Cecilia Atán y Valeria Pivato: "Fue un hermoso año para nosotras"

by Gabriel Lerman May 8, 2018
Filmmakers Cecilia Atan and Valeria Pivato

getty images

Hace exactamente un año La novia del desierto debutó en Cannes en Un certain regard, como una de las pocas películas latinoamericanas participantes y desde entonces ha recorrido un camino triunfal, que incluye un premio a la Mejor película en el Festival Latinoamericano de Huelva, así como a Mejor actriz para la chilena Paulina García y Mejor actor para el argentino Claudio Rossi en el mismo festival y su paso por importantes eventos cinematográficos como los festivales de San Sebastián, Palm Springs, Zurich y Jerusalén. El broche de oro ha sido sin dudas su estreno comercial el pasado fin de semana en las salas de Estados Unidos. Para celebrarlo hablamos con sus directoras, las debutantes Cecilia Atán y Valeria Pivato, quienes trabajaron durante muchos años a las órdenes de grandes figuras del cine argentino como Juan José Campanella, Alejandro Agresti y Pablo Trapero.

Empezaron el año pasado con Cannes y casi un año después están estrenando la película en Estados Unidos. ¿Están sorprendidas con todo el viaje que ha tenido La novia del desierto

Cecilia Aitán: Si absolutamente, no dejamos de sorprendernos. Ha sido un gran año que como vos bien decís empezó en mayo de 2017 con la sorpresa de Cannes, en realidad empezó un poquitito antes cuando presentamos la película en el working progress de Toulouse a fines de marzo de 2017, que en realidad era nuestro primer objetivo y ahí tuvimos la suerte de ganar dos de los tres premios y eso de alguna manera nos catapultó como consecuencia natural a Cannes y a partir de allí hemos tenido la suerte con Valeria de poder incluso acompañar la película en todos los festivales en donde se ha ido proyectando y terminamos ahora hace unos días estrenando en Chile, qué la película también es una coproducción argentino-chilena y también es como nuestra casa. Fue un hermoso año para nosotras.

¿Cómo surge esta historia universal sobre esta mujer que encuentra el amor en el lugar menos esperado?

Valeria Pivato: Al ser dos hubo algo que surgió como primera necesidad que fue lo de alinearnos, en donde nos preguntamos cuáles son los temas que nos convocaban para desarrollar nuestra primera película. En ese primer encuentro había algo que nos surgía como muy llamativo y muy interesante que tenía que ver con un personaje femenino y que estuviera en un momento de su vida en donde la mayoría de las cosas ya hayan sido definidas. Ahí decidimos que Teresa tenía que tener 50 años o más y que a partir de una circunstancia externa a ella se viera impulsada a enfrentar el mundo y como esa mujer que durante tanto tiempo de alguna manera se resguardó en un espacio cerrado, en un espacio de seguridad, tiene que salir al mundo para descubrir que hay otras cosas que la pueden conectar básicamente con ella misma. Paulina tiene una frase muy linda que dice que Teresa en realidad emprende un viaje para llegar a un destino que no es otro que ella misma y creo que eso nos gusta mucho como primera idea central, después fueron apareciendo otras cosas, como ¿cuál era este lugar de seguridad? ¿cuál era el viaje que iba a hacer? ¿hacía dónde iba a ir? ¿Cómo iba a descubrirse? ¿Cómo iba a lograr conectarse y a permitirse una segunda oportunidad? Todos esos detalles fueron surgiendo en el desarrollo del guión pero el germen de La novia del desierto tiene que ver con esto, con alguien que estuvo clausurado y que tiene que salir al mundo para sorprenderse y conectarse con la vida en el mejor sentido de la palabra.

¿Cómo y por qué eligieron a Paulina García para el papel protagónico?

CA: Paulina siempre fue nuestro primer “sí”. Cuando empezamos a escribir y tuvimos una primera versión del guión, allá por principios del 2013, teníamos la necesidad de ponerle rostro al personaje de Teresa en esta primera escritura y  empezamos a pensar en actrices y bueno, dijimos lancémonos a esta búsqueda, en una intuición básicamente de primerizas pero que tenía que ver con abrir las fronteras, con pensar en la película en general y después se armó la preproducción. Queríamos una película que atravesara fronteras. En el mismo momento en el que empezamos a buscar actrices Paulina gana en Berlín por Gloria como Mejor actriz y entonces se nos hizo visible y empezamos a investigar sobre su trabajo, convencidas de que era la actriz ideal para interpretar a Teresa porque Paulina es una mujer que tiene esta apariencia distinguida pero en los trabajos que hace se ve esta enorme capacidad actoral y de transformación que tiene, y al mismo tiempo tenía algo que nos gustaba mucho que era esta sutileza que ella maneja. La convocamos sencillamente con un mail diciéndole “somos dos argentinas que tenemos este guión y pensamos en vos”, y ella nos contestó enseguida que le interesaba muchísimo y que el personaje la había fascinado. Tuvimos la suerte que fue la primera a la que se lo ofrecimos y desde ese momento nos acompaña. Hay algo también en la caracterización de Teresa que implicaba una entrega de una actriz a esa edad que no es muy habitual porque esta cuestión de mostrarse a cara lavada y con las canas sin teñir, que estuviera vestida de una manera que no es la más sexy del mundo es como una puesta en discusión de todos los cánones estéticos de cómo tienen que ser las mujeres de más de 50. Lo que pasa es que su condición de empleada doméstica requería de esta entrega, no había manera de que fuera de otra forma. Yo creo que ahí Paulina vio un riesgo pero también vio una posibilidad de hacer algo diferente de lo que había hecho en todos los personajes anteriores y creo que ahí es donde también la historia y el personaje se le hizo más atractivo, además de que era una primera película y además dirigida por dos mujeres.

A secne from " The Desert Bride"

Paulina Garcia en una escena de La novia del deserto.

strand releasing

 

De todos los directores con los que trabajaron antes de lanzarse a dirigir ¿qué cosas reconocen que tomaron y que pudieron poner en su película?

CA: Acá probablemente también cada una tenga algo que aportar pero creo que coincidimos en que tuvimos la suerte de que fueron realmente muchos años de trabajar con directores y con escalas de películas muy distintas. La dirección es poder ver diferentes maneras, para bien y para mal, porque hay de todo pero hemos recogido a partir de la observación de todos estos años de trabajo, sobre todo la flexibilidad que creo que es una condición fundamental para un director. Independientemente de todo lo que uno planee, las cosas ocurren y hay un punto de contacto entre lo planeado y lo que ocurre en el instante de estar filmando que es importante saber aprovechar. Me parece que nosotras empezamos a dirigir con ese espíritu. Llegamos a filmar con muchos años de visualización de otros directores y creo que eso sobre todo nos dio una gama enorme de posibilidades a la hora de decir “a ver cuál es el camino que nosotras tomamos para esto, cuál es el camino para aquello”, e ir moldeando la nuestra propia a partir de todas estas posturas y visiones. La flexibilidad, el captar el instante, no va en contra del trabajo obsesivo y cotidiano, entonces creo que haber atravesado muchos procesos de producción de grandes películas con directores muy importantes lo que te da es la certeza de que la inspiración viene si o si con el trabajo, porque hay muy pocos directores que lleguen al set sin saber absolutamente nada de cómo van a filmar la escena del día.            

¿Cómo sigue la carrera para ustedes?

VP: Las ofertas llegan pero nosotras somos bastante cautelosas porque hay algo que tenemos claro y que nos motiva hoy en día que es construir y trabajar en lo que estamos haciendo que es nuestro segundo largometraje. Vamos a seguir escribiendo y dirigiendo juntas, produciendo seguramente también porque en La novia hicimos esos tres roles, somos productoras, guionistas y directoras, que es como se hace el cine latinoamericano. Tal vez en Estados Unidos suena medio raro que hagamos todo esto pero acá la mayor parte de las veces se hace así y a partir de este camino que empezamos también hay algo que nos dio la película que es crecimiento personal. Eso no quiere decir que no tengamos proyectos individualmente pero lo que nos motiva en este momento es nuestra segunda película, que básicamente apunta a tener también un personaje femenino central. Por ahora eso es lo que te podemos decir...