Cartoon Movie, la ventana de la animación europea a Hollywood

by Rocio Ayuso March 7, 2016

La animación solía ser cosa de Disney.  Pero eso era antes. Según la revista Cartoon Brew este año se esperan un total de 47 películas animadas en las pantallas del mundo. Eso sí, no todas serán estadounidenses y tampoco serán necesariamente para niños. Títulos como los de las recientemente nominadas The Boy and the World (Brasil), When Marnie Was There (Japón), Shaun the Sheep (Irlanda) o incluso la cinta independiente Anomalisa son muestras de que en cuestión de animación, el cine ha alcanzado su mayoría de edad y ha ampliado sus horizontes.

Ese es el espíritu que se respiró estos días en el Cartoon Movie. El foro dedicado a potenciar la animación europea celebró su 18 edición en Lyon (Francia) mostrando lo último en los dibujos animados que se producen en el viejo continente. Entre los 56 títulos presentados hubo de todo, películas ya listas para su estreno o simplemente ideas que sueñan con llegar a los cines quizá en dos o tres años. A estas últimas el foro espera ayudarles a encontrar lo que les falta: financiación, acuerdos de producción, distribución, lo que necesiten. Y las primeras las muestra con orgullo, reflejo de los 275 filmes que desde 1999 el foro ayudó con éxito a llegar a la pantalla.

Son estrenos que Hollywood ha aprendido a seguir con atención. Jean Thoren, al frente de una de las principales publicaciones de animación en Estados Unidos, la revista Animation Magazine, es una presencia constante en estos dos días de mercado pendiente de cual es la última hornada animada made inEurope. Lo mismo ocurre con Eric Beckman, representante de la distribuidora estadounidense GKids que especializada en títulos internacionales o independientes desde 2010 ha defendido un total de ocho candidaturas al Oscar a la mejor película animada, muchas de ellas de origen europeo. “Aquí me siento importante”, afirma adulado uno de los distribuidores más buscados en este foro. La distribución en Estados Unidos sigue siendo la quimera con la que muchos de los asistentes al Cartoon Movie sueñan, el momento también en el que muchas de las películas animadas salidas de Europa pinchan. “Eso tampoco es necesariamente malo”, se consuela Nico Matji, uno de los productores con mayor éxito de la animación actual en Europa gracias a sus últimos estrenos en España, Tadeo Jones y Atrapa la bandera. “La distribución de la animación europea en Estados Unidos sigue siendo prácticamente inexistente pero como dijo Roger Corman la solución es un problema de presupuestos. Si vas a recaudar un diez por ciento de la taquilla tendrás que producir la película con un diez por ciento del presupuesto”, recordó.

Cinderella The Cat

 

Another Day Of Life

 

La solución de Beckman es otra. En su opinión es mejor combatir a Hollywood fuera de su terreno. De ahí que busca películas cuya temática vaya más allá del cine infantil y juvenil, un campo donde estudios como Disney, DreamWorks o Pixar, entre otros de los grandes estadounidenses de la animación, mantienen su monopolio. Los participantes en esta edición de Cartoon Media parecen haberle escuchado porque el porcentaje de películas animadas para adultos ha sido mayor que nunca. Another Day of Life, Cinderella the Cat o Loving Vincent son algunos de los títulos que pasaron por Lyon mostrando la pluralidad de temas y estilos que puede ofrecer la animación. “Another Day of Life es una propuesta única e innovadora en la animación adulta”, describe el documentalista español Raúl de la Fuente que junto con el animado polaco Damien Nenow dirige este híbrido de animación e imagen real centrado en la guerra de Angola vista por el corresponsal de guerra Ryszard Kapuściński . “Lo hacemos combinando su mirada poética, entrando en su cabeza”, subraya de uno de los proyectos más esperados de Lyon y que podría seguir una carrera similar a películas animadas y concienciadas como Waltz with Bashir o Persepolis. La misma anticipación rodeó a Loving Vincent, una apuesta estética sobre la obra del pintor Vincent Van Gogh que mezcla su vida y sus cuadros, y a Cinderella the Cat, película aún en producción que traslada el popular cuento de hadas al mundo de la camorra en Nápoles y que según sus creadores aúna la sensibilidad de un filmes como El profesional, de Luc Besson, y Gomorrah, de Matteo Garrone, pero con técnicas como las que utilizó Walt Disney cuando dio vida a su famoso ratón.