Diane Guerrero: "El trauma puede ser uno de tus mayores superpoderes"

by Gabriel Lerman June 25, 2020
Diane Guerrero

Getty Images

Desde que comenzó su carrera como actriz, tuvo su mayor oportunidad en Orange is the New Black y la usó muy bien. En el papel de Maritza Ramos, Diane Guerrero creó uno de los personajes más sensibles en un mundo de mujeres fuertes y, más adelante, en Jane the Virgin, se transformó en Lina, la mejor amiga de Gina Rodriguez. Pero la serie que demostró su increíble talento como actriz es Doom Patrol, la adaptación del cómic de DC donde interpreta a Jane, una mujer con un trastorno de personalidad múltiple que alberga 64 personas distintas en su interior, cada una con un superpoder. Pero Guerrero no solo es conocida por su trabajo en la pantalla. Hace unos años escribió un artículo en el Los Angeles Times donde contó la terrible historia que vivió cuando era adolescente. A los 14 años de edad, regresó a su casa a la hora de la cena y se encontró con que ICE había detenido a sus padres colombianos y a su hermano mayor, lo que la dejó a ella, la única de toda la familia que había nacido en EE.UU., sola y obligada a valerse por sí misma. Más adelante contó esa experiencia en un libro titulado In the Country We Love: A Family Divided, que fue rápidamente adquirido para ser desarrollado como una serie de TV, pero  que todavía no se ha hecho realidad. Hablamos con Diane sobre su regreso en la segunda temporada de Doom Patrol en HBO Max y también sobre su dolorosa experiencia de adolescente.

Los superhéroes suelen atravesar enormes traumas que los cambian para siempre y que les dan superpoderes. ¿A veces te sientes como una superheroína debido al trauma que sufriste cuando eras una adolescente?

La verdad que sí. Y si la serie me enseñó algo es que el trauma puede ser uno de tus mayores superpoderes, porque puedes transformarlo. Nuestras experiencias ante la adversidad nos hacen más fuertes y sin dudas creo que las dificultades de mi vida me convirtieron en la persona que soy hoy, y afectaron todo lo que hago. Soy una persona compasiva y me siento agradecida de haber pasado todo lo que viví y todo lo que aprendí, para poder expresarlo en mi plataforma y a través de mi trabajo como Jane en Doom Patrol.

¿Sientes que adquiriste ciertas fortalezas en particular al haberte quedado sola a los 14?

Sí, claro. Aprendí sobre la resistencia, sobre el trabajo duro. Aprendí a no aceptar un no como respuesta y aprendí cómo quererme a mí misma. Y en un mundo que realmente no ofrece amor como lo más importante. Nuestra sociedad se enfoca en el capitalismo, en el poder y el dominio. Tuve que aprender a querer a pesar de todas esas barreras y a enseñarme a mí misma sobre el amor mientras conocía más verdades sobre el mundo.   

Jane es un papel soñado para cualquier actriz, pero también es un gran desafío. ¿Cuál fue el impacto de interpretar a este personaje multifacético?

Bueno, sin dudas me enseñó mucho sobre confiar en mí misma. Cuando enfrentas un desafío como este, con alguien con este complejo trastorno y tienes que interpretar tantos personajes y hacerlo en televisión, cada personaje tiene que ser muy diferente. Entonces, mi temor era cómo sería capaz de seguir el ritmo. Y me di cuenta de que el miedo era lo que en realidad me impedía explorar todo mi potencial en estas prisiones y estos personajes. Así que sin dudas me enseñó a confiar en mí misma porque conozco a este personaje. Entiendo las emociones humanas y esto es una exploración. No se trata de hacerlo a la perfección, se trata de vivir en el momento.  

De todos los personajes que viven dentro de Jane, ¿quién es tu favorito y quién es el más difícil de interpretar?

Diría que mi favorito es Jane (se ríe). Porque siempre está lidiando con muchas cosas. Y sus intenciones no quedan del todo claras a menos que ella quiera que lo sepas. Me gusta ese misterio que la envuelve. Y creo que la personalidad más difícil de interpretar, y a veces la más fácil pero varias veces la más difícil, es Hammerhead. Aunque creo que la ira es una emoción muy fácil, porque surge del miedo, también es bastante agotadora y hay que conectarse con algo realmente profundo en tu interior para acceder a ese enojo. Y a veces eso puede resultar muy desafiante para mí.

¿Tienes que sentir empatía para entablar una conexión con todos ellos?

Absolutamente. Hay que sentir empatía por la condición humana, que es lo que hace la serie de un modo tan hermoso. Explora la psiquis humana y cuán verdaderamente humanos somos aunque seas un robot o mitad máquina o una persona con poderes sobrenaturales. Más allá de todas estas cosas, hay que sentir empatía porque explora la condición humana y, si no somos empáticos con eso, entonces es probable que no seamos empáticos con nosotros mismos.   

¿Eras fan de los superhéroes cuando eras pequeña o aprendiste sobre ellos cuando obtuviste el papel de Jane?

Creo que tuve que aprender más cuando conseguí el rol de Jane. Honestamente, esta historia, la de Doom Patrol, no se parece a ninguna otra. Siempre quise ser una superhéroe, pero pensaba que la mayoría de las historias de superhéroes eran un poco ligeras y cursis. Y yo quería ser una superhéroina pero no de esa clase. Quería ser una que fuera compleja e interesante. Y la verdad que Jane en Doom Patrol es justamente eso. Me ofrece exactamente lo que estaba buscando en una experiencia de superhéroes. Así que tuve que aprender con rapidez lo que ofrece el mundo de esta serie y, aunque es delirante y a veces existencialista, también está anclado en la realidad y eso es lo que más me gusta de esto.

¿Qué verá el público en la segunda temporada que no vio en la primera?

Verán a los personajes más fuertes y poderosos. Dorothy Spinner, que es la hija de Niles Caulder, que tiene como 100 años, pero con el cuerpo de una niña pequeña. Es interpretada por Abigail Shapiro, que hace un trabajo fantástico con este personaje. Verán a Doctor Time, algunos villanos interesantes de los cómics, verán a Red Jack y los seX-Men, que son personajes que les encantarán. Realmente no me alcanzan las palabras para decir suficientes cosas buenas sobre la serie.

¿Cuán complejo es trabajar en una serie como esta? 

Hacer esta serie implica mucho trabajo. Y es algo que se nota. Se requiere una dedicación extrema para filmarla. Hay muchos efectos especiales y otros actores dentro de los trajes, así que Brendan (Fraser) está allí sobre todo cuando tiene los flashbacks. Pero descubrimos un ritmo para actuar en la serie y fue muy desafiante porque al principio era todo nuevo. Pero creo que todos entendemos el nivel de dedicación que se requiere para hacer este show. En mi opinión, somos una gran familia y estamos en el buen camino.

Apenas te hiciste famosa con Orange is the New Black escribiste un artículo en el Los Angeles Times para contar tu historia. ¿Por qué sentiste que era importante expresarlo de ese modo?

Creo que durante mucho tiempo había ocultado esa parte de mí misma, esa verdad. Y creo que estaban pasando muchas cosas en el país que estaban deshumanizando a la comunidad inmigrante. Mis padres fueron inmigrantes. Entiendo la lucha de ser una persona indocumentada en este país y quería destacar una historia humana y mostrar un aspecto de ese tema que la mayoría de los políticos y los periodistas no muestran, porque ellos mismos no lo han vivido. Quería ser un ejemplo de las personas que se ven afectadas por el sistema de inmigración en este país. Los niños se ven muy afectados. Yo era una adolescente cuando me sucedió y muchísimos niños experimentan lo que yo viví. Quería que entendieran que había alguien en el mundo que entendía su dolor y que estaba dispuesta a hablar sobre eso de una manera honesta y auténtica, para que pudieran sentirse potenciados por eso. La verdad que no quiero vivir en un mundo donde no podemos ser vulnerables y honestos sobre nuestras experiencias de vida.

Cuando escribiste el libro, tuvo tanto éxito que en seguida te ofrecieron adaptarlo como serie de TV, pero luego no sucedió. ¿Qué aprendiste sobre el modo en que trabaja Hollywood gracias a ese proceso?

Aprendí que sin dudas no estaban listos para contar la historia de la manera en que yo quería contarla. Eso implica hacerlo con todos los matices y tonos que una historia merece. Creo que quisieron mostrarme como una inmigrante perfecta y tener una imagen bonita de un inmigrante y la verdad es que todo es muy complicado y nadie es perfecto. Así que, si intentas contar una historia donde tu protagonista es perfecta y nunca cometió ningún error, en especial en lo que respecta a este tema, entonces no resultará algo claro o comprometido. Aprendí mucho a lo largo de este proceso. Creo que dependerá de mí contar la historia del modo en que quiero compartirla y no estoy apurada, es decir, no hay una línea de llegada. Siento que tengo todo el tiempo del mundo para contar esta historia y lo haré cuando sea el momento adecuado.

¿En qué planos te sientes colombiana y en cuáles te sientes norteamericana?

No creo que pueda separar las dos cosas. Pienso que mi experiencia en general es muy norteamericana, debido a todo lo que atravesó mi familia. Pero no creo que sean cosas muy diferentes. En Colombia la gente tiene dificultades muy similares a las que vive la gente aquí. Hay racismo, hay clasismo, hay problemas y creo que todas esas cosas son experiencias que comparto, como colombiana y norteamericana.   

¿Sientes que es importante que seas un ejemplo para las mujeres jovenes en Colombia? ¿Que puedan ver lo lejos que alguien como tu puede llegar?

Creo que es importante vivir siendo fiel a mí misma y ser honesta sobre quién soy. Lo único que me debo a mí misma es esa honestidad. Así que no sé si soy un modelo a seguir, pero siempre quiero hablar con fuerza y verdad y creo que eso es lo más importante. Y si alguien considera eso, que quiere seguir ese camino en la vida, entonces bienvenido sea. Pero creo en la empatía, en la igualdad y la justicia para todos y quiero asegurarme de que ese sea mi mensaje en todo mi trabajo y en todo lo que hago.

¿Qué tal fue la experiencia de trabajar en Blast Beat, la película sobre dos colombianos en EE.UU. que se proyectó este año en Sundance?

Fue una experiencia fantástica. Pocas veces tenemos la oportunidad de contar historias como esa, historias de inmigración distintas. Fue algo hermoso porque contaba la historia de dos hermanos que alcanzaban la madurez y su familia y me encantó contar ese relato. La mayoría de las historias que se muestran sobre el tema de la inmigración casi siempre son muy trilladas y quieren inducir un trauma y creo que Blast Beat es una historia hermosa y diferente que incluye un aspecto distinto de las personas. Y me parece que es una historia muy importante para contar, así que estoy encantada de haber sido parte de ese proyecto.