Emily Blunt, nominada a Mejor actriz de comedia o musical

by Rocio Ayuso December 30, 2018
Actress Emily Blunt, Golden Globe nominee

getty images

¿Hay algo que Emily Blunt no sepa hacer? Se hace muy difícil de pensar. Solo se podría añadir eso de ¿hay algo que Emily Blunt no sepa hacer bien?. Porque todo lo que toca esta actriz nacida en Londres hace 35 años lo borda. ¿Comedia a la sombra de Meryl Streep? Supo brillar con luz propia en The Devil Wears Prada. ¿Acción con Tom Cruise? Le dio para el pelo en Edge of Tomorrow. Solo este año supo guardar silencio en A Quiet Place y hablar por los codos, cantando y bailando en Mary Poppins Returns, película que además de convertirla en la niñera de una nueva generación le ha valido una nueva candidatura al Globo de Oro como Mejor actriz en una comedia o musical.

Todo un carrerón para alguien que además parece tenerlo todo fuera de la pantalla, casada con el también actor y ahora director John Krasinski en el codiciado castillo que tiene George Clooney en el Lago Como donde pasó la luna de miel y que en la actualidad cuenta con dos hijas, Violet y Hazel. Hasta es buena casamentera, tras presentarle a Stanley Tucci a su hermana Felicity, una agente literaria con la que contrajo matrimonio poco más tarde.

¿Qué otra cosa se podía esperar de la nueva Mary Poppins? Un personaje tan icónico como el salido de las historias de P.L.Travers y al que Julie Andrews dio carne y hueso hace 54 años no lo podía interpretar cualquiera. Y Blunt fue la perfecta elección como demuestra la sexta candidatura al Globo de Oro que Mary Poppins Returns ha traido a su filmografía. Lo más curioso es que el talento de Blunt creció de lo que muchos se tomarían como un escollo. De los 7 a los 14 años Blunt luchó con el tartamudeo. Afortunadamente un profesor sugirió la interpretación como forma de superar esta dificultad al hablar. El resto fue ser descubierta por un agente dejando atrás su tartamudeo por una carrera de quitar el habla. “Supongo que mi tartamudeo era mi lastre pero a todos los niños que pasen por algo así les diría que es bueno tener un impedimento porque así puedes superarte, así aprendes algo de ti y aprendes a superarlo”, afirma ahora la intérprete.

The Royal Family, junto a Judi Dench en el escenario, fue su debut artístico. Y de ahí fueron llegando otros papeles primero en televisión (Boudica, Death on the Nile o Empire) hasta llegar a Hollywood con The Devil Wears Prada (2006). Fue un gran descubrimiento haciéndole sombra a la mismísima Meryl Streep. También fue su primera candidatura cinematográfica al Globo de Oro, premio que logró ese mismo año con su trabajo en el telefilme Gideon's Daughter (2005). A este comienzo le siguieron sendas candidaturas por filmes como The Young Victoria (2009), Salmon Fishing in the Yemen (2011), Into the Woods (2014) y ahora Mary Poppins Returns.

Estos dos últimos le ofrecieron a la actriz y música precoz la oportunidad de demostrar su capacidad como cantante, una voz que embelesó al compositor Stephen Sondheim pero que su marido desconocía antes de verla en la pantalla. Pero como dice Blunt, para hacer un buen musical lo importante es la entrega. “A todos nos gusta la idea de sentirnos arrastrados a un gran espectáculo”, compartió la actriz en una entrevista. Y para que eso ocurra lo importante es que el actor consiga que las transiciones entre la interpretación y el canto no se noten. No solo para el público sino para el propio actor.

Eso es lo que Blunt parece haber logrado para esta niñera que popularizó la película de Walt Disney y que ha cobrado una nueva vida gracias a Blunt. No es que con ello se piense dormir en los laureles. Sin esperar al resultado de la premiación, Blunt ha saltado ya a su siguiente proyecto, una nueva aventura que bajo el título de The Jungle Cruise pone a la actriz a las órdenes del español Jaume Collet Serra y en los brazos de Dwayne Johnson.