Constance Wu, nominada a Mejor actriz de comedia o musical

by Paz Mata December 24, 2018
Acress Constance Wu.,Golden Globe nominee

armando gallo

Con su participación en la serie Fresh off the Boat (2015), Constance Wu puso cara y voz a la comunidad de actores asiático-americanos que hasta ahora ha estado relegada a la sombra de Hollywood. La serie, adaptada de la biografía de Eddie Huang, se convirtió en la primera comedia de televisión que se centra en una familia asiático-americana, algo que no ocurría desde que Margaret Cho protagonizara All-American Girl (1994), una serie que solo estuvo un año en antena. 

Tras ese grito por la diversidad, Wu, que fue nominada cuatro veces consecutivas a los premios Critics Choice a la Mejor actriz televisiva de comedia, se ha convertido en abanderada de un cambio en la industria del espectáculo. Ahora su participación en Crazy Rich Asians, adaptación de la novela homónima de Kevin Kwan, le ha valido una nominación al Globo de Oro a la Mejor actriz en la categoría de comedia o musical.  La película, que ha batido records de taquilla, ha supuesto un fenómeno mediático para una generación de norteamericanos de origen asiático ansiosos de ver su cultura representada en la gran pantalla. En ella, la actriz da vida a Rachel Chu, profesora de economía en la Universidad de Nueva York que viaja a Singapur para conocer a la familia de su novio. Una vez allí se dará cuenta de que ésta no solo es una de las más ricas del país sino que tienen muy claro el tipo de mujer con la que se debería casarse su hijo. Wu dice sentirse identificada, en parte, con el personaje, “me ha gustado explorar esa diferencia, no solo de culturas sino de clases, que existe entre Rachel y la familia de su novio. Yo crecí en un lugar donde mi físico no era parte de la cultura dominante y eso estaba por encima de mi  identidad como persona, no era mejor o peor sino diferente", cuenta en su encuentro con los periodistas de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA, por sus siglas en inglés).  

Constance Wu nació en Richmond (Virginia) en 1982. Hija de padres taiwaneses, su padre es profesor de biología genética en la Virginia Commomwealth University y su madre es programadora de computadoras. Wu es la mediana de cuatro hermanas y la única de la familia en dedicarse a las artes escénicas. El hecho de pertenecer a la única familia asiático-americana de la localidad y de ser diferente al resto de sus vecinos y compañeros de escuela, le situó en la difícil tesitura de tener que conectarse con una comunidad predominantemente blanca. La actuación fue su tabla de salvación. “Encontré en el teatro el sentido de pertenecer a una comunidad en la que no había distinciones. A todos nos unía la pasión por cantar, bailar y actuar", recuerda la actriz en su encuentro con la HFPA.

A los 16 años se fue a Nueva York para participar en un programa de seis meses en el Instituto de Cine y Teatro de Lee Strasberg. De allí paso al Conservatorio Purchase de Artes Teatrales de la Universidad de Nueva York del que se graduó en el 2005. Recién terminado sus estudios y tras sufrir un desengaño amoroso, Wu decidió poner tierra de por medio y se trasladó a Los Ángeles, donde enseguida empezó a trabajar en cine. Su debut en el film Stephanie Daley (2006) al lado de veteranas como Tilda Swinton supuso el comienzo de una versátil carrera, tanto en cine como en televisión, que ya suma más de 25 títulos. Su participación, en el 2014, en el Sundance Screenwriters Lab con dos directores asiático-americanos, Yung Chang y Christopher Yogi, le abrió los ojos a la necesidad de apoyar a guionistas y directores emergentes que representen a esa comunidad para que sean los autores del cambio. Crazy Rich Asians supone el principio de ese cambio. “Para mí este no ha sido solo un film o un papel más en mi carrera sino que representa un movimiento que trata de abrir paso a una narrativa más amplia, inclusiva e intersectorial, algo que es muy importante para cualquier ser humano en el clima actual”, explica la actriz, que ha sido considerada por la revista Time como una de las 100 personas más influyentes del mundo.