El león de Pedro Almodóvar ruge en Venecia

by Elisabeth Sereda, Rocio Ayuso August 31, 2019
Filmmaker Pedro Almodovar in Venice 2019

getty images/theo wargo

En 1983, el entonces director del Festival de Venecia Gianluigi Rondi tildó de “obscena” la ópera prima un joven realizador español. Hablaba de “Entre tinieblas”. Ahora, 36 años más tarde, ese mismo realizador recordó entre risas esta anécdota mientras recibía el León de Oro a toda una carrera durante la 76 edición del Festival Internacional de Cine de Venecia. Pedro Almodóvar, el cineasta en cuestión, definió el premio como “un acto de justicia poética” añadiendo que al entonces presidente del jurado, Sergio Leone, sí le gustó el filme. Al propio Almodóvar también le encantó regresar a Venecia cinco años más tarde con su película “Mujeres al borde del ataque de nervios”, filme que le convertiría en figura de culto. Sin embargo a pesar de su éxito -con dos premios Oscar, uno como guionista de “Hable con ella” y otro como productor de “Todo sobre mi madre”, películas con las que ganó también dos Globos de Oro- y una carrera que se expande a lo largo de 21 títulos que incluyen “Volver”, “Atame”, “Kika” o “Tacones lejanos” esta es la primera vez que el realizador manchego de 69 años recibe un galardón en uno de los principales festivales europeos.

Almodóvar se auto definió como “el producto de la democracia en España”, alcanzando la fama tras vivir la dictadura franquista. Como recordó el actual director del festival de Venecia, Alberto Barbera, “Almodóvar no solo es uno de los mejores directores y más influyentes desde Buñuel; es además un realizador que nos ha ofrecido uno de los retratos más controvertidos, multifacéticos y provocativos de la España postfranquista”.

Es interesante resaltar que también fue Barbera, criticado por la falta de mujeres realizadoras en la sección a competición del festival, el que alabó la labor de Almodóvar a la hora de reflejar a las mujeres en sus películas. “No debemos olvidar el excepcional talento de Almodóvar en los increíblemente originales retratos que ofrece de las mujeres en sus películas. Constan de una empatía excepcional que le permite representarlas con todo su poder, su riqueza emocional y sus inevitables puntos débiles y con una autenticidad de hondo calado y pocas veces vista”, indicó.

Almodóvar explicó durante la ceremonia el amor que siente por los colores brillantes que utiliza en sus películas, una rebelión a la falta de color en su niñez. “Crecí en La Mancha, en el centro de España, una región extremadamente conservadora, calvinista diría, muy poco colorida, muy árida. Todo lo contrario a lo que llevaba dentro. No recuerdo un solo rojo en mi niñez, solo en negro del luto”, rememoró.

Mientras besaba el galardón un Almodóvar visiblemente emocionado puso unas pinceladas de humor al cierre de su discurso cuando dijo que el “león” de Venecia pasará a ser su nueva mascota en un hogar que ya comparte con dos gatos. “Gracias desde lo más profundo de mi corazón por darme este premio”, concluyó.

Esa misma noche, el realizador celebró su galardón en la increíble Scuola Grande di Santa Maria della Misericordia junto con 500 de sus amigos más cercanos, entre ellos una representación de la HFPA. Además acudió el reparto de “Joker”, incluido Joaquin Phoenix (y su compañera Rooney Mara) y Zazie Baetz además de Monica Bellucci, Valeria Golino y Anthony Mackie, entre otros rostros conocidos. También estuvo Miuccia Prada, cuya compañía patrocinó el evento. En la lista de invitados faltaron dos de los nombres que más le deben a Almodóvar: Penélope Cruz y Antonio Banderas (ambos protagonistas de “Dolor y gloria”, su último filme). Ambos estaban rodando y asistirán al festival con posterioridad para promocionar sus propios proyectos.

Almodóvar, un profesional consumado, ofreció una de sus clases magistrales al día siguiente a la ceremonia.