Colin Farrell, The Lobster

by Paz Mata December 26, 2016
Actor Colin Farrell

getty images

Colin Farrell sigue siendo uno de los actores más activos del panorama cinematográfico. Sus días salvajes han quedado atrás y no los echa de menos. “Si no hubiera dejado ese estilo de vida es muy probable que hoy no disfrutara de la vida que tengo, tanto personal como profesional”, comenta el actor que este año se decidió por el mundo de la fantasía a la hora de elegir trabajo. El irlandés ha cambiado y mucho. Las verdes praderas y los pubs de su amada Irlanda han sido sustituidas por el sol, las palmeras y una casa con jardín que comparte con sus dos hijos, James y Henry, en Los Angeles.

Farrell nació en Castlenok, cerca de Dublín, en 1976. Tras varios años probando hacer de todo, descubrió la llamada de la actuación, encontrando su nicho en varias series de la BBC que le proyectaron a la gran pantalla de la mano de Tim Roth con The War Zone (2000). En pocos años, Farrell se convirtió en uno de los actores más codiciados de Irlanda. La llamada de América no se hizo esperar y pronto se vio cruzando el charco para trabajar a las órdenes de Joel Schumacher en Tigerland (2000). Desde que dejó su tierra natal para afincarse en Hollywood, el actor no ha parado de trabajar, pero es él quien marca las pautas, sin dejarse seducir por el glamour de la Meca del cine. Farrell es de los que echa toda la carne en el asador y se vuelca en su trabajo, por eso se lo rifan directores de la talla de Steven Spielberg (Minority Report), Oliver Stone (Alexander) Terrence Malick, (The New World) Michael Mann (Miami Vice), Woody Allen (Cassandra’s Dream) o Martin McDonagh con quien hizo In Bruges, la comedia negra que le trajo su primer Globo de Oro en el 2009.

“A través de estos años he tenido la oportunidad de hacer todo tipo de películas, de trabajar en distintos géneros e interpretar una gran variedad de personajes, algo extraordinario para un actor,” comentó el actor en su último encuentro con la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood. Extraordinario ha sido este año para él con dos filmes a cual más distintos pero ambos dentro del género de fantasía. El primero, The Lobster, es una fábula que se lleva a cabo en un mundo donde los adultos que no consigan encontrar pareja antes de los 40 años se convertirán en animales. Yorgos Lanthimos, su creador, fue una de las razones por las que Farrell se embarcó en este mundo de ciencia ficción que ahora le ha traído su nueva candidatura al Globo de Oro. “ Me gusta trabajar con Yorgos porque es de esos directores a los que te entregas con los ojos cerrados.  Confío plenamente en su habilidad y en la pureza de su creatividad,” declaró Farrell en el mismo encuentro.

De la fabula de Lanthimos, Farrell pasó a la fantasía de J.K. Rowling, en Fantastic Beasts and Where to Find Them, del realizador David Yates. Ahí interpreta a Percival Graves, el enigmático Director de Seguridad mágica del Congreso mágico de Estados Unidos (MACUSA). “ A lo largo de estos años he visto como compatriotas como Richard Harris y Brendan Gleeson, trabajaban en la saga de Harry Potter, mientras yo esperaba ansioso al lado del teléfono. Por eso cuando supe que JK había escrito este guión basado en un libro que era un compendio de estas criaturas fantásticas, pensé que había llegado mi hora,” declara entusiasmado el actor. “Mi personaje no se toma en serio a sí mismo, pero el mundo en el que habita es muy complejo, un mundo donde abunda la intolerancia, la exclusión y la segregación. Aún así hay mucha luz y mucha magia y yo quería participar en todo eso”, concluye Farrell, que sin duda se encuentra en uno de sus mejores momentos.