Christian Bale, nominado a Mejor actor de comedia o musical

by Paz Mata December 14, 2018
Actor Christian Bale, Golden Globe winner and nominee

Magnus Sundholm/hfpa

Arriesgado y polifacético, así se podría calificar el trabajo que Christian Bale viene realizando desde que a la edad de 13 años fuera elegido por Steven Spielberg para interpretar a un niño británico, que vive con sus padres en Shanghai, durante la toma de la ciudad por las fuerzas japonesas, en Empire of the Sun.

De origen galés, Christian Bale inició su carrera artística a los 8 años apareciendo en varios anuncios publicitarios. Con 10 debutó como actor en el teatro a las órdenes de Rowan Atkinson, mejor conocido como Mr. Bean. En 1987, dio el salto a la gran pantalla con la cinta de fantasía Mio in the Land of Far Away. Acto seguido llegó Spielberg a su vida y su carrera comenzó un rápido ascenso. Aparece en películas como Henry V  (1989), de Kenneth Branagh, Little Women (1994); Portrait of a Lady (1996), de Jane Campion, o The Secret Agent (1996), de Christopher Hampton y se mete en el mundo del rock en Velvet Goldmine (1998). Desde entonces el actor no ha dejado de sorprendernos.

Su galería de retratos cinematográficos abarcan desde los grandes héroes que defienden a la humanidad de ser aniquilada por el caos y la destrucción (Terminator Salvation, la trilogía Batman de Christopher Nolan) a profetas bíblicos que liberan a su pueblo de la opresión (Exodus), pasando por asesinos en serie (American Psycho) (2000) estafadores (American Hustle) (2013) hasta un excéntrico gestor financiero durante la crisis de la burbuja inmobiliaria (The Big Short ) (2015). Bale se dejó la piel y se quedó en los huesos para interpretar a un ex campeón de boxeo adicto al crack (The Fighter), (2010), por el que recibió el Globo de Oro y el Oscar al Mejor actor de reparto en 2011. Pero su transformación más impactante, por la que tuvo que perder 28 kilos, fue en The Machinist (2004). Con todos ellos el actor, que nunca pasó por ninguna escuela de interpretación, ha demostrado ser uno de los actores de más brillantes y versátiles del cine contemporáneo.

Prueba de esto es su último trabajo en Vice, un nuevo reto, por el que ha recibido su cuarta nominación al Globo de Oro. Poniéndose por segunda vez a las órdenes de Adam McKay, Bale da vida al ex vicepresidente de los Estados Unidos, Dick Cheney, que en los años 60 evitó cumplir el servicio militar durante la Guerra de Vietnam, y sin embargo en el 2003 no dudó un segundo en invadir Irak.

Aportando bravura e ironía, el actor, que está irreconocible bajo esos 20 kilos de sobrepeso, se sumergió de lleno en el personaje, tanto en su físico como en su mente para tratar de entenderlo: “no me interesaba verlo como el malo de la película, eso hubiera sido lo más fácil y predecible. La única manera de interpretarlo con veracidad era metiéndome en su piel y entendiendo sus motivaciones, para ello tenía que dejar a un lado mi opinión del personaje,” explica Bale en su reciente encuentro con la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA, por sus siglas en inglés). “Cheney es un hombre intrigante, sabe muy bien lo que es ejercer el poder manteniéndose en un segundo plano con absoluta confianza en sí mismo y eso es fascinante,” aclara el actor, que se ha sentido fascinado por otro personaje real, Ken Miles, el soberbio piloto de pruebas de prototipos de coches deportivos que en 1966 compitió con un modelo de la Ford en las 24 Horas de Le Mans, donde se las vería con el rival construido por Ferrari. Miles será su nuevo reto en Ford Vs. Ferrari, que se estrenará el próximo verano.