Diego Luna: “Tienes que escuchar en lugar de gritar”

by Henry Arnaud September 3, 2020
Actor and producer Diego Luna

armando gallo/hfpa

Con el programa Pan y circo, que produce y presenta en Amazon Prime Vídeo, Diego Luna quiere ayudar a fomentar el diálogo. En lugar de la actuación, el intérprete mexicano deja paso aquí al hombre comprometido en el que se ha convertido a lo largo de los años.

¿Por qué abandonar temporalmente el cine para presentar y producir Pan y Circo?

Vivo en México donde son muchos los problemas que afectan a la sociedad. Y esto no se limita a mi país. La violencia de género, como muchos otros problemas, afectan al mundo entero. Hoy en día todo el mundo grita. Las redes sociales son el mejor ejemplo de este peligroso odio donde nadie se toma el tiempo de escuchar y pensar. Cada vez más, vivimos en sociedades polarizadas, ya sea en Estados Unidos, México, Brasil... Es muy peligroso ver cómo los pueblos se oponen ferozmente sin debate. Para aprender, tienes que escuchar en lugar de gritar.

¿En qué consiste su programa?

Mi idea fue crear un espectáculo como ciudadano para así participar en debates abiertos. Y como me encanta comer, quise involucrar a diferentes chefs pidiéndoles que inventaran platos que cuenten una historia. Estoy obsesionado con la comida (risas). Pan y circo me dio la oportunidad de olvidarme un poco de mi trabajo como actor para hablar del mundo real, de lo que pasa en nuestro día a día, de lo que debe preocuparnos a todos.

¿Cómo equilibra la cocina y el debate en su programa?

Pan y circo es una conversación. Mi deseo es escuchar los testimonios de las personas invitadas a la mesa. Quiero debatir sobre un problema con personas que tienen diferentes ideas sin tener que recurrir a la violencia ni al griterío. Cada chef invitado prepara tres platos separando así el espectáculo en tres partes. Los entrantes nos permiten saber quiénes somos. El plato principal es el momento de sentarse a la mesa para discutir los temas en profundidad. Y el tercer plato debe llevarnos a hablar del futuro. Es fascinante porque, en cada programa, hay un momento en el que puedes sentir que la discusión se intensifica pero, con la presencia de comida, los ánimos se calman rápidamente y evitas la violencia vocal, que es tóxica.

¿Es fácil contar con interlocutores opuestos?

En ciertos temas como el cambio climático, por ejemplo, no quise contar con un participante que niegue la existencia de este fenómeno. Mi objetivo es contar con personas con opiniones diferentes sobre qué hacer. También pido a todos los invitados que a su llegada dejen sus teléfonos en una caja. ¿Por qué? Para evitar distracciones. Es increíble lo interesante que puede ser la conversación sin tener tu teléfono en la esquina de la mesa porque así no existe la tentación de responder un mensaje o mirar tus correos. Además, en el caso de muchos actores, evitan hablar de política para no involucrarse.

¿Algo que no aplica en su caso?

Vivo en México, un lugar que amo pero que está lleno de contradicciones y desafíos. Con lo dividida que está nuestra sociedad, es importante comprometerse para unir a las personas. Es algo que también intento hacer durante años en el cine, eligiendo roles que hagan pensar al espectador.

 

Traducción Rocío Ayuso