Elena Irureta y Ane Gabarain reflexionan sobre "Patria"

by Gabriel Lerman November 14, 2020
Actresses Elena Airuretam Ane Gabarain

Carlos Alvarez/Getty Images

A lo largo de los 8 episodios de Patria han llevado adelante con precisión lo que Aitor Gabilondo describió como "un western de señoras". Elena Irureta ha tenido a su cargo a Bitorri, la mujer que queda destrozada tras el asesinato de su marido y sólo vive para saber quien lo mató y esperar una disculpa del posible asesino. Ane Gabarain fue quien le dio vida a Miren, la madre de un militante de ETA que ve en él a un héroe que se juega la vida por la libertad, y en cuyas ideas parecen no hacer mella los sentimientos de los demás. Tras la emisión del último capítulo, compartimos un diálogo con estas veteranas actrices vascas sobre su experiencia llevando a la pantalla el libro de Fernando Aramburu que generó una verdadera conmoción en España.

Finalmente hemos podido ver el último episodio de la serie Patria, ¿cuán aliviadas están con el final de la historia en la televisión?

Ane Gabarain: Tenemos ya demasiado recorrido y sabemos que todo se acaba, pero también es verdad que este ha sido un trabajo muy muy especial, en el cual nos hemos implicado mucho y es por eso que hay como un poco de pena. Somos conscientes de que hemos hecho el trabajo lo más honestamente posible durante los 8 episodios de esta serie y estamos muy contentas de verla.

Elena Irureta: Para mí también ha sido un lujo poder participar en una serie como Patria. Nos fuimos sintiendo aliviadas a medida que iban pasando las semanas porque cada vez que se estrenaba un capítulo muchísima gente, entre ellos varios compañeros, nos escribían por WhatsApp o nos llamaban por teléfono felicitándonos por los personajes y por la historia, así que estamos más que felices.

Y si hubiese un episodio más, ¿cómo imaginan que seguiría la historia de Bittori y Miren?

Ane: No sé, depende de dónde lo situemos en el tiempo, pero hay muchas opciones, la primera secuencia del capítulo 9 podría ser Bittori y Miren tomando chocolate con churros (Risas).

Elena: Podría ser, lo tienen un poco más difícil, pero a lo mejor, ¿quién sabe?

Ane, ¿tú crees que Miren hubiese ido al funeral de Bittori?

Ane: No lo sé, yo creo que sí porque no sé cuánto tiempo le puede quedar a Bittori...

Lo pregunto porque en la serie el “¿qué dirán?” juega un papel muy importante.

Ane: Por supuesto, tiene toda la lógica y el peso tu pregunta, pero realmente creo que no tengo respuesta.

León Tolstoi decía: “describe tu aldea y serás universal”. Patria relata una historia muy local pero muy universal ¿Es una buena descripción del País Vasco la que hace la serie?

Elena: Es una parte del País Vasco, no todo. Creo que es una visión de una parte de esa historia concreta, en un pueblo determinado del interior que es muy gris y claro, luego cuando Bittori va a vivir a San Sebastián hay otra luz, otro panorama, pero en principio la serie es eso, un paisaje espeso y lluvioso, aunque también Cádiz es así.

Ane: Seguramente se harán más relatos, se contarán otras historias y serán todas bienvenidas. Lo bueno es que tenemos la oportunidad de exponerlo, de contarlo, de expresarlo y cada uno lo muestra según lo ha vivido y lo ha sentido. Creo que estamos en el camino de empezar a hablar, a debatir y a tratar estas cosas que por supuesto son universales, porque al final estamos hablando de seres humanos. Todos estos personajes son personas que están sufriendo y mucho, cada uno de ellos tiene su cruz porque estamos hablando del dolor, de la falta de entendimiento, de la falta de empatía con el padecimiento del otro, de encuentros y desencuentros.

Elena: Es higiénico que se haga y que no se cierren heridas en falso, que se debata, que se hable y se cure.

A scene from the series "Patria", 2020

Una escena de Patria.

david herranz

 

Tanto Miren como Bittori tienen defectos y posiciones que a veces enfadan al espectador. ¿cómo ha sido para ustedes la relación con sus propios personajes?

Elena: Eso a mí me pasó desde un principio, cuando leí el libro pensé que eran dos mujeres tremendas, como secas, no me terminaban de convencer, pero cuando hablamos con Aitor (Gabilondo) de los personajes creo que su versión las humanizó y a pesar de que tienen su carácter y su forma bastante errada, yo traté de entender el punto de vista del personaje y qué le pasaba. Mi madre había muerto hacía poco tiempo así que quise usar ropa de ella y sus gafas, puse mucho de ella en Bittori, intenté zambullirme en él y estar plenamente a favor. Así que a pesar de que a veces dan ganas de abofetearla entendí por qué funcionaba así, por qué sufría tanto y por qué entra en esa especie de depresión tremenda.

Ane: Lo que teníamos claro con Aitor y con los directores es que queríamos que los personajes fueran humanos, de carne y hueso que no fueran estereotipos vacíos de cartón piedra, que pudiéramos comprenderlos un poco, lo que no quiere decir que una compartiera lo que hacen o lo que dicen, pero sí acercarnos al dolor y todos trabajamos en esa dirección desde el primer segundo y para que luego todo sea más fácil también.

Ane, a pesar que a Miren la vemos siempre tan certera y tan segura ¿tú crees que existen algunas dudas en ella?

Ane: Claro que sí, creo que además al final de la serie se ve como se ablanda un poco ese corazón muy endurecido desde hace muchos años, además en ese pequeño diálogo que tiene con San Ignacio, donde medio sonríe, muestra un poco de esperanza hasta en su propia vida.

¿Por qué les parece que era importante que este fuera un proyecto con actores locales, que el show runner también fuera vasco? ¿Piensan que eso le dio otro color, otro sabor?

Elena: Yo no sabía que íbamos a ser todos actores vascos, nos dijo Aitor que así lo quería porque teníamos la mitad hecha para trabajar los personajes ya que era parte de nuestra idiosincrasia y de nuestra forma de ser mucho más consistente.

Ane: Ya fuimos con el acento de casa… (Risas)

¿Qué creen que hubiera cambiado de la serie si la hubieran hecho en euskera?

Ane: Francamente creo que hubiera sido otra serie porque los personajes si bien son vascos, están concebidos en castellano. De hecho, probamos, pero había algo como que perdía un poco de alma, no sé qué pasaba y luego se tomó la decisión por cuestiones de mercado y también artísticas, que era más apropiado hacerlo íntegramente en castellano.

Elena: El libro estaba escrito en castellano y desde luego ha sido muy reconocido entonces había que hacer otra versión y era muy complicado así que se optó por respetar la historia y que fuera como está escrita.

Ambas tienen largas carreras como actrices y sin embargo esta ha sido como la gran oportunidad porque todo España estuvo mirándolas, pero a la vez han tenido que lidar con una gran presión porque llevaron a la pantalla un best-seller que conmovió al país. ¿Cómo vivieron toda esa tensión?

Ane: Yo lo pienso ahora, en el momento no era consciente. Es que si analizas todo lo que se te viene encima, te bloqueas y no podrías ni trabajar, pero creo que lo hemos llevado con toda la tranquilidad que hemos podido y también con mucha alegría y gratitud porque también somos muy conscientes de que hemos hecho un trabajo bonito, que tiene su importancia.

Elena: Ahora sí, cuando fuimos a grabar, en absoluto y cuando lo estábamos haciendo tampoco, estábamos tan cubiertas por la dirección, por la producción y por toda la gente que trabajaba, que estábamos tranquilas, teníamos la confianza de todos los departamentos que han sido fabulosos y sabías que los directores no iban a dar una toma por buena si no lo era.

La serie tiene el desafío de mostrar que sus personajes aparecen en diferentes momentos de la vida y es para el espectador un viaje en el tiempo. ¿Cuál fue el instante del rodaje que más les impactó en ese sentido?

Ane: Para mí sin ninguna duda fue cuando rodamos la manifestación en el centro de Donosti, donde quemamos autobuses que eran tal cual de la época, fue una recreación muy muy realista así que fue como una especie de regresión, una sensación muy impactante.

Elena: Sí, fue emocionante.

¿Cómo les ha cambiado la carrera? ¿Qué les ha surgido a ambas a partir de sus interpretaciones en la serie?

Elena: Llevamos mucho tiempo trabajando y con esto hemos tenido la inmensa suerte de expandirnos. Ahora ambas estamos haciendo funciones de teatro y además estoy rodando una comedia.

Ane: Seguimos con el oficio y somos trabajadoras todoterreno con rachas mejores o peores, con más o menos trabajo, pero siempre preparadas.