Daniel Zovatto: de Costa Rica a Hollywood

by Gabriel Lerman February 21, 2018
Actor Daniel Zovatto

getty images/earl gibson III

En Here and Now, la nueva serie de Alan Ball en la que Tim Robbins y Holly Hunter encarnan a una pareja de ex-hippies con hijos adultos adoptados, intepreta a Ramón, quien con sus pasiones, sus conflictos y sus alucinaciones que pueden o no ser hechos sobrenaturales es uno de los motores de la historia. Aunque su personaje nació en Colombia, en la vida real Daniel Zovatto llegó de Costa Rica a los 18 años con un sueño, el de tener una carrera en Hollywood. Y ciertamente lo logró. Fue uno de los protagonistas de Don't Breathe, el taquillero film de terror del uruguayo Fede Álvarez, también se lo vio en It Follows y tuvo un papel clave en Fear the Walking Dead. Pero con la serie de HBO, el hijo de la presentadora televisiva Silvia White Blanco parece haber encontrado la gran oportunidad de su carrera.

¿Tim Robbins y Holly Hunter eran tus ídolos?

Pues si. Obviamente son personas a las cueles uno, creciendo, siempre ha visto, ¿no? Mi mamá y mi papá me han enseñado películas de ambos, mientras crecía. Y como actor, uno siempre ha querido trabajar con gente que te haga mejor, y ese sentimiento de estar en un cuarto con gente que sabe más que uno, y tú eres el que menos sabe, entonces es mejor no hablar y aprender. Después, fue única la experiencia y, honestamente, la serie ha sido más que una bendición profesional, también ha sido más que una bendición en lo personal, porque puedo llamarlos a ambos amigos y que me den consejos cada día. Sigo aprendiendo de ellos personal y artísticamente.

¿Cuando Alan Ball salió a buscar al actor para este personaje, él quería que fuera latino o fue una casualidad?

Me imagino, pero no se cuán específica fue su búsqueda, lo que sí se es que buscaba a alguien que entendiera al personaje, y eso fue algo que me ayudó a mí porque cuando yo leí el primer capítulo, el piloto, que fue lo único que teníamos cuando audicionamos, entendí muy bien a Ramón, y de alguna forma u otra comparto muchas cosas con él y lo entiendo.

¿Y nunca les preguntaste una vez que te tomaron si te había ayudado ser costarricense?

No, nunca. Me imagino que sí, que tuvo que ayudar, ¿no? A ver, lo que pasa es que el personaje es colombiano pero en realidad él no pasó mucho tiempo en Colombia, lo adoptaron cuando tenía meses, así que de alguna forma u otra él es bastante norteamericano.

En los inicios de tu carrera has estado haciendo más que nada thrillers y series de acción, pero aquí tienes la oportunidad de hacer un trabajo muy profundo,¿Esto te estimula como actor?

Claro. Mi meta siempre ha sido llegar a hacer personajes que sean lo más humanos y poder transmitir la esencia humana en una personaje. Y con este papel fue un reto. Lo importante para mí como actor es ese miedo, ese no saber si puedo ir y hacerlo. Yo veo mi carrera muy similar a como es el fútbol, ¿no? Ver a Messi entrar a la cancha y a veces le sale y a veces no le sale, y Messi es el más grande de todos. Así que fue un gran desafío, pero lo traté de hacer de la forma más real posible, de ponerme en esa mentalidad, en sentirse solo en un mundo que es tan grande, ese no tener a tus papás, a los que te dieron la vida, genera muchas incertidumbres. Y además está pasando todo esto que no sabes si es algo médico, si es algo sobrenatural… En cualquier caso, uno quiere jugar la final de la Copa del Mundo, no en un partidito ahí en la esquina.

Te debes sentir como jugando para el Barcelona en este momento…

¡Exacto! Yo esta experiencia la vi como ir a sacarme el doctorado. Ya he tenido experiencias, me he mojado los pies, he hecho películas de las que me siento orgulloso, pero nunca he tenido un personaje como el de ahora, en el que tengo la oportunidad de irme con todo. Y además, Ramón es un personaje que empieza en un lugar y al final de la temporada vas a ver que está en otro lugar. Ese arco, ese “punto A a punto Z” es lo que me puso la piel de gallina.

¿Qué cosas compartes con Ramón?

Comparto muchas cosas. Ramón es una persona que es apasionada, que también es sensible y tiene la habilidad de sentir a la gente, de sentir qué están pensando, en qué situación están, es una persona atípica, que se escucha a sí mismo. Es cierto que se pasa muchas horas frente a la computadora, y que de alguna forma u otra ese es su mundo, por eso ese segundo episodio donde Henry lo lleva afuera y le señala la naturaleza para él es como ¡Guau! , a veces se le olvida al pasar todo ese tiempo frente a una computadora, pero él hace eso porque es su forma de terapia, de traer sus sueños y su vida y hacerlo con su arte, y eso yo lo comparto con él, porque paso mucho tiempo pintando. Él es un poco menor, tiene 22 años, y me recuerdo lo que era tener esa edad y tratar de empezar a conocerse a uno mismo. Es difícil porque, al ser adoptado, muchas cosas no sabes a quién preguntarle o adónde ir. A ver, Ramón es una persona a la que le gustan los hombres, y muchos podrían pensar “Bueno, yo no comprendo a quienes les gustan los hombres porque son personas completamente diferentes a mí”, o “Yo no puedo compartir el mismo pensamiento que una persona negra”, en Estados Unidos, o una persona asiática. Entonces, este show habla de eso, de que todos debemos pasar por lo mismo, no importa quién sos, quién te gusta, qué color de piel tienes.

 

A scene fom the HBO series Here and Now

Daniel Zovatto (derecha) con Andy Bean en una escena de Here and Now.

hbo

 

¿La serie explora lo que es ser latino en Estados Unidos?

No se ignora en la serie, yo creo que se habla de eso y se subraya de una forma diferente, porque –y esto es algo que a mí me ha pasado desde que yo vine a Estados Unidos para perseguir este sueño, está el estereotipo de lo que “es un hombre latino”, y yo aparentemente no lo soy. O sea, yo he ido a un montón de audiciones y me presenté y el comentario era “¡No, el muchacho es muy bueno, lo hizo muy bien, pero no parece latino!”. Yo tengo un apellido italiano, mi padre es de Argentina, mi familia viene de Italia, no soy Daniel Fernández, ¿me entendés? Entonces esas cosas no ayudan, y en la serie es algo que yo puedo compartir con Ramón, porque algo que comparto con él es ese sentimiento de que porque me veo blanco me tratan diferente. Como no me veo latino, entonces no me tratan como latino. Eso es algo que sí se habla en la serie y me parece que fue una de las cosas interesantes que Alan trabaja, que es que nosotros nos dejamos llevar por lo que vemos. Entonces sí se habla, pero no se habla en el sentido “el vino de Colombia y va a sentir el racismo hacia los latinos”, porque a mí no me va a caber la cita, porque yo parezco blanco.

¿Cómo empezó para ti esta historia de decir “me voy a Estados Unidos a probar como actor”?

Desde niño le hablaba a mi mamá y le decía que quería ser actor. Ella dice que yo cuando tenía como 6 o 7 años, estábamos viendo los Óscares y  le pregunté si había algún actor costarricense, y ella me dijo que no, que no había nadie, y yo le dije “Bueno, yo voy a ser el primero”. Típica cosa de que eres un niño, ¿no? Pero mi madre fue una persona que tuvo muchos programas y éxito en Costa Rica, ella fue presentadora de televisión por muchos años, y bueno, y me crié dentro de un set, no queriendo ir al colegio y siendo un poco rebelde y diciendo “Quiero ser esto”. Y nada, mis papás pensaron que era una cosa de esas de cuando dices “Quiero ser policía”, y luego poco a poco se te va olvidando. Y nada, me lancé, me fui a Nueva York a los 18 y estudié teatro y poco a poco empezaron a surgir oportunidades…

¿Y el acento que no tienes en inglés, cómo lo lograste?

Tuve la fortuna de ir a una escuela internacional en Costa Rica, donde la lengua que se practicaba en todas las materias era inglés, entonces de muy niño aprendí a hablar, pero como siempre quise trabajar en Estados Unidos, y me hicieron muy presente que tenía que hablar bien para trabajar aquí.

¿Tú dirías que es la clave para cualquier latino que quiera triunfar en Estados Unidos tener el inglés que tienes?

Yo creo que Hollywood está cambiando. Yo creo que de una forma u otra, lo que está pasando con Black Panther, que es un éxito mundial y están hablando de cuánto le está ayudando a la gente afroamericana que ellos vean que se pueden reflejar en un héroe. Entonces creo que está cambiando un poco el eje y Hollywood está presentando cosas que hace unos 10 o 15 años no podía. Pero cuando el acento está ahí todo cuesta más. Yo, de todos los personajes que he hecho ninguno ha sido latino. Todos han sido europeos, norteamericanos… Entonces, sí, es cierto que esto es algo que tienes que trabajar. Y después, el problema es que si tenés un acento te pone en una burbuja y eso es lo único que puedes hacer, por el acento.

¿Alguna vez se te ocurrió, considerando que Argentina tiene una gran industria cinematográfica y televisiva, ir para el sur en lugar de ir para el norte?

Claro que sí. Bueno, yo amo Argentina. Viajé allí todos los años hasta que tuve 18, y tengo a mi abuela, y a gente que quiero mucho. Yo me recuerdo que la primera película argentina que vi fue Nueve reinas y creo que la vi como 13 veces seguidas. Me enamoré de Ricardo Darín. Y el cine argentino es de los mejores, hay mil películas buenas. Nunca he actuado en español. Nunca. Pero mi papá siempre me dice “Che, tenés que ir para abajo, tenés que ir a Argentina”. Así que tengo que ir alguna vez a ver qué pasa, pero me encantaría.

¿Te gustaría tener una carrera en español?

Cien por ciento, amo ambas lenguas, yo creo que el español es una lengua preciosa, hay veces que uno quiere explicarse más en español que en inglés, así que me encantaría poder hacer algo.