Damien Chazelle: “Amo París y el jazz”

by Henry Arnaud May 18, 2020
On the set of "The Eddy", 2020

Damien Chazelle en una calle de París con Amandla Stenberg y André Holland, durante el rodaje de The Eddy.

netflix

Después de La La Land y First Man, Damien Chazelle decidió embarcarse en la producción de su primera serie de televisión para Netflix, The Eddy, una carta de amor a la ciudad de París y a la música de jazz, dos de sus pasiones.

¿Cómo nació The Eddy?

El productor Alan Poul y el músico Glen Ballard me presentaron la primera idea en 2014, cuando acababa de terminar Whiplash y preparaba La La Land. Nos llevó 5 años encontrar a un escritor, Jack Thorne, capaz de idear una trama en torno a un club de jazz en París. Amo la capital francesa y amo la música de jazz. Así que quería que el jazz fuera un personaje más de la serie y poder así vivir con cada episodio esta música que me fascina. De ahí que la historia sigue la vida de Elliot Udo, papel que interpreta André Holland, un músico estadounidense con sede en París que intenta mantener su club a flote mientras que recibe la llegada de su hija adolescente procedente de Nueva York.

Siempre ha rodado en Estados Unidos. ¿Fue complicado adaptarse a las reglas de una ciudad como París?

Antes de comenzar la producción en Francia, estaba aterrorizado, pero me fascinó el desafío. El equipo técnico comprendió de inmediato mi idea de filmar los dos primeros episodios casi como un documental. No sé si eso mismo habría sido posible en Estados Unidos. También hay que decir que las comidas fueron excepcionales. No solo eran riquísimas, sino que también había vino tinto y rosado, algo nada habitual en Hollywood (risas).

¿Podría haber hecho La La Land de la misma manera?

Sí, pero quise darle un toque diferente a The Eddy, algo más casual con la cámara al hombro. Quería que la serie fuera un homenaje a Jean Rouch, John Cassavetes y Jean Luc Godard, algo cercano al “cinema-verite” de estos grandes directores. Puede ser incómodo para algunos espectadores, pero ofrece una perspectiva borrosa, una cámara en movimiento que encaja con mi idea. Nada que ver con La La Land donde quise rendir homenaje a los musicales de los años 50 y 60, a esas películas en cinemascope y, por supuesto, a las películas de Jacques Demy.

¿Qué nos puede contar de la pareja de estrellas francófonas, Tahar Rahim y Leila Bekhti? Siempre se han negado a trabajar juntos. ¿Cómo logró convencerlos no solo de ser parte de la serie sino también para tocar un par de temas delante de las cámaras?

Soy un gran admirador de Tahar desde que le vi en A Prophet. Y desde el primer día tuve su nombre en mente para interpretar a Farid en The Eddy. Cuando los productores franceses me dijeron que había aceptado el papel del gerente del club de jazz, me quedé encantado. Mientras continuaba la búsqueda de una actriz para encarnar a la esposa de Farid sabía de Leila por sus películas. Al llegar a París para las primera localizaciones me dijeron que estaba interesada y arreglamos una cita. Me sorprendió porque sabía que antes se habían negado siempre a aparecer juntos en la pantalla y más como amantes. Pero les encantó el guion. Soy un director con suerte.

Durante la producción de The Eddy nació su primer hijo. ¿Cómo concilió su vida privada con su esposa, la actriz Olivia Hamilton, y su primera serie de televisión?

Afortunadamente mi esposa dio a luz cuando había concluido la filmación de los dos primeros episodios de los que me encargué. Apenas tuve tiempo de regresar a casa a Los Ángeles y terminar el montaje antes del alumbramiento. Nuestro bebé nació mientras continuaba el rodaje del resto de los episodios en Francia, pero para entonces no me necesitaban. Lo más difícil fueron los meses que pasó mi esposa embarazada en París porque Olivia tenía náuseas y tuvo que esperarme en el hotel mientras trabajaba. No pudimos disfrutar de la capital francesa como habíamos planeado, pero eso les pasa a un montón de parejas durante el embarazo y simplemente fuimos felices.

Traducción Rocío Ayuso