Armando Bo: "La experiencia de los Globos fue increíble"

by Gabriel Lerman December 1, 2018
Writer and director Armando Bo, Golden Globe winner

cortesia rebolucion

No hay muchos argentinos que se hayan ganado un Globo de Oro al Mejor Guion. En realidad, sólo hay dos, Armando Bo y su primo Nicolás Giacobone, quienes tres años atrás compartieron el premio con el también director de Birdman (The Unexpected Virtue of Ignorance), Alejandro González Iñarritu por su trabajo en esa película. Por eso, sin dudas resulta interesante poder ver finalmente en Los Ángeles su primer largometraje como director después de aquel gran triunfo, Animal, que se proyectará el domingo en el marco del ciclo New Argentina Cinema que vuelve tras un año de ausencia al cine Egyptian de la American Cinematheque. Altísimo como su abuelo, un legendario realizador argentino que llevaba su mismo nombre y como su padre, Victor Bo, un actor muy popular en ese país en la década del '70, Armando Bo nunca pasó desapercibido y tras una larga carrera como realizador de comerciales, Iñarritu lo convocó junto a Giacobone para Biutiful, que fue nominada en 2011 al Globo de Oro a la Mejor película en idioma extranjero. Un año después, su debut como director, El último Elvis, pasó por Sundance y San Sebastián, mientras preparaba el guion que también le dejaría el Oscar en la misma categoría. Desde Buenos Aires, ciudad a la que regresó después de pasar un tiempo en Los Ángeles, Armando nos contó del film que narra las desventuras de un hombre de buena posición económica (Guillermo Francella), quien está dispuesto a lo que sea para obtener un riñón que lo salve de la rutina de la diálisis y de una muerte inminente.

¿Cuál es la importancia de que tu película se pase en Los Ángeles, que es una ciudad que tiene tantas connotaciones buenas en tu vida?

Sin dudas es un orgullo. Me encanta que la película se pase allá en un cine y que pueda ser vista. Es una película muy importante para mí, era mi segunda película como director y es bastante especial porque quise jugar un poco, con los géneros, con los tonos. No quería hacer solamente un drama o una comedia. Por suerte se estrenó en Argentina y le fue muy bien. Se está estrenando en diferentes países pero llegar a Los Ángeles que es un lugar al que voy constantemente y tengo un montón de amigos y que me ha tratado tan bien me encanta.

Me imagino que por más que haya mucha idiosincrasia argentina en la película la desesperación del protagonista es algo que se puede entender en cualquier lado

Si totalmente, la película es una especie de prueba, de como un tipo al que le enseñaron a seguir las reglas, que le dijeron que si trabajaba iba tener todo lo que siempre soñaba y toda esta cosa que nos vende el sueño americano. Pero cuando se da cuenta que está solo se encuentra en una situación en donde tiene que elegir entre él y seguir con todo lo que siempre creyó. Obviamente la película no está contando la realidad en Argentina o en Estados Unidos sino que habla sobre lo que está pasando la gente en el mundo, donde lo material se volvió tan importante que hasta puede ser más importante que la vida de uno. Obviamente está el punto de vista de él, el de su mujer, y el de Montero y Lucy, y cada uno termina tirando para su lado.  

Metiéndote en la piel de este protagonista, ¿en qué medida aprecias más tu salud?

Sin dudas uno se da cuenta de lo que vale la salud cuando simplemente tiene una tos o un dolor de cabeza, como somos un reloj, la vida nos puso tantas distracciones y uno todo el tiempo persigue cosas y trata de crear situaciones y hasta que de repente uno tiene un pequeño problema de salud y ahí uno se da cuenta lo importante que es. Yo estoy un poco usando toda esta situación con mucha ironía. No es una película que habla sobre la realidad como te dije antes sino que está utilizando esta realidad para reírse un poco de cómo funciona el sistema capitalista en donde todo es más importante que la salud.

A scene from "Animal", 2018

Guillermo Francella en una escena de Animal.

rebolucion

 

¿Cómo fue trabajar con Francella?

Siento que Guillermo tiene el talento de un actor mundial, de estos italianos que veíamos y emocionaban. Es impresionante la precisión y el manejo que tiene del tono. Trabajamos mucho juntos en esta cosa de estar haciendo un drama con humor. Yo le pedía constantemente que no niegue su lado humorístico, que no se lo tome solamente como algo serio sino que también hicimos el lado del humor y bueno, eso no muchos actores lo logran. Fue un trabajo fascinante. Obviamente el guión tenía muchos textos construidos con toda esta ironía pero al mismo tiempo era serio. Guillermo tiene el don obviamente de la comedia y es muy conocido por eso pero también ha mostrado en sus últimos años un gran talento para el drama, entonces yo todo el tiempo estaba buscando sacar lo mejor de cada uno de esos lados.

¿Cómo es la vida para un guionista argentino que gana un Globo de Oro y un Oscar? ¿Cómo te cambia la vida eso?

La verdad es que es increíble todo lo que nos pasó junto con Nicolás y Alejandro. En ese momento fue algo realmente increíble y bueno sin dudas te pone en un lugar donde tenés una presión que te exige estar a la altura de las circunstancias. Yo me considero más director que guionista y eso también como que me empujó a querer filmar. Yo considero que esta carrera es muy larga y hay que tener mucho cuidado en las decisiones que uno toma, de no salir a hacer cualquier cosa, es una industria donde hay mucho dando vuelta y la verdad es que quiero tomar bien las decisiones, crecer sólidamente y no rápido y me pareció que en este momento hacer Animal para mí como director era avanzar en mi carrera, crecer sobre mis propios pasos y con conciencia de lo que significa haber ganado el Oscar. Voy a cumplir 40 años y siento que soy muy joven todavía para esta carrera y bueno es como ir dando estos pasos sólidos haciendo lo que siento. Para mí era importante dar un paso mío personal que no quiere decir que quiera hacer solamente este tipo de películas pero si era dar mi segundo paso como yo necesitaba darlo.

¿Dijiste mucho que “no” antes de meterte con Animal?

No es que solamente yo dije que no sino que hay también tanto movimiento de guiones y de propuestas y la verdad es que también me fue un poco difícil encontrar un proyecto. Yo tenía esta película escrita con Nicolás desde hace mucho tiempo, incluso antes de Birdman y sentía que necesitaba darla. Hoy soy un director mucho más abierto que cuando tenía esta película entre mis manos. Necesitaba hacerla para poder avanzar, entonces mucho de los proyectos que se me cruzaban no terminaba de sentirlos propios porque yo tenía Animal. Ya la hice, nos fue bien y siento que la película me representa pero no quiere decir que sea lo único que yo quiero contar.

Hablando de libertad, en Argentina tienes un nombre y un apellido que conecta con muchas cosas. ¿Fue liberador mudarte a Los Ángeles por un tiempo y desconectarte de la historia familiar?

Yo siempre dirigí publicidades desde muy chico y salí de Argentina desde muy joven, no es que soy alguien que haya estado todo el tiempo aquí entonces esa libertad la empecé a vivir desde muy temprano en mi carrera y creo que fue sin duda muy bueno para mí porque pude despegarme un poco mentalmente. Imagínate que me pusieron el mismo nombre que mi abuelo así que no estaba la intención de despegarme. Sin dudas cuando estoy en Estados Unidos o en el mundo viajando nadie me pregunta mucho acerca de mi nombre ni de mi familia y está buenísimo porque me permite escribir mi propia historia. Es un poco desgastante a veces responder preguntas sobre la familia, cuando respondes siempre las mismas preguntas y al mismo tiempo la historia familiar se desarrolló hace muchísimos años. Hoy por suerte tengo la oportunidad de hacer mis propias cosas, que sean relevantes. Sin dudas en Estados Unidos es mucho más libre mi manera de poder avanzar con mi carrera porque obviamente en Argentina está todo más relacionado a la historia familiar.

Armano Bo and Alejandro Iñarritu. Golden Globes 2015

Con Alejandro Iñarrittu en los Globos de Oro, 2015.

hfpa

 

¿Cuáles son tus recuerdos de la noche de los Globos?

La experiencia de los Globos fue increíble, fue el principio también de todo, habíamos estado en Venecia y ya veíamos que la película funcionaba y gustaba pero bueno obviamente son los Globos de Oro. Estar en esa cena sentados ahí junto con Nicolás, con Alejandro y con Alexander era todo como una especie de locura, era de alguna manera como seguir estando adentro de Birdman, esta cosa de esos lugares donde están los premios, lleno de egos y donde encima ganábamos y entrábamos a caminar por pasillos y te sacaban fotos, de alguna manera fue como si fuera el tercer acto de la película. La verdad es que es un recuerdo increíble y haberlo vivido con todos estos amigos que son Alejandro, Álex y Nicolás y toda la parte obviamente de los actores y productores de la película fue realmente un gran paso que claramente no me lo voy a poder olvidar nunca.

Me imagino que con Nicolás hablaban de cine cuando eran niños y adolescentes. El haber estado en los Globos y después en el Oscar debe haberlos obligado a estar pellizcándose todo el tiempo...

Sí, la verdad que sí. Y bueno, igual es increíble como cuando uno va viviendo situaciones en la vida, por eso digo que creo que llegamos a los Globos de Oro muy preparados. Habíamos estado ya con Biutiful. El último Elvis había sido una película que había viajado mucho, que había estado en Sundance, también en San Sebastián o sea que llegamos con la piel gruesa pero obviamente los Globos de Oro son los Globos de Oro y todo lo que paso después con el Oscar fue realmente algo muy interesante y también lo que significa hoy el haber vivido eso porque hoy estamos de alguna manera muy plantados, haciendo nuestras propias cosas pero siempre obviamente la vara de los Globos de Oro y el Oscar siempre está.