El Festival de Toronto presenta una edición híbrida

by Scott Orlin September 16, 2020
2020 TIFF

Getty Images

Si hay algo a lo que todo el mundo se ha tenido que acostumbrar durante el tiempo del Covid-19, tendría que ser la reinvención. Los padres y madres se han tenido que convertir en los maestros de sus hijos; los empleados tuvieron que convertir sus comedores en espacios laborales y las llamadas por zoom reemplazaron a las reuniones fuera de la ciudad. La industria del entretenimiento no es una excepción; en especial en cuanto a las reuniones multitudinarias. Y ese dilema se observa en su mayor expresión en los festivales de cine que, por definición, se basan en la concurrencia de muchas personas.

Aunque algunos festivales como SXSW, Cannes y Telluride no pudieron seguir adelante con su realización, el Festival de Cine Internacional de Toronto (TIFF, por sus siglas en inglés), uno de los festivales de cine con mayor cantidad de asistentes del mundo (con un promedio de más de 480.000 espectadores), parece haber encontrado el equilibrio en su propia reinvención.

El TIFF desplegó su alfombra roja virtual el 10 de septiembre con la adaptación de Spike Lee de la aclamada obra de Broadway David Bryne’s American Utopia. A lo largo de diez días, el festival transformará su formato tradicional en una versión híbrida: un componente en parte físico, gracias a sesiones en autocines, proyecciones al aire libre y bajo techo con limitaciones y, por primera vez, un componente fuertemente digital, tanto para el público como para la industria. 

“Empezamos este año planificando la edición número 45 del festival de modo muy similar al de las ediciones anteriores”, señaló Cameron Bailey, director artístico y codirector del TIFF, “pero en el camino tuvimos que repensar prácticamente todo. La programación de este año refleja ese tumulto. Los nombres reconocidos están haciendo cosas totalmente nuevas este año, y hay una nueva camada de nombres nuevos y emocionantes para descubrir. Estamos agradecidos a todos los cineastas y compañías que nos acompañaron en esta aventura, y estamos ansiosos de compartir estas películas fantásticas con nuestros públicos”. 

En 2019, el TIFF presentó 333 películas de 80 países; sin embargo, la versión de 2020 solo cuenta con 50 películas. Entre los títulos destacados figuran Ammonite, dirigida por Francis Lee (Reino Unido); Another Round, del director Thomas Vinterberg (Dinamarca); Bruised, la película con la que debuta Halle Berry como directora (EE.UU.); Concrete Cowboy, del realizador Ricky Staub (EE.UU.); Fauna, del director Nicolás Pereda (México/Canadá); Good Joe Bell, dirigida por Reinaldo Marcus Green (EE.UU.); Spring Blossom, la película debut de la directora Suzanne Lindon (Francia); y True Mothers de la directora Naomi Kawase (Japón). 

Desde su origen allá por 1976, donde se hizo conocido como el festival de festivales, el TIFF siempre resultó un lugar cordial para los cineastas debido a su simple accesibilidad para los realizadores y su formato no competitivo. Los únicos premios que se entregan se definen por el voto de la audiencia. Pero la trayectoria del festival cambió para siempre en 1999 cuando la película American Beauty debutó allí. El ímpetu que generó la impulsó hasta llegar a los Oscar, donde obtuvo el prestigioso galardón a la mejor película. A partir de ese momento, los estudios comenzaron a considerar al evento de septiembre como la ocasión perfecta para dar a conocer sus películas entre la crítica, y películas como Slumdog MillionaireThe Shape of WaterThe Kings Speech12 Years a Slave ganaron el premio del público en el TIFF para luego obtener el Oscar a la Mejor película.

Mientras que cada año los actores y actrices de Hollywood llenan las fiestas y sitios de proyección, pocos de ellos asistirán al evento en esta ocasión debido a las restricciones en la frontera. Pero Bailey y su equipo encontraron su propia manera creativa y virtual de sumar a los talentos  mediante “In Conversations”, donde los invitados pueden ingresar y escuchar a figuras como Denzel WashingtonKate Winslet, Halle Berry, Viola DavisSaoirse Ronan entre otras, hablar sobre sus nuevas películas y sus carreras.

El festival también está convirtiendo su mercado, la venta de las películas financiadas de modo independiente, en una plataforma digital.  

“La pandemia golpeó muy fuerte al TIFF”, agregó Bailey. “Pero le respondimos volviendo a nuestra inspiración original: llevar lo mejor del cine al público más amplio que sea posible. Nuestros equipos tuvieron que repensar todo y debimos abrir nuestras mentes a nuevas ideas”.

Si la necesidad es la madre de toda invención, parece que el TIFF también ha reinventado eso.

Traducción: Gabriel Lerman