Ciro Guerra y Cristina Gallego: "Representar a Colombia es un honor"

by Gabriel Lerman February 13, 2019
Directors Ciro Guerra and Cristina Gallego

ilya s. savenok/ getty images

Hace tres años obtuvieron un logro histórico, el que una película colombiana quedara entre las cinco candidatas al Oscar a la Mejor película en idioma extranjero con El abrazo de la serpiente. Y en la preselección que realiza la Academia de las nueve películas que llegan a la recta final entre las 87 presentadas, este año quedó Pájaros de verano, que este fin de semana se estrena en Estados Unidos bajo el título Birds of Passage. Para que nos contaran los detalles de este film que recrea la guerra interna desatada entre las tribus guajiras a partir del narcotráfico en la década del '70, hablamos con Ciro Guerra y Cristina Gallego, codirectores y compañeros de ruta desde hace muchos años. Ciro también nos habló de Waiting for the Barbarians, su debut en el cine hollywoodense, adaptación de la novela de J.M. Coetzee, protagonizada por el doblemente nominado al Globo de Oro Mark Rylance y acompañado en el reparto por Johnny Depp y Robert Pattinson.

¿Cuál fue el mayor desafío de hacer esta película? ¿El filmar en sitios tan inhóspitos o el tener que hacer una buena parte en un idioma que me imagino que ustedes no hablan?

Cristina Gallego: Pienso que tiene que ver con el lugar, nosotros esperábamos rodar en el desierto pero las cosas se salieron bastante de control. Con relación al clima tuvimos un rodaje muy complejo, muy complicado, con inundaciones, con tormentas de arena, tormentas eléctricas, y con la amenaza todo el tiempo de naufragar: se nos llenaba el set de agua. Lo más complejo era trabajar en un lugar donde obviamente desconocíamos todo lo que estaba pasando con respecto al clima pero también es un lugar indígena que está lleno de miedos, de creencias y supersticiones y todo eso rodea al mundo espiritual de la película. Teníamos un equipo que estaba muy comprometido y más allá de las dificultades siempre contamos con él.

Si hubiera que comparar este rodaje con El abrazo de la serpiente que fue en la selva, ¿cuál fue el más difícil de los dos?

Cristina: Pájaros (de verano) es un rodaje que es diez veces más difícil que lo que experimentamos en la selva, que fue muy amigable, muy amorosa con nosotros, nos recibió muy bien. Nosotros estábamos esperando algo terrible pero pudimos funcionar muy bien en la selva. Fue bastante más difícil rodar en el desierto una película de este tamaño en un lugar que no estaba adaptado para eso.

En las películas anteriores Ciro era el director y tú Cristina la productora. ¿Qué fue lo que pasó para que cambiaran los roles a co-directores en este film?

Cristina: Pues yo siento que uno generalmente va cambiando con el tiempo, que se va redescubriendo, nuestra relación ha evolucionado a través de todos estos años. Si ves la filmografía de Ciro, las primeras películas son bien diferentes al Abrazo y a Pájaros y en El abrazo yo siento que tuve una participación mucho más fuerte en términos creativos, en el proceso de guión y de montaje, y sentí que era el momento de dar un paso adelante para hablar de una co-creación. Ciro estuvo completamente de acuerdo. Nos dimos cuenta al comienzo y vimos que esta película iba a ser completamente nueva si le dábamos una perspectiva femenina y espiritual, que es algo que hemos venido manejando y que fue también como un momento de claridad para el paso adelante.

Los guajiros siempre han sido un pueblo muy especial dentro de las comunidades indígenas de América Latina...

Cristina: Sí, es un pueblo que tiene sus particularidades. La relación que nosotros tuvimos con los wayús tiene que ver con esa forma de ser, y esa relación tan fuerte que ellos tienen con la palabra pero también con el dinero. Es una sociedad que es tradicional pero que es profundamente capitalista, y nos hacían preguntarnos también sobre estos conflictos humanos. Encontramos una comunidad de la que no sabíamos nada pero también pudimos acceder a ella y conocer un poco de ellos, sus historias y su mitología. Ellos no son una sociedad grande sino que se organizan en clanes y familias, y dentro de ellos hay muchas diferencias. Lo más bonito de ellos es que han podido mantener y establecer el balance desde la palabra. Obviamente es una cultura que lo remite a uno a lo más ancestral de la humanidad y a la cultura del ojo por ojo y diente por diente. Pero también a una cultura que ha aprendido a mantener el balance a través de los acuerdos, y presiento que eso nos habla también de la sociedad de hoy.

Me imagino que debe haber habido un largo proceso de acercamiento...

Ciro: Ya teníamos un acercamiento con la comunidad. Hace 10 años con Los viajes del viento tuvimos un tiempo de rodaje en la Guajira, yo soy de una región cercana y conocemos mucha gente en común. Además ya ellos conocían las películas anteriores, entonces cuando comenzamos a investigar, teníamos como cierta prevención acerca de cómo la gente iba a recibir la idea de que quisiéramos hacer una película sobre esta historia. Pero nos encontramos con todo lo contrario: la gente estaba muy entusiasmada en que se hiciera una película sobre esto. Es una historia que todo el mundo conoce y si no participaron, tienen algún familiar, conocen a alguien, un primo, un amigo. Y esta historia también ellos la recuerdan como una época de oro, una época de gran crecimiento económico, como una gran fiesta que no vivieron antes ni volvieron a vivir después. Entonces la gente en el Caribe en general es bastante comunicativa y le gusta compartir sus historias, y fueron esas anécdotas que la gente nos contó y nos compartió las que le dieron forma al guión. Obviamente nosotros fuimos muy respetuosos en su representación, y ellos nos abrieron las puertas, pero la primera intención nuestra es que fueran parte de la película, no solamente hacer la película sobre ellos y no hacerla juntos: hacerla con ellos. Una gran parte del equipo fue wayú, una parte del elenco, todo se filmó en su territorio. Vieron ahí una posibilidad de narrar su historia, y se apropiaron de la película, y eso es lo que hace que la película tenga esa autenticidad que la distingue.

A scene from "Birds of Passage"

Una escena de Pájaros de verano.

the orchard

 

¿Cuán difícil es encontrar buenos actores que no hayan filmado antes y que hablen wayú como ustedes lo necesitaban?

Ciro: Esta historia tiene una dramaturgia muy específica y necesitábamos actores con más formación. No hay muchos en la comunidad wayú entonces por eso decidimos trabajar con actores profesionales. Asumieron el reto de interpretar wayús, la mayoría de estos actores son gente que tiene raíces en la cultura guajira, de alguna manera estaban regresando a sus raíces, pero provenían de familias que habían sido desterradas, que habían sido separados del territorio. Más o menos la mitad del elenco está constituido por actores profesionales, pero también encontramos algunos actores de ellos, tienes en la película el diálogo entre los que son actores y los que no lo son.

¿Cómo se hace para contar una historia sobre gángsters y narcotráfico de una manera diferente?

Cristina: Nosotros partimos de una insatisfacción que teníamos con la representación del mundo de los gángsters y sobre todo del narcotráfico en Colombia. Yo creo que se ha tendido a una exotización y a una glamorización de estos personajes. Para nosotros era importante hablar del ascenso y también de la caída porque sentimos que en ese ascenso y caída está la tragedia y lo que significa para nosotros como nación, como continente, el estar vinculados, metidos dentro del narcotráfico. Nosotros queríamos que la audiencia se pueda sentir dentro de esta familia y también pueda sentir lo que implica la destrucción de esa familia. Teníamos que trabajar en estas visiones masculina y femenina, teníamos que trabajar en las relaciones familiares, en el amor que hay entre ellos, inclusive siendo una familia que expresa bien poco. Para nosotros era importante tener los lazos, los vínculos de amistad y de amor de la familia para que pudiera haber una profundidad en ese desgarramiento familiar.

Con la película anterior consiguieron la primera nominación al Oscar para Colombia, y esta vuelta quedaron bastante cerca, ¿qué sienten que dice sobre ustedes que cada vez que hacen una película Colombia los elija para representar al país?

Ciro: Lo tomamos como un honor. Creemos que el cine colombiano en los últimos años ha mejorado bastante. Tenemos la fortuna de pertenecer a una generación de creadores muy estimulante, muchos directores nuevos están siendo reconocidos en festivales y alrededor del mundo, de alguna manera somos una generación que está retomando las historias de la Colombia profunda, que se ha volcado a mirar esa Colombia olvidada que ni siquiera los mismos colombianos conocían. Se están produciendo películas de gran calidad en Colombia, y es un movimiento que está creciendo, por lo que es cada vez más difícil que nos escojan. Hay muy buena calidad en lo que se está haciendo.

¿Cómo lo tomaron cuando consiguieron la nominación por primera vez?

Ciro: Fue una gran alegría, un gran honor, un gran entusiasmo colectivo porque de alguna manera se sentía como la culminación del proceso que había venido haciendo el cine colombiano. Fue un triunfo para todo el cine colombiano, no sólo para nosotros, y se sentía como algo muy difícil de alcanzar y muy difícil de repetir pero ya hemos vuelto a estar en la lista de preseleccionados. Cada vez es más común que las películas colombianas tengan visibilidad en los eventos internacionales, de manera que esperamos que deje de ser una ocurrencia extraña para que se convierta en algo más común.

Ciro, tú acabas de terminar una película en inglés con Johnny Depp, ¿se puede volver al cine colombiano después de haber pasado a las ligas mayores?

Ciro: Si, yo personalmente no lo veo como ligas mayores o ligas menores. Colombia es un territorio que amo profundamente y donde hay muchas historias para contar, no tengo dudas que seguiré haciendo películas allí, donde está nuestra empresa, nuestra familia, nuestros amigos… Pero también es interesante explorar las posibilidades que ofrece el cine internacional y que no sea solamente que las grandes producciones vienen a filmarse a Colombia sino que también el talento colombiano y los equipos colombianos puedan hacer cine en una escala global.