Audrey Esparza: "Mi vida es bilingüe"

by Gabriel Lerman November 1, 2018
Actress Aubrey Esparza

daniel zuchnick/getty images

Desde hace 4 temporadas, esta texana de Laredo, en Texas, que habla español con la misma facilidad con la que lo hace en inglés se ha convertido en sinónimo de la agente especial del FBI Tasha Zapata, uno de los personajes principales en la serie de NBC Blindspot. Egresada de la prestigiosa escuela de arte dramático Tisch, de la Universidad de Nueva York, Audrey ha tenido una carrera breve pero precisa, con breves participaciones en series como The Americans, The Following y Blue Bloods, a lo que siguieron papeles más importantes en Power y Black Box. Tal como ella misma lo admite, su golpe de suerte llegó con Blindspot, y aunque por ahora se dedique de lleno a esa serie, su labor encarnando a una mujer tan fuerte como complicada seguramente le abrirá las puertas de la industria de par en par.

¿De qué manera Blindspot te ha cambiado la vida?

Me la cambió por completo. Yo siempre he querido ser alguien con un trabajo fijo. Antes trabajaba, pero Blindspot ha sido la fuente más estable de trabajo y de ingresos que he tenido en mi vida y eso de por si me ha cambiado la vida. Solía decir que lo que más quería como actriz era tener un horario diario en el que me tenía que presentar a trabajar. En las grabaciones la noche anterior te avisan a qué hora tienes que empezar y Blindspot me ha dado esa oportunidad durante 4 años. Esa estabilidad ha sido maravillosa, y además debo sumar la camaradería, el amor constante y el apoyo de mis compañeros de elenco y del equipo técnico. Como actriz, tener tanto tiempo frente a la cámara me ha transformado por completo.

Cuando comenzó, Blindspot tenía una propuesta muy atractiva, pero ¿cuán difícil ha sido mantener el impacto a lo largo de las 4 temporadas?

Honestamente, el piloto de Blindspot es uno de los episodios más cautivantes que he leído en mi vida. Trata sobre una mujer joven, interpretada por Jamie Alexander, que se despierta totalmente cubierta de tatuajes y sin recordar absolutamente nada. Yo, como todos los demás, me pregunté cómo íbamos a mantener el misterio, pero debo reconocer que los guionistas y el creador Martin Gero han hecho un trabajo increíble creando, y modificando el suspenso a lo largo de todos estos episodios. La serie ha crecido y cambiado a medida que fueron pasando los años, pero lo que no ha cambiado es la intensidad que la distinguió desde un principio

En aquel piloto Natasha no aparecía demasiado, pero su participación fue creciendo con el tiempo...

Cuando firmé el contrato para interpretar a Natasha, ella jugaba un papel diferente en el piloto, pero Martin me aclaró que tanto mi personaje, como el de Rob Brown y el de Ashley Johnson, que hace de Patterson, iban a ser una parte importante del show y que lo nuestro iba a ser un trabajo de equipo. Yo siempre supe que Natasha iba a crecer, pero los responsables de esa transformación fueron los guionistas. Nunca me hubiera podido imaginar que ella iba a llegar al punto en el que está hoy. Todo eso surgió de las mentes creativas de los guionistas.

¿Qué es lo que vamos a ver de Natasha en los próximos episodios de Blindspot?

Creo que la cuarta temporada propone muchos desafíos para Natasha como personaje y para mi como actriz. Después de la primera temporada nuestra audiencia conoció a un personaje interpretado por Mary Elizabeth Mastrantonio, que es la jefa de Tasha, que no es necesariamente una buena persona. En esta temporada vamos a volverla a ver, y yo me siento muy privilegiada de tener que trabajar con ella todos los días.

¿Te parece que Blindspot es un buen ejemplo de la diversidad que tiene que tener una serie de televisión?

Creo que es un buen ejemplo de trabajo duro y talento. Creo en la diversidad, porque me parece que todo el mundo debe de tener una oportunidad. Pero me parece que es una pregunta complicada porque espero y confío en que estoy en esta posición no porque sirva para cumplir con las expectativas de diversidad sino porque soy buena en lo que hago. Creo que lo que hicieron muy bien en la serie fue decir que estaban interesados en tener actores de todas las razas, los encontraron y cumplieron con lo que se habían propuesto. Debo decir que cuando salieron a buscar a una actriz para que interpretara a Tasha, el personaje no era latino hasta que yo lo interpreté. Su apellido originariamente era Oslow. Pero Gero quería tener un elenco multirracial y por eso vio a actores de todas las razas para los papeles de Patterson, Tasha y Reade. En ese sentido, fue un verdadero adelantado. Oslow se convirtió en Natasha Zapata cuando yo me puse sus zapatos. De todos modos, tengo que reconocer que en el breve tiempo que llevo trabajando, el panorama para los actores de color ha cambiado mucho aunque tenemos un largo camino para recorrer.

A scene from the NBC series Blindspot

Aubrey Esparza en umna escena de Blindspot.

nbc/getty images

 

¿Sientes que ser latina te ha ayudado o te ha perjudicado como actriz?

Creo que ser artista es un desafío. Yo estoy muy orgullosa de ser quien soy y de donde vengo. Me parece que aceptarlo siempre te ayuda. También creo que como tenemos tanto, pero todavía nos falta mucho, lo más importante que podemos hacer los artistas de color es trabajar muy duro. Estoy convencida de que va a ser mi trabajo el que abra puertas para las actrices que lleguen en el futuro. Mis padres son muy trabajadores, y yo soy igual. No soy la mejor en todo, tampoco soy la más bella, pero puedo decir que soy una buena trabajadora y estoy segura que ser así va a ayudar a los demás.

¿Cuando vivías en Laredo soñabas con ser actriz?

Laredo es una ciudad increíble en la frontera entre Texas y México. Allí no hay mucho para hacer, y uno pasa su tiempo con sus amigos y su familia. Pero en lo que concierne al arte no es mucho lo que hay allí. Gracias a Dios mis padres me enviaron a estudiar danza cuando tenía dos años y esa fue la forma en la que aprendí a expresarme. Pero siempre tuve sueños y me encantaba ver películas. Mi mamá siempre nos sugirió que viéramos films de otros tiempos. También siempre me fascinó Nueva York. Muchas sueñan con ser grandes actrices y en mi caso eso era una verdad a medias. Simplemente di un paso y luego otro, y cada uno que di me hizo pensar que podía dar el siguiente. Sigo pensando de la misma manera y creo que tengo un enorme camino por delante.

Has dicho que Salma Hayek influenció tu decisión de probar suerte como actriz. ¿La has conocido?

Todavía no he tenido el placer. Pero es cierto, ella tuvo una enorme influencia en mi cuando decidí ir al conservatorio. Recuerdo perfectamente estar con mi uniforme de preparatoria e ir a ver Frida con mi prima. Fue la primera vez que vi a una mujer latina en la pantalla que podía ser emotiva y vulnerable, y en un papel en el que lo que sentía era más importante que cómo se veía. Esa película y esa interpretación de Salma me influenciaron de muchas maneras. Se que no soy la única que tuvo esa experiencia, por lo que Frida es un buen recordatorio de que poder verte reflejada en la pantalla de una forma positiva tiene un poder increíble.

Que te acepten como estudiante en Tisch no es nada fácil. ¿Cómo fue que ocurrió?

Tengo dos hermanas y mis padres son grandes promotores de la educación. Yale tiene una escuela de teatro para estudiantes de prepa y tuve la suerte de que me aceptaran. Mientras estaba allí, conocí a una maravillosa asistente de teatro que me preguntó que era lo que iba a seguir cuando fuera a la universidad. Ella me explicó que uno podía estudiar teatro como carrera, algo que yo no sabía que fuera posible. Lo que si tenía en claro era que mis padres querían que fuese a la universidad. Ella me dio una lista de monólogos de autores latinos que tenía que mirar si quería postularme, y yo decidí que iba a probar suerte con Tisch. A mi me me encantaba Nueva York aún antes de haber ido nunca, por lo que poder mudarme allí fue un sueño hecho realidad. Todavía recuerdo que un 12 de diciembre me enteré que me habían aceptado y que iba a estudiar teatro experimental. No se que es lo que vieron en mi pero me dijeron que si...

Tal vez vieron a una futura actriz que iba a trabajar en una importante serie de televisión. ¿Te atreverías a hacer algo en español?

Claro que si. Me encantaría hacer una película o una serie en español. Mi vida es bilingüe. Me resultaría muy fácil hacer esa transición. Hacer una película totalmente en español sería un desafío muy estimulante, y es algo que espero poder concretar algún día.

¿De dónde vino originariamente tu familia?

Mis raíces son mexicanas. Viviendo en Laredo, la relación con Nuevo Laredo del lado mexicano es increíblemente fluida. Mis padres son ciudadanos norteamericanos, pero la cultura y el lenguaje es muy fluido en toda esa región. Cualquiera que viva en una ciudad fronteriza y luego se marche se dará cuenta que la cultura de la frontera es un mundo en si mismo. Me siento muy afortunada de haber crecido con un pie en una cultura y el otro en la otra...