsese o los Spileberg son unos privilegiados que se han ganado a pulso y con su carrera donde están, pero poca gente disfruta de esa posición para contar con un estreno internacional en sala. El resto está regresando gracias al streaming.

Hogar es un cambio de género en su filmografía hacia el suspense más que el terror.

Para nosotros no hay tanto cambio. Hemos intentado hacer otras cosas, películas de época o historias más inesperadas viniendo de nosotros. Nos gusta el género y Hogar también es género, pero en minúscula, con un cierto código de thriller, pero de terror. No verás una comedia romántica dirigida por nosotros porque le tenemos mucho respeto y creo que está más allá de nuestras habilidades.

Como dice, lo suyo es el género. Un género que estos días se está haciendo realidad con la pandemia de coronavirus que recuerda películas de su filmografía como Carriers o The Last Days.

Incluso en el género más fantástico o de ciencia ficción siempre tenemos un ojo puesto en la realidad. En Infectados (Carriers) quisimos hacer un drama de suspense post apocalíptico con la versión más realista, sin monstruos ni zombis, no porque no nos gusten sino porque ese era el plan. ¿Qué pasaría si fuese un virus de contagio respiratorio, una gripe muy mortal y contagiosa? Lo que escribimos siempre intenta tener un pie en la realidad. Espero que el coronavirus no acabe tan mal como en nuestra peli aunque aquí en Los Angeles la gente está bastante paranoica.