Dean Norris: "Fue realmente divertido poder interpretar a Hank joven"

by Gabriel Lerman March 19, 2020
Actor Dean Norris

jon kopaloff/getty images

Bryan Cranston ganó el Globo de Oro por encarnar a Walter White en Breaking Bad y también fue nominado otras 3 veces por ese papel. Aaron Paul recibió una nominación por su interpretación de Jesse Pinkman y Vince Gilligan obtuvo el Globo de Oro a la Mejor serie dramática de televisión. Pero, sin dudas, Dean Norris, que encarnó al agente de la DEA Hank Schrader en la serie, fue responsable de algunas de las mejores escenas durante las 5 temporadas en las que participó, algunas de ellas jugando al gato y al ratón con su cuñado y enemigo secreto (Cranston). Aunque no fue reconocido con galardones, Norris fue esencial para el éxito de Breaking Bad, y su regreso al personaje en algunos episodios de Better Call Saul fue una grata sorpresa para cualquier fanático de estas series. Tuvimos la oportunidad de hablar con este actor graduado de Harvard y copropietario de Schraderbrau, una cerveza inspirada en el pasatiempo de Hank, sobre la mejor sorpresa de la quinta temporada.

¿Cómo fue el momento en que volviste a entrar al set como Hank en la quinta temporada de Better Call Saul?

Fue increíble, realmente lo fue, porque volver a un personaje tan emblemático que obviamente quise mucho y tener la oportunidad de volver a interpretarlo 10 años después fue algo surrealista. Fue un momento fantástico y tuve la suerte de tener a mi amigo y compañero allí, Steven Michael Quezada. Fue simplemente maravilloso.

¿Te imaginaste que podía llegar a pasar?

Hubo algunos indicios. Creo que a medida que Better Call Saul se acercaba a Breaking Bad, pensé que podrían hacer que Hank apareciera por allí. Peter Gould me había comentado algo, de modo muy casual, sobre la idea de que el personaje volviera.

Pero este es un Hank diferente, porque no experimentó las numerosas situaciones horribles que atravesó en Breaking Bad. ¿Tuviste que interpretarlo de un modo distinto?

Bueno, fue realmente divertido poder interpretar al Hank del principio, cuando era más dominante y fanfarrón, más el tipo de Hank jovial que empezó en Breaking Bad. Fue antes del estrés postraumático, de todas las cosas malas que lo transformaron en un hombre distinto. Me pareció muy divertido poder volver atrás e interpretar al Hank más joven, más alegre y confiado.

¿Fue difícil mantener el secreto de que ibas a regresar?

Me dieron un nombre falso, me hicieron viajar bajo mucha información falsa e intentaron mantenerme en un hotel donde no me vería mucha gente. Y también intentaron colocar cosas detrás de las cuales podía esconderme cuando estábamos filmando en exteriores. Pero a fin de cuentas, pensé que iban a mantenerlo en secreto hasta el episodio en que aparecía, pero creo que debieron darse cuenta de no iban a poder hacerlo y lo anunciaron en la TCA y de hecho me sorprendió cuando lo anunciaron.

¿Cuánto puso Vince y cuánto tu para crear al personaje tal como lo conocemos?

Realmente intenté buscar cosas en mí que sumaran al personaje, pero todo estaba escrito, no hay ninguna improvisación allí. Solo intenté encontrar la verdad del personaje en el guión, y le atribuyo la diversión de ese papel sobre todo a los fantásticos guiones.  

Pero la sonrisa era tuya.

(Risas) Sí y la risa. Creo que Hank usa esa sonrisa de distintas maneras, tal vez para desarmar a Saul un poco cuando puede. Pero era un tipo alegre, le encantaba lo que hacía. En verdad le gustaba ser un agente del orden, y creo que eso era evidente al principio de Breaking Bad

Observaba tu carrera y me di cuenta de que hiciste muchas cosas antes de Breaking Bad. Pero me parece que no tuviste una oportunidad como esa antes. ¿Estoy en lo cierto?

Sí. Creo que es verdad para todos nosotros. Cuando llega algo tan fantástico como esta serie y puedes ser parte de ella, es un momento especial en tu carrera. 

¿Qué opinas de Better Call Saul como fan?

Creo que es un show brillante y me parece que le hace honor a los guionistas y productores el hecho de que pudieron descifrar una manera de hacer una serie que fuera una precuela de un programa tan grandioso como fue Breaking Bad y mantener intacta la calidad. Me quito el sombrero ante ellos porque fueron capaces de seguir haciendo un trabajo excelente. Esta temporada en particular es muy buena.

¿Cómo fue volver a trabajar con Quezada?

Eso fue muy divertido. Seguimos siendo amigos a lo largo de los años. Cuando empezamos en Breaking Bad por supuesto que no nos conocíamos. Pero ahora seguimos siendo amigos desde la época de Breaking Bad, así que poder volver a Albuquerque e interpretar otra vez a compañeros de trabajo creo que fue un poco más cómodo para nosotros y fue grandioso volver a trabajar con un viejo amigo. 

Probablemente puedes conectar toda la experiencia con Albuquerque, ¿verdad?

Bueno, el primer año viví allí y la mayor parte de los otros años iba y venía desde allí. Terminé pasando mucho tiempo allí por supuesto. Tengo recuerdos hermosos de Albuquerque y pude volver a todos los restaurantes que me gustaban y visitar a toda la gente. Tengo muchos amigos allí y tuve la oportunidad de rememorar sobre los viejos tiempos de Breaking Bad

La esencia de Breaking Bad era tu relación con Walter White. ¿Por qué tu relación con Bryan hizo que el trabajo fuera tan bueno?

Creo que parte de lo divertida que fue la serie es que al principio, mi personaje admiraba lo inteligente que era Walt, pero Hank siempre pensó que él era el que se había formado en la calle y Walt era el intelectual. Pero resultó que Walt demostró ser bastante bueno en las calles. Y Hank al final usó su inteligencia para poder seguirles el rastro a los criminales. Por eso creo que a medida que avanza la serie, ves a Hank de una manera y a Walt de un modo distinto, pero la percepción de Hank sobre Walt era totalmente diferente a la persona que Walt era en realidad. Hank se sentía como si él fuera el hermano mayor y Walt su hermano menor. Por eso Hank se burlaba de él y le tomaba el pelo y cosas por el estilo. Entonces, cuando las cosas se aclararon en esa escena en el garaje, que fue la última escena del primer episodio de la última temporada, él pensó “este es el hombre que he estado persiguiendo y no solo eso, sino que podría matarme”. La traición fue mucho más intensa.

Si tuvieras que recordar una escena que hiciste en toda la serie, ¿cuál sería la que guardas más cerca de tu corazón?

Es una escena pequeña. Cuando finalmente me doy cuenta de que ya no seré un policía. Es un episodio de la tercera temporada, creo que el séptimo, llamado One Minute. Hank está sentado en la cama con su esposa. Tiene un largo monólogo donde vuelca sus sentimientos y dice que el universo tal vez le está diciendo que tiene que resignarse a que que no volverá a ser policía. Esa siempre fue la escena más conmovedora para mí, ver cómo Hank, este hombre grandote, fuerte, ruidoso, se derrumba frente a su esposa y le dice que tiene que hacer lo correcto, tiene que ser honesto consigo mismo. Sentí que era realmente la esencia de quién es Hank, aunque sabía que ya no podía ser policía, su corazón le decía que necesitaba ser esa persona. 

Pasaron muchos años antes de que te llegara un papel como el de Breaking Bad. ¿Alguna vez pensaste en abandonarlo todo y dedicarte a otra cosa?

No. A pesar de no tener un gran rol como el de Breaking Bad, trabajaba mucho, así que podía ganarme la vida bastante bien. Y siempre cuando hiciera eso, no pensaba realmente en hacer otra cosa. Obtuve mis primeros papeles cuando empecé a buscar trabajo y nunca tuve que hacer otra cosa, como ser mesero o algo así. Así que mientras ganara dinero suficiente para mantener a mi familia y todo lo demás, no me preocupaba en verdad. Y luego todo lo que vino después fue como la cereza del pastel. 

¿Por qué te dedicaste a la actuación?

Mi papá era cantante y yo siempre había querido ser músico cuando era más joven. Y además de eso actuaba en obras de la iglesia y por supuesto en la escuela secundaria. En Harvard actué mucho. A medida que se volvió evidente que no era tan bueno como músico pero que quería ser parte del mundo del espectáculo, me di cuenta de que tenía mejores chances de ser actor y en ese momento eso fue lo que me condujo a esto. Había hecho unas 40 obras distintas cuando estaba en Harvard. Me encanta estar sobre el escenario y simplemente adoro a los actores y también estar en el set, así que me alegro de que todo funcionara.

¿Cómo ha sido la vida para ti después del final de la serie?

De inmediato hice una serie en CBS con Stephen King y Steven Spielberg y pensé “Bueno, esto está bastante bien”. Y luego después de eso empecé en la serie en la que estoy ahora, llamada Claws en TNT, y es muy divertido. Tomé una decisión consciente de hacer cosas que fueran distintas al proyecto de cable intenso y pequeño que fue Breaking Bad. Quería intentar ampliar mis horizontes y hacer otras cosas como comedias, cosas por el estilo. Y tal vez en algún momento buscaré otra serie que sea pequeña e intensa como lo fue Breaking Bad. 

Estás haciendo cerveza, conectada a Hank... 

Así es. Se llama Schraderbrau, que era la cerveza que elabora Hank en Breaking Bad. Cuando llegó el décimo aniversario de la serie, se me ocurrió que podía hacer una cerveza de verdad. Conseguí un socio que conoce el negocio de la cerveza, fundamos una cervecería y creamos el sabor y empezamos a elaborarla. Y ahora estamos en 5 o 6 estados y hasta en Canadá, llegamos a muchos lugares distintos en este momento. Así que sigue creciendo. 

¿Ves a Bryan de vez en cuando?

Sí, veo a Bryan. Ambos estamos en Nueva Orleans ahora y nos reunimos para cenar hace poco. Él está haciendo una serie aquí y yo también. Así que ambos nos mantenemos bastante ocupados y la mayoría de las veces que nos vemos es cuando estamos en el mismo lugar rodando cuando estamos trabajando en algo. 

¿Hank participa en toda la temporada de Better Call Saul o solo en esos dos episodios?

Por esta temporada solo en esos dos episodios y luego veremos si hay espacio o no para que vuelva el año que viene. 

Espero que vuelvas y que convenzan a Bryan y Aaron para que también participen...

Sí, eso sería muy divertido, ¿no es cierto?