Cumbre de Restauración de la HFPA: Rescatando la historia del cine

by Gabriel Lerman March 11, 2019
Restoration Summit at the Theatwer Ace Hotel, March 9 2019

magnus sundholm/hfpa

Tal vez la palabra "cumbre" puede haber sonado como un poco pretenciosa para el evento que la Asociación de Prensa Extranjera (HFPA, por sus siglas en inglés) planificó para el 9 de marzo en el histórico cine The Theater at the Ace Hotel en el centro de Los Ángeles. Pero la realidad es que fue de verdad una cumbre, no solamente porque tuvo lugar en el edificio erigido por los fundadores de United Artists, Charles Chaplin, Mary Pickford y Douglas Fairbanks en 1927, el más alto de la ciudad en aquel entonces, y más especificamente, en el cine más importante de la cadena que construyeron, con un estilo barroco que ayuda a crear una sensación especial cuando uno está allí.

Fue también una cumbre porque tomaron parte varios de los líderes del mundo de la restauración cinematográfica, como Thierry Frémaux, director del Institut Lumiere de Lyon, del Festival de Cannes y del Lumiere Film Festival, o Jan-Christopher Horak, director de los Archivos de Cine y Televisión de UCLA, que albergan más 220.000 títulos de cine y televisión y es el archivo fílmico más grande del mundo después de la Biblioteca del Congreso en Washington. El panel que ocupó el escenario durante una hora y media también incluyó a la actriz siete veces ganadora del Globo de Oro Jane Fonda, alguien que es nueva en el mundo de la restauración pero que ha jugado un papel fundamental en varias películas que deben ser rescatadas antes de que desaparezcan para siempre; el ganador de dos Globos de Oro Alexander Payne, no sólo un director asombroso sino un fan del cine cuya devoción a las películas clasicas llevó a que Martin Scorsese lo invitara a convertirse en miembro de la junta directiva de la Film Foundation que él preside; Glover Crisp, vicepresidente ejecutivo del departamento de restauración cinematográfica de Sony Pictures Entertainment y Sandra Schulberg, presidente de IndieCollect, una organización dedicada a la preservación del cine que fue fundada en 2010 y cuyo objetivo es conservar películas independientes. Cada uno de ellos tuvo algo importante para decir sobre la necesidad de preservar el pasado para las futuras genraciones, algo que no siempre está en la lista de prioridades ni para los estudios ni para las instituciones gubernamentales, aún cuando el 80 % de las películas norteamericanas mudas realizadas antes de 1929 y el 50 % de las sonoras anteriores a 1950 han desaparecido para siempre.

El evento comenzó con las palabras de Meher Tatna, presidente de la HFPA y ferviente promotora del apoyo constante que la organización periodística le ha dado a través de millones de dólares en donaciones a quienes lideran la batalla contra el deterioro del celuloide, y también pagando un nuevo proyector de películas de nitrato en la American Cinematheque, con lo que uno de los pocos cines que exhiben esos clásicos puede seguir proyectándolos en forma regular. Tatna dijo: "es fundamental, como amantes del cine y periodistas que somos, que ayudemos a preservar nuestra herencia cinematográfica, la cual documenta la forma en la que hemos vivido, nos muestra como alguna vez sentimos, captura los sueños que soñamos y nos ayuda a entender las experiencias de épocas diferentes a las nuestras, para que los futuros realizadores puedan sentirse inspirados a aportar más a esa herencia".

Film Restoration Summit at the Ace Hotel, March 9 2019

Jane Fonda, Alexander Payne y Thierry Frémaux en la Cumbre de Restauración de la HFPA.

magnus sundholm/hfpa

 

Luego, fue el turno de Frémaux, que estaba muy entusiasmado de presentarle a la audiencia algunos de los cortos de Auguste y Louis Lumiere que han sido restaurados a una condición pristina con el apoyo de la HFPA. El crítico de cine y director del festival más prestigioso del mundo explicó que a diferencia de lo que ha ocurrido con las películas mudas, la mayor parte de los más de 1000 cortos creados por los Lumiere todavía existen, y están siendo mantenidos apropiadamente para que esta ventana a la vida en el siglo XIX pueda preservarse para las próximas generaciones. Frémaux le explicó a la audiencia cada uno de los cortos de 50 segundos que se proyectaron, entre ellos varias versiones de la que se cree que es la primera película de la historia del cine, la salida de la fábrica Lumiere, rodada en 1895, así como la que muestra a un tren que se aproxima, la que aterrorizó a los inocentes espectadores de aquella época, quienes creyeron que la locomotora los iba a atropellar.

También sostuvo que aunque en aquel momento eran varios los fotógrafos e inventores que estaban tratando de crear el cine, entre ellos Thomas Edison, que diseñó una caja que mostraba una imagen que se ponía en movimiento cuando se depositaba una moneda, Lumiere fue quien tuvo la idea de proyectar esa imagen frente a una audiencia, creando una experiencia comunal, acotando en tono de broma que Netflix tal vez se ha convertido en la venganza de Thomas Edison. Frémaux demostró como los hermanos inventaron la comedia, los efectos especiales, los documentales y el concepto de remake, y también generaron un fenómeno global, enviando cinematógrafos alrededor del mundo para que filmaran las primeras películas que se hicieron en Inglaterra, España, Japón y Vietnam, las que a su vez se proyectaron en cada rincón del planeta. Un verdadero conocedor de los inicios del cine, Frémaux aseveró que Auguste Lumiere no sólo filmaba sino que dirigía sus películas, convirtiéndose en los breves años de su carrera en un maestro en contar una historia en menos de un minuto.

En el panel que siguió a continuación, Schulberg fue la encargada de moderar la conversación, mostrando en una gran pantalla imágenes de un laboratorio que se fue a la bancarrota en donde cientos de latas de celuloide en mal estado esperan ser rescatadas. Luego, Horak explicó cómo los Archivos de Cine y Televisión de UCLA trabajan duro para salvar tantas películas como puedan, gracias al apoyo generoso de la HFPA y muchos otros donantes. No sólo viejas películas norteamericanas son rescatadas allí, sino también otras que son parte de la historia de sus respectivos países, algunas de ellas de su pasado reciente. Tal como se esperaba, cuando Fonda recibió el micrófono deleitó a la audiencia con sus historias. Sin perder nunca la oportunidad de contar una broma, recordó como "su ex marido favorito", Ted Turner, rescató los archivos de la MGM y los usó para crear TCM, coloreando a veces viejos clásicos por lo que fue muy criticado por los puristas, pero a la vez preservó un tesoro que facilmente podría haberse perdido para siempre.

También contó cómo un documental que filmó en Vietnam en donde se mostraba la oposición de las tropas estadounidenses a la guerra desapareció para siempre con la aparente complicidad de un amigo del entonces presidente Richard Nixon. Asimismo se enteró durante el evento que el master de su clásico Coming Home no está en buenas condicion y merece una restauración. Crisp, un hombre de pocas palabras, optó por una presentación práctica, mostrándole a la audiencia cómo trabaja su departamento en Sony con varios clips en los que se pudo ver que la tecnología, las estrategias inteligentes y a veces el arduo trabajo de asombrosos artistas pueden resolver problemas complejos, incluyendo cómo recrear cuadros que se han perdido. Finalmente Payne relató que comenzó a coleccionar cortos cuando era un adolescente, describiendo su participación en el movimiento para promover la restauración como la que todos deberían tener, ayudando apenas un poquito para salvar films, lo cual puede llevar a un movimiento masivo para recuperar nuestro pasado. Payne confesó que su primera película, Citizen Ruth, necesitaba una restauración, aún cuando fue hecha en 1996, un año en el que muchos masters tuvieron serios problemas de sonido que los han vuelto inservibles. El director de Sideways y About Schmidt fue también quien resaltó que el gran público está familiarizado con los Globos de Oro como el ostentoso show que da inicio a la carrera por los premios en enero, pero no mucha gente sabe que la entidad que los organiza, la HFPA, usa una buena parte del dinero que recibe por el show para apoyar no sólo la restauración de películas sino muchas otras causas culturales.

La conversación fue tan interesante que media hora después del horario previsto de cierre, Shulberg decidió cancelar la sesión de preguntas y respuestas que estaba planeada e invitó a los presentes a la recepción que los esperaba en el lobby, mencionando en tono divertido que el título de la película restaurada de Sergio Leone con el que se cerraría el evento, Por un puñado de dólares, era apropiado para lo que se había estado discutiendo.