Andrés Clariond: "Es difícil hacer cine en México"

by Gabriel Lerman February 4, 2020
Mexican filmmaker Andres Clariond

No es común que durante Sundance le prestemos atención a su primo menor, el Festival de Slamdance, que tiene lugar también en Park City, en Utah, durante los mismos días, pero suele convocar a otro tipo de material. Sin embargo Territorio de Andrés Clariond, que se exhibió en lo que él describe como un festival rebelde, hubiera podido funcionar perfectamente en cines como el Egyptian o el Eccles. Su segunda película como director después de Hilda, que obtuvo 5 nominaciones al Ariel y ganó uno, cuenta con precisión de thriller lo que ocurre cuando un hombre infertil (José Pescina) desesperado por contentar la necesidad de su esposa (Paulina Gaitán, la esposa de Pablo Escobar en Narcos) de ser madre, decide llevar a su casa a un compañero de trabajo (Jorge A. Jiménez), sin imaginar que eso simplemente complicará aún más las cosas.

¿Qué significa para ti que tu película se esté pasando en Slamdance, tan cerquita de Sundance?

Me siento muy afortunado, porque yo siempre he sido una persona contra la corriente, y Slamdance es justo eso: un festival contestatario, un festival realmente independiente, muy genuino, pero auténtico; entonces para mí es un gran honor. Yo sabía que esta película por su temática iba a confrontar y a mover muchas emociones, así que me parece que es el lugar adecuado para una película así, un festival rebelde como Slamdance.

¿Cómo surgió la idea para crear este triángulo tan peculiar que tienes en Territorio?

Yo tenía la intención de hablar de la masculinidad. Creo que los hombres no somos tan analíticos ni tan autocríticos, entonces nos cuesta trabajo explorar nuestros miedos, nuestras decisiones, y para mí eso era como el motor que me movía. Vi mucho cine feminista, y creo que el cine que se adentre en los miedos de los hombres y del machismo no hay tanto y eso me interesaba mucho, especialmente siendo yo mexicano, creciendo en una estructura en la que se valora tanto los elementos del macho fuerte, que además se conecta con la parte reproductiva, con la parte el vigor sexual. Yo soy de la ciudad de Monterrey, que es una ciudad más tradicional, donde se valora muchísimo el futbol, los deportes, la carne asada, la cacería, todos esos elementos muy asociados a lo masculino. Entonces yo, al crecer en ese mundo, se me ha hecho esta inquietud sobre la masculinidad.

Y lo que le pasa a Manuel es lo peor que le podría pasar a un hombre en ese sentido, ¿no?

Sí, es como la peor pesadilla. Es todo lo que se cataloga socialmente como hombre, o lo que hace un hombre, es lo que a Manuel se le viene abajo. Una cosa lleva a la otra, pero la infertilidad le provoca impotencia, y eso le va enfermando todas las áreas de su vida. Yo relaciono un poco mi película con el mundo animal y esta cosa de cómo gana el más fuerte. Y en esta película es como la confrontación así de dos machos, en donde uno, Manuel, no llena las expectativas de lo que se espera de un hombre realmente, y eso lo hace físicamente un flagelo, un inválido, alguien que no puede llevar su vida siquiera.

¿Tú tenías la idea de cómo se iba a desarrollar desde un principio o fue surgiendo mientras lo escribías?

Yo más o menos tenía la idea y hubo muchos cambios sobre la marcha en el guión, incluso en la edición, había otro final en un principio, que modificamos y sufrió diferentes cambios, pero básicamente la estructura, el tema, eso estuvo ahí desde un principio.

Una de las cosas más interesantes que tiene tu película es el duelo actoral entre los tres protagonistas. ¿Por qué los elegiste a cada uno de ellos?

A Paulina, yo ya la tenía en mente desde el guión. Además de que es una gran actriz, puede hacer de una chica cualquiera pero a la vez tiene mucha sensualidad A ella no le hice casting, la busqué directamente. Los otros, los actores, a ellos sí les hice casting porque no los tenía yo tan ubicados. Me gustó mucho lo que hicieron, el personaje de Manuel, me gustó esa parte como de es coraza dura, y luego, trabajó mucho en los detalles pero en un principio ya estaba esto allí, como esa parte dura pero que a la vez tiene grietas emocionales y es entendible cómo se derrumba. Y el personaje de Rubén, que está hecho por Jiménez, me gustó que no fuera el típico villano. Empieza como un hombre bonachón de aquí del norte de México que es de donde soy yo, que tenemos fama de ser sinceros, y luego saca una parte muy oscura.

 

A scene from "Territorio"

Una escena de Territorio.

 

¿Cuál es tu interpretación de lo que le pasa a ella? 

Yo no quería que ella fuera como un objeto que va de un hombre a otro. Quería que tuviera su personalidad y que tomara decisiones. También por eso quise a Paulina, porque es una actriz de carácter, de mucha fuerza. Entonces, esa era como mi mayor inquietud y preocupación, que no fuera como una pelota que se pasaran de uno a otro. Ella lo quiere mucho a Manuel pero su deseo de ser madre es muy grande. Yo no quería que la relación con Rubén fuera ese proceso más tradicional donde se fuera poco a poco enamorando de él porque tuviera bonitos detalles con ella o hiciera buenos chistes, sino más bien que fuera esa parte mucho más carnal, mucho más sensual. Quería que ella quedara atrapada por eso, y que eso fuera lo que la hiciera caer en las garras de Rubén y olvidarse de Manuel. Esas eran mis principales preocupaciones con la actriz, pero sí, definitivamente hay en la mujer primero las ganas de ser madre, y en el camino se topa con esta química sexual con esta persona que le llevan ahí y es una fuerza muy grande que le vence todo lo racional. Hay ahí esa parte que te digo también del mundo animal, esa parte irracional de los impulsos, es lo que la lleva a decidirse por Rubén, aunque tenga años de amar a Manuel.

¿Cuán importante es en México a la hora de recibir financiamiento el nombre de los actores? Porque Paulina es una actriz conocida de este lado de la frontera y supongo que en México también.

No pesan tanto los actores, lo que más pesa es la trayectoria del director y el guión. para conseguir financiamiento que en gran parte viene del estado. Algunos actores pesan en películas comerciales, para que tengan éxito en las salas de cine, pero son contados. Estamos hablando de no más de 10 actores que tienen peso en taquilla.

Hiciste "Hilda" hace 5 años. ¿Por qué te tardaste un lustro en volver a dirigir?

La verdad es que fue un proceso muy orgánico donde fue lo que me tardé en desarrollar la idea, pero es difícil hacer cine en México, pero el tiempo que me tardé es considerado un poco el estándar. Hay gente que se tarda 10 años.

¿Qué es lo que haces cuando no estás dirigiendo en México?

Yo escribo editoriales. A mí me gusta mucho la poesía, entonces escribo editoriales en el periódico de mayor circulación acá en México que se llama Reforma sobre política, principalmente nacional o del estado de donde soy yo. Además yo tengo mi productora y ahí hacemos publicidad. He producido documentales y cortometrajes,. Después doy clases de dirección de cine en la universidad, pero eso lo dejé.

¿Cuándo comenzó en ti el interés en contar historias en el cine?

Como te decía, nvengo de una ciudad mucho más conservadora, entonces para mí hacer cine no era algo que tuviera en el radar en mi infancia ni en mi adolescencia. Fui a estudiar Derecho, y mientras estaba estudiando se abrió la cineteca de mi ciudad. Empecé a ver películas mexicanas y me empezó a interesar más. A mí siempre de niño me interesaban las historias, pero no lo veía como algo a lo que yo me fuera a dedicar, hasta que vi aparecer referentes no tan lejanos. No te voy a decir Spielberg, sino un cineasta mexicano que lo sentía yo más cercano de mis posibilidades, y ahí fue cómo lo empecé a considerar. Sin dejar mis estudios de Derecho, empecé a tomar cursos de verano en la Escuela de Cine, y cuando me gradué de abogado descubro que lo que yo quería era hacer cine. Entonces abrí una pequeña productora en mi ciudad y empecé a hacer pequeños documentales y comerciales, y luego me inscribí a la carrera de Cine de la Universidad de Columbia en Nueva York, y fue ahí donde supe que era lo mío.

¿Tienes otros proyectos en puerta?

Sí, va a salir ahora en febrero un documental que hice sobre Roma, la película de Cuarón. Grabamos el detrás de cámara y entrevisté a Cuarón y salió un documental bastante bueno y estoy trabajando en otro guión, pero apenas un esbozo ahí de una idea, está muy en ciernes.

¿Mientras estabas haciendo el detrás de escena de Roma, tú te imaginabas que iba a pasar lo que pasó con esa película?

No, jamás. De hecho, cuando yo le propuse hacer todo el detrás de cámaras nunca me imaginé el fenómeno que iba a ser esa película. El material que tenemos es casi un material histórico. Sabía que iba a ser una película importante, porque era Cuarón, pero no a los niveles que fue.

¿Qué fue lo que aprendiste sobre dirección de cine viéndolo trabajar a Cuarón?

Una precisión y un perfeccionismo absoluto, un interés en la imagen y en la originalidad total mientras estaba ahí. Eso fue. Y bueno, su amor por el cine. Cuando le hicimos la entrevista, era una de las primeras que daba, entonces se abrió mucho a contar cómo era su proceso creativo. Yo no quería hacer un detrás de cámara así no más con dos tipos hablando, yo quería ir hasta el fondo de sus decisiones creativas. Creo que lo conseguimos, así que es un documental que es para el público en general, pero también de mucho interés para los cineastas.