Daniela Schmidt: “Ocho de cada diez muestra un sistema ciego”

by Gilda Baum-Lappe November 6, 2019
Actress and producer  Daniela Schmidt

medios y media/getty images

Con una sólida trayectoria artística, la actriz mexicana Daniela Schmidt está consolidada como una de las mejores actrices de su generación, enlistando en su trayectoria numerosos proyectos exitosos y de calidad en cine, en televisión y en teatro. Ha recibido múltiples reconocimientos por su trabajo en los distintos ámbitos artísticos. En televisión, se dio a conocer en las telenovelas Cuando seas mía y Amor en custodia.

En cine ha participado en títulos como Casi divas, y posteriormente en A la mala y protagonizando Tequila: historia de una pasión. Ocho de cada diez, la película que produce y que protagoniza, fue premiada en el Festival de Cine de Guadalajara de 2018 y ha circulado en festivales dentro de México, Estados Unidos e Islandia.

¿Qué nos puede contar de su papel en Ocho de cada diez?

En Ocho de cada diez interpreto a Citlali, una prostituta sin estudios, pero con compasión y empatía hacia Aurelio (Noé Hernández) que acaba de enterrar a su hijo, asesinado a plena luz del día. Citlali, mi personaje, dejó Tijuana por el maltrato que le daba su pareja, pero desea regresar por su hija. Aurelio busca a la policía para que capture a los asesinos, en tanto Citlali necesita un documento que le dé una identidad para buscar a su pequeña.

¿Cuál es su descripción de Citlali?

Citlali es un cúmulo de todas estas situaciones que determinan la vida de una mujer en nuestro país. Una mujer que, por haber nacido en unas circunstancias de pobreza, de carencia, es privada de su derecho a contar con una identidad y tener una vida digna. Simplemente es carne de cañón. Sin embargo, a pesar de ser privada de su derecho al amor y a una familia, es una chica que un día decide romper este círculo de violencia.

¿Qué importancia tiene el amor o la relación humana dentro de la violencia que se denuncia en la película?

Esta es una historia donde el amor es como la única salvación para poder exorcizar nuestros miedos, nuestra falta de justicia, nuestros propios demonios para no llegar a tener que tomar la justicia por nuestra propia mano.

El filme muestra un sistema corrupto y desalmado. ¿Esto es ficción o está basado en realidad?

Es una historia sobre la realidad mexicana, la violencia que se vive en cada esquina, pero también donde el amor y compasión generan relaciones humanas y donde personas aparentemente destrozadas o perdidas pueden recobrar el valor por si mismo.

¿Cree que el cine puede ser una herramienta de denuncia?

¡Por supuesto! Y puede ser una herramienta muy poderosa. Igual es un medio de entretenimiento, pero a la vez puede ser de delación. El cine, el teatro y las artes visuales son un espejo de lo que somos y padecemos. Ocho de cada diez muestra algo más que un sector de la población, nos enseña un sistema del cual todos somos parte: ocho de cada diez mexicanos creemos que no somos representados por el sistema, por el gobierno que tenemos, por la gente en el poder. Ocho de cada diez muestra los síntomas de un sistema ciego.

¿Contó con apoyo del gobierno?

Esta película se hizo de manera completamente independiente, sin apoyos o estímulos gubernamentales, algo que ya casi no ocurre en México, sobretodo cuando el tema es un espejo sobre la violencia y la falta de empatía e interés por resolver casos de la vida diaria. Con esta película intentamos penetrar en la conciencia, en los corazones de los espectadores.

¿Cuáles son sus próximos proyectos artísticos?

En cine está el próximo el estreno de El viaje de Keta y Los idealistas, entre otras.

¿Qué busca en la elección de sus personajes?

El ‘empoderamiento’ y la ‘igualdad’ son lo que busco en la narrativa de cada personaje. Esto es prioritario en mi vida y mi carrera. Como productora de Ocho de cada diez me aseguré de que el equipo creativo trabajara en condiciones de equidad de género, tanto en los sueldos como en el equipo de trabajo. Pero queda un largo camino por recorrer. Como mujer y junto con mis compañeras cineastas estamos luchando duramente y no vamos a dejar que ese cambio lo pare nadie.