Denzel Washington: nominado a Mejor actor dramático

by Paz Mata December 22, 2017
Denzel Washington

getty images

Su magnetismo y su carisma lo han llevado a la cima de Hollywood. Pero es su versatilidad e inteligencia lo que ha hecho posible que su carrera abarque más de tres décadas. A lo largo de estos años, ha interpretado desde oficiales de la marina (A Soldier Story, 1984) a grandes personajes de la historia (Malcom X, 1993), por el que fue nominado al Globo de Oro, pasando por un activista sudafricano anti apartaid (Cry Freedom, 1989),  su primera nominación al Globo de Oro, un abogado homofóbico (Philadelphia, 1993), un célebre boxeador (The Hurricane, 1999), por el que ganó el Globo de Oro en 2000 o el corrupto policía de Training Day (2001), papel por el que recibió su quinta nominación al Globo de Oro y su primer Oscar.

No hay personaje ni situación con la que Denzel Washington no se haya enfrentado. El actor ha dado vida al bueno, al malo, al hombre con problemas o al de moral ambigua, tipos vulnerables e imperfectos a los que ha sabido abordar como nadie. Lo hizo en American Gangster (2011) más tarde en Flight (2012) y el año pasado en Fences, por el que fue nominado al Globo de Oro por sexta vez. Ahora se le ha presentado la oportunidad de conseguir su tercer Globo de Oro, por su última interpretación en Roman J. Israel, Esq.  Su personaje es un abogado idealista, solitario, excéntrico y rígido en el cumplimiento de la ley, un hombre que se educó en el activismo político y que ahora se encuentra en una encrucijada personal y profesional a raíz de la trágica muerte de su socio.

“Roman es un hombre en busca de su espiritualidad, pero no lo sabe. Hasta ahora solo creía en dos cosas, la ley y su jefe, pero la muerte de este le produce una crisis de conciencia que le lleva a perder la fe en todo lo que ha sido importante para él hasta ahora,” explicó el actor en un reciente encuentro con los miembros de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood. No es el tipo de papeles al que estamos acostumbrados a verle interpretar.  En éste, Denzel Washington simplemente desaparece en el personaje, cosa difícil de lograr para una estrella de su calibre, una estrella que ha ido puliendo durante décadas, desde su aparición en A Soldier Story.  Alto, robusto, y enérgico, el actor, que en el 2016 recibió el premio Cecil B. deMille, concedido por la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood a su larga carrera, es un hombre que no pasa desapercibido. El que una vez fuera elegido por la revista People entre los 50 hombres más bellos del mundo, es una persona boyante, comprometida y, sobre todo, con los pies en la tierra. Un hombre que trata, dentro de lo posible, de llevar una vida simple junto a su esposa y sus cuatro hijos, estar cerca de su comunidad y ayudar en todo lo que puede a organizaciones filantrópicas que tienen que ver con la ayuda a la infancia y la juventud. “Llevo muchos años ayudando a distintas organizaciones, iglesias, escuelas y organizaciones juveniles. Lo importante es ayudar y no necesariamente ser visto ayudando a los demás”, dice.