David Zayas: "Tiene que haber un cambio"

by Gabriel Lerman June 29, 2020
Actor David Zayas

Maury Phillips/Getty Images for GBK Productions

Los fans de Dexter, Gotham y Oz lo conocen muy bien, porque si algo es notable en todos los trabajos que ha hecho David Zayas desde que comenzó su carrera allá por 1996 en un episodio de New York Undercover es que nunca pasa desapercibido. Dueño de un físico imponente, que le ayudó en los años en los que fue parte de la Fuerza Aérea de Estados Unidos y en su etapa como oficial de policía en Nueva York, este actor nacido en Ponce que llegó de niño al Bronx ha sabido usar esa presencia en cada uno de sus papeles. Lo mismo ocurre en Force of Nature, el filme integramente rodado en Puerto Rico que este 30 de junio estará disponible on demand y en Blu-ray, y en el que encarna al villano que intenta cometer un asalto en medio de un huracán, pero se encuentra en su camino al mismísimo Mel Gibson. Zayas, que también ha participado en Bloodline y en Blue Bloods, tiene otras dos películas esperando estreno, Eli Moran y R#J. Hablamos con David de su nuevo trabajo, de como pasó de ser policía a actor y de su mirada sobre los recientes sucesos que sacudieron a Estados Unidos.

¿Qué fue lo que te llevó a sumarte a Force of Nature?

Lo primero que me atrajo fue el guion, que disfruté mucho, porque estaba muy bien escrito. Además me gusta el cine de acción y era mi sueño incursionar en ese género. Luego, por supuesto, estaba la gente involucrada, desde el director, Michael Polish, a Emile Hirsch, Kate Borsworth y Mel Gibson. Y lo que terminó de decidirme fue que se iba a filmar en Puerto Rico. Allí vive una buena parte de mi familia y todo el equipo técnico en el rodaje era puertorriqueño. Fue uno de los mejores con los que he trabajado.

¿Filmar acción es tan disfrutable como cuando lo ves en la pantalla?

Cada vez que trabajo lo disfruto. Si me preguntas si fue más difícil, si lo fue. ¿Si a veces era desgastante? También. Pero lo sabía antes de sumarme y no veía la hora de que empezara la filmación.

¿Cómo haces para mantenerte dentro del personaje cuando tienes que lidiar con el calor, el viento y la lluvia?

David es mi personaje y de eso yo nunca me olvido. Es importante para que la escena sea realista. Por lo tanto yo disfruté de que hubiera agua, viento y calor, porque aportaron realismo, pero por otro lado era uno de los sets mas seguros en los que he trabajado. Nadie se lastimó. Cuantos más elementos reales se puedan incorporar al rodaje, más te ayudan a concentrarte en encontrar la verdad en el momento que estás filmando.

¿Cómo fue trabajar con Mel Gibson? ¿era como lo esperabas?

La verdad es que no tenía ninguna expectativa hasta que lo conocí y vi como era por mi mismo. Si puedo decir algo de Mel Gibson es que una de las razones de que sea la estrella icónica que es, es que tiene una asombrosa ética de trabajo. El buscaba la verdad en las escenas al igual que todos los demás. Aprendí mucho de él. Me parece un actor asombroso y me la pasé muy bien en los pocos días que compartí con él en el set.

¿Cómo haces para conectarte con tu personaje cuando es el villano?

Por empezar no lo juzgo. No elijo mis personajes por si son correctos o no. Los elijo basándome en cuan interesantes son, y en si puedo aportarles humanidad, empatía o falta de ella. Mi trabajo es aportar los elementos psicológicos, y si se trata de un psicópata tengo que ver de que modo puedo humanizarlo, para actuar como lo haría una persona así bajo ciertas circunstancias. Este es un hombre que no reacciona bien frente a las presiones. Hay una faceta psicópata que lo lleva a usar la violencia para conseguir lo que quiere, pero puedes ver en sus ojos el entusiasmo que le provoca encontrar el arte que está buscando.

Dicen que interpretar villanos es más disfrutable que encarnar al héroe. ¿Qué piensas de eso?

No estoy de acuerdo. Lo interesante es lo que puedes hacer para lograr que avance la historia. Angel Bautista en Dexter era un hombre muy bueno, y me parecía mas desafiante y mas interesante que cualquier villano que yo haya interpretado. Hacer de villano no es ni mas fácil ni más divertido. Disfruto de cada personaje que hago.

¿Cómo fue la experiencia de volver a tu tierra?

Como te dije, fue una de las principales razones por las que quise hacer la película. Me encantó trabajar en Puerto Rico y en los descansos me dediqué a visitar familia. La gente allí es muy franca y muy positiva. Yo estoy muy orgulloso de ser puertorriqueño y me alegro de poder decir que he trabajado en mi isla y de haber llevado allí una gran inversión económica que se necesitaba mucho.

¿Qué opinas de la controversia que se generó alrededor de la película?

Que es comprensible. Para serte honesto, no pensé en que fuera a crearse una controversia cuando decidí participar. Me pareció importante llevar una fuerte inversión económica. Lo mismo ocurrió con The Baker and the Beauty, que se filmó allí. Pero entiendo el impacto emocional que tuvo algo tan devastador como el huracán y que alcanza a una historia que transcurre en el medio de algo similar. Pero estoy seguro que una vez que las cosas se calmen y la gente vea la película, se darán cuenta que esa no fue nuestra intención. Quisimos contar una maravillosa historia que transcurre en la isla. Pero tampoco minimizo lo que la gente siente. Lo entiendo y empatizo con ello. Aún así, creo que fue una buena idea ir a filmar a Puerto Rico.

Te ha do muy bien como actor en los últimos 20 años. ¿Te arrepientes de no haber intentado antes?

Yo estuve esperando el momento de meterme en esta industria desde que tengo 12 años y vi Dog Day Afternoon con Al Pacino. Crecí en una familia trabajadora en el South Bronx, sin tener las herramientas para intentar esto, porque no tenía ningún ejemplo en mi familia inmediata. Además me casé joven, tuve hijos, me sumé al ejercito y más tarde me convertí en un oficial de policía de Nueva York. Recién tras 7 años de ser policía decidí que iba a intentar ser actor. Tendría unos 29 años. Me metí de lleno, me encantó, hice mucho teatro, televisión y también cine. Pero no se si hubiera estado bien que empezara antes. no se que es lo que habría pasado de empezar a los 18. Creo que todo se da por una razón. Todo lo que hice antes de atreverme a dar ese paso me ayudó a ser exitoso. No se si hubiera sido lo mismo de haber empezado a los 18. No miro demasiado para atrás porque lo cierto es que ya no puedo cambiar las cosas. Estoy agradecido de haber encontrado mi pasión no importa a cual edad. Hay gente que siente pasión por algo pero debido a sus circunstancias no lo pueden intentar. Yo tuve suerte, aunque todo demandó mucho trabajo. Y si hubiera empezado a los 50 habría estado igualmente agradecido por haber seguido mi pasión.

¿Sientes que lo que aprendiste en el ejercito y en la policía te ayudó a ser un mejor actor?

Tal vez te suene extraño lo que te voy a decir, pero el haber sido policía y el haber estado en el ejercito me ayudó a conectarme con muchos de los personajes que he interpretado como actor. Creo que la capacidad de observar y de entender personalidades y caracterización bajo determinadas circunstancias me ayudó mucho como actor. Por eso la respuesta a tu pregunta es si, me ayudó mucho en lo que estoy haciendo ahora, no solo en la actuación, sino también como ser humano y conectándome con lo que está ocurriendo afuera. Me ayudó a ser una mejor persona que lo que era 20 o 25 años atrás.

¿Es cierto que practicabas con tu compañero de patrulla los parlamentos para tus audiciones?

Es cierto. Tener éxito como actor lleva mucho trabajo. Durante muchos años patrullaba por las noches cuando era policía. A la mañana siguiente tenía audiciones, así que practicaba con mi compañero que también era muy buen actor.

¿El también intentó convertirse en actor?

No. Siguió trabajando como policía y ahora está retirado. Es un buen hombre.

¿Crees que si cuando eras joven la presencia latina en Hollywood hubiera sido la que existe hoy, hubieras intentado suerte antes?

Para serte honesto, no pensaba en eso en aquel momento. Cuando tenía 14 años fui a ver una obra, The Threepenny Opera, y el protagonista hablaba como mi tio. Luego me di cuenta que era puertorriqueño, Raúl Juliá. Eso me inspiró un poquito. Lo vi en el escenario muchas veces y por supuesto en sus películas. Fue ciertamente una fuente de inspiración. Con mi mezcla de acento neoyorquino e hispano, sigo pudiendo contribuir y conectarme con un personaje de la manera en que soy yo. No necesito comportarme como si fuera otra persona, y ese es un camino interesante. Pero no pienso que la falta de representación en ese entonces, que dicho sea de paso creo que sigue existiendo en esta industria, haya sido la razón. No pensé en eso.

¿Te parece que la situación hoy es mejor?

Es mejor, pero todavía nos falta un largo camino para contar nuestras historias latinas. Tenemos mucho trabajo por hacer. De todos modos, es mejor que lo que era en los '60s o '70s. Pero yo quiero tratar de crear historias sobre la hermosa cultura latina que tenemos en este país. El ser actor me ayudó a tener una mirada mas abierta y a ver las cosas de una forma distinta que cuando era joven.

¿Cuanto de neoyorquino y cuanto de puertorriqueño tienes?

Mientas crecía en el Bronx, la cultura puertorriqueña estaba allí. Por eso cuando fui a visitar a mi familia en Puerto Rico, todo me resultaba muy conocido por lo que mi padre y mi madre instigaron en mi. Yo me considero puertorriqueño, y estoy muy orgulloso de ello. Creo que tenemos muchas historias para contar. Pero a la vez me siento estadounidense y puertorriqueño. Me gustaría explorar más esa dualidad y creo que tengo una plataforma para contar esas historias.

Como ex-policía, ¿qué es lo que piensas de lo que pasó en las últimas semanas en Estados Unidos?

Creo que tiene que haber un cambio. Creo que se tiene que hablar del racismo en la policía y lo tienen que hacer las autoridades. Creo que debe haber consecuencias. Cuando veo a un policía empujando a un hombre de 75 años que termina abriéndose la cabeza y luego pasan a su lado sin hacer nada, me horrorizo y me enojo. Creo que las Vidas Negras Importan. Hay que reconstruir la forma de patrullar en Estados Unidos y creo que eso se tiene que organizar desde arriba. Espero que en noviembre nos podamos quitar a esa persona malvada que está en la Casa Blanca. Lo que he visto me perturba, pero también siento que me resulta difícil hacer comentarios porque yo trabajé en esa organización. Me hace sentir hipócrita. Pero puedo decir que mis compañeros de entonces eran buenas personas. Y si había alguien que no tenía una buena personalidad, mantuve mi distancia. Lo cierto es que lo que está pasando tiene que cambiar. Tiene que haber leyes que cambien las cosas y debemos reexaminar los derechos civiles y ver como podemos crear una sociedad mejor.