Alfred Molina, nominado a Mejor actor de reparto en televisión

by Gilda Baum-Lappe December 19, 2017
Actpr Alfred Molina, Golden Globe nominee

getty images

Debido a sus facciones hispanas, a Alfred Molina de origen británico, siempre le han confundido. Molina nació en Paddington, Londres en mayo de 1953, pero, su genética ciertamente le delata. Su padre, Esteban, era un camarero y chofer comunista de Madrid, mientras que su madre, Giovanna, era ama de casa y cocinera italiana. Creció en un vecindario de clase obrera en Notting Hill, que estaba habitado por otras familias de inmigrantes. Decidió que quería ser actor después de ver Espartaco, a los nueve años de edad, y asistió a la Guildhall School of Music and Drama.

Molina explica que su padre- aficionado a la genealogía- averiguó que tenía raíces sefaradíes, y descubrió que Molina era uno de los apellidos de los conversos que se marcharon de España para las Américas cuando la reina Isabel la Católica expulsó a los judíos. Su madre también le explicaba historias sobre sus antepasados.

Molina comenzó realizando espectáculos cómicos antes de dedicarse al teatro en la Royal Shakespeare Company. A finales de los años '70 debutó en televisión. Su primera película fue con Steven Spielberg Raiders of the Lost Ark (1981), donde interpretó a Satipo, uno de los guías de Harrison Ford. En la década del ‘80 Molina también pudo ser visto en Ladyhawke (1985), película dirigida por Richard Donner, o en Prick Up Your Ears (1987), un film de Stephen Frears coprotagonizado por Gary Oldman. Encarnó a Hércules Poirot en la adaptación de Agatha Christie Murder in the Orient Express (2001), fue el pintor Diego Rivera en el film biográfico Frida (2002).

Alfred Molina, quien vive actualmente en Los Ángeles, habla bastante bien la lengua de Cervantes. Leyó mucho sobre el pintor mexicano Diego Rivera, esposo de Frida Kahlo. Engordó 15 kilos para parecerse al maestro, y le aumentaron la nariz con un postizo para emparejarla. 'Me zambullí en su obra, visité exposiciones en América y Europa, y hablé con mucha gente que lo conoció. En México me sentí penetrado por el espíritu de Diego', dijo.

"El doctor Octopus en Spider-Man, es, sin duda, una de las cosas más divertidas que he tenido que realizar en una película. Algo alucinante, teniendo en cuenta que me pasé seis meses colgado de un alambre", comentó. "Cuando vi la película por primera vez pasé un rato maravilloso. Adoro la película. Y me encantaría repetir sin dudarlo", agregó.

Otros títulos importantes de su carrera son Dead Man (1995), western psicológico dirigido por Jim Jarmusch, Boogie Nights, película de Paul Thomas Anderson, la comedia dramática de Lasse Hallstrom Chocolat (2002), Pink Panther 2 (2009), comedia que protagonizó Steve Martin y An Education (2009), película en la que interpretó al padre de Carey Mulligan.

En Feud,  que se concentra en la rivalidad que duró años entre Bette Davis (Susan Sarandon) y Joan Crawford (Jessica Lange), Molina, nominado al Globo de Oro de 2018 en la categoría de Mejor actor de reparto en una serie, miniserie o película de televisión, interpreta a Robert Aldrich, director de What Ever Happened to Baby Jane?, cuya carrera, al igual que la de ambas estrellas femeninas, estaba en una época baja, una depresión laboral, se sentían silenciosamente desesperados, por lo cual su relación fue simbiótica. "Aldrich comprendía que reunir a estas  estrellas femeninas, a pesar del ‘bajón’ en status, traería una enorme publicidad, y que, aunque sería caótico tenerlas juntas en un set, con seguridad le daría un giro positivo a su carrera”, explica Molina.

Alfred nos hace notar que el guion de esta miniserie le hizo repetir líneas muy ‘fuertes’, como ‘bueno, las mujeres no dirigen películas. Todos lo saben. Ninguna lo ha hecho".

A lo que luego agrega: “hablábamos entre todos sobre el guion en términos de la historia de esa época, donde las mujeres no eran respetadas o vistas como capaces.  No había mujeres que presidieran estudios de cine, o tuvieran una posición de mando.  Los hombres, claramente, sentían un derecho solo por ser hombres, no había respeto, eran privilegios que ni siquiera se cuestionaban. No lo hacían con maldad, simplemente eran factores de la realidad que vivían, las diferencias y falta de respeto de hombres a mujeres".

Molina prosigue: “El ambiente del set de Feud estaba lleno de armonía, ya existía una amistad con Stanley Tucci con quien tenía muchas escenas, y eso facilitaba todo enormemente, porque, aunque de acuerdo al guión teníamos que insultarnos, al término de la escena nos ‘doblábamos’ de risa. Es una historia real, así que nadie dudaba de la autenticidad al decir los diálogos, aunque causaran sorpresa, enojo o risa".

Antes de la filmación de Feud, Molina había visto muchas películas de ambas estrellas: Bette Davis y Joan Crawford, “No como tarea de investigación para mi papel, sino simplemente como aficionado al cine de todas las épocas. También es un aprendizaje de historia del cine. En cuanto a mi personaje, Aldrich, conocía más de su carrera post Bette y Joan, como The Dirty Dozen, The Longest Yard , The Frisco Kid y otras", afirma.

Finalmente explica: “Pienso que a Joan Crawford le sucedió como a tantas actrices todavía en estos tiempos, en que son víctimas de su propia belleza y que, como actriz, fue subestimada porque el exterior no deja que aprecien el talento interior. El caso de Bette era, en mi opinión, diferente, porque su belleza no era convencional y no opacaba su talento histriónico. En la serie hay un momento en que se confrontan con la pregunta ‘que se siente al ser la mujer más bella’, y siento que, esos sentimientos, para las mujeres, desafortunadamente, no han cambiado totalmente con el tiempo”.