El cine latino apuesta por los Premios Platino

by Rocio Ayuso April 16, 2016
Top tier, from left to right: Edward James Olmos, Miguel Angel Muñoz, Reynaldo Pacheco, Marlon Moreno, Shalim Ortiz, Manny Perez,, Eduardo Noriega, JM Longoria, Adrian Nuñez. Second tier, left to right: Inma Cuesta, Merecedes Morán,Celinés Toribio,Liliana Moyano,
Yordanka Ariosa, Nashla Bogaert, Aura Helena Prada.
 

Rocio Ayuso/HFPA

Los Globos de Oro. Los Oscar. Los Premios Platino. Ese es el sueño de Edward James Olmos y el de muchas otras estrellas iberoamericanas que se dieron cita en Santo Domingo (República Dominicana) para demostrar su apoyo a esos galardones de nuevo cuño conocidos como los Premios Platino del Cine Iberoamericano. Consolidar un premio capaz de aglutinar el cine de 23 países unidos por una lengua y una cultura y con el que llamar la atención hacia un talento y una cinematografía tantas veces obviada en Hollywood e incluso en sus países de origen. Como dijo hace un año Antonio Banderas al recoger este honor promovido por la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales (más conocida como EGEDA), “nadie nos valorará si no lo hacemos nosotros”. Una idea que en esta tercera edición de los Premios Platino es casi un grito de lucha. “Sabemos que el futuro está en nuestras manos”, subrayó Olmos, actor, director y activista además de firme creyente en estos galardones. Son nuevos, sí, y en algunos círculos un total desconocido pese a los dos años de vida de esta estatuilla que, con forma de mujer, sujeta una bola del mundo en sus manos. Pero como recuerda Olmos, ganador del Globo de Oro en dos ocasiones –en 1986 con la serie Miami Vice, y en 1995 con el telefilme The Burning Season- además de candidato al Globo y al Oscar en 1989 con Stand & Deliver, todos los galardones empezaron así. “He tenido que vivir 70 años para tener “la chance” de ver nacer algo tan maravilloso como los Platino, unos premios que traerán a nuestro cine la atención que necesita”,  insistió.

Fue este mensaje el que congregó a Olmos y a otros muchos actores hispanos en esta cita dominicana donde la organización de los Premios Platino dio a conocer la shortlist de aspirantes seleccionada entre las 826 películas a competición de este año. Aura Elena Prada, Eduardo Noriega, Mercedes Morán, Miguel Ángel Muñoz, J.M. Longoria, Manny Perez, Marlon Moreno, Nashla Bogaert, Adrián Nuñez, Celinés Toribio y Reynaldo Pacheco, entre otros, se dieron cita para dar a conocer un listado donde los largometrajes El abrazo de la serpiente, El Clan, El Club, Güeros, Ixcanul, Magallanes, La memoria del agua y Truman acapararon el mayor número de candidaturas de esta preselección.

Edward James Olmos and Inma Cuesta,  preselected for her work in La Novia . She will be seen next in Pedro Almodovar's Julieta.

 

Rocio Ayuso/HFPA

 

Su próxima parada será en Hollywood donde los Premios Platinos darán a conocer el próximo 26 de mayo su lista de candidatos para una tercera edición que se celebrará en Punta del Este, Uruguay, el 24 de julio. El actor y humorista español Santiago Segura y la intérprete uruguaya Natalia Oreiro serán en esta ocasión los maestros de ceremonia.

Ahí no se quedan unos galardones que tienen hambre de futuro. Los Premios Platino quieren crear marca iberoamericana con la que plantar cara a la industria de Hollywood, un deseo acogido con tal interés entre la industria iberoamericana que ya numerosos los países que se rifan la posibilidad de convertirse en la próxima sede de unos galardones itinerantes. Según Miguel Angel Benzal, director general de los premios, este espíritu itinerante que ya les ha llevado de Panamá a España y que les conducirá a Uruguay está en la esencia misma del galardón, de su deseo de aunar las diferentes cinematografías en un mismo deseo de hacer frente común. Un recorrido que incluso podría tener su parada en EEUU, quizá Los Angeles o Miami, en un futuro cercano. Pero primero hay que solucionar otros problemas que vive el cine Iberoamericano y que incluye la falta de exhibición de muchas de sus películas, incluso cuando han sido nominadas. Dentro de su optimismo, tanto Olmos como Benzal saben que esa tarea será difícil dado el dominio que mantiene el cine de Hollywood en las salas de cine por toda Iberoamérica. Una labor que no tomará ni un año ni dos. “Pero para eso tenemos los Platino. Para llamar la atención sobre estas carencias y que la gente descubra el buen cine que sale de nuestros países y quiera verlo”, subrayó Olmos.