Emma Stone, nominada a Mejor actriz de comedia o musical

by Paz Mata December 22, 2017
Actress Emma Stone

hfpa

Su meteórica ascensión al estrellato no se le ha subido a la cabeza, a pesar de su exhaustiva agenda profesional, Emma Stone sigue teniendo los pies en la tierra, aunque últimamente viva más en el aire. “Llevo un año de locura,” dice la actriz en su encuentro con la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood, en la promoción de su nuevo film, Battle of the Sexes.  Durante este año, Stone ha recibido un Globo de Oro y un Oscar a la Mejor actriz por su trabajo en La La Land, un musical lleno de color y melancolía que transcurre en la ciudad a la que Emma se trasladó a los 15 años en busca de ver realizado su sueño, convertirse en actriz. 

Precisamente en la ciudad donde los sueños, a veces, se cumplen y los finales no son siempre felices, Emma Stone encontró el éxito que buscaba, el mismo con el que llevaba soñando desde que a los once años se subió por primera vez a un escenario en su Arizona natal. Ya entonces, la pelirroja de ojos verdes - aunque es rubia por naturaleza - demostraba un talento especial para la comedia, que más tarde pondría en práctica en filmes con títulos tan sugerentes como The Rocker (2008) The House Bunny (2008) Zombieland (2009) o Superbad (2009). A estas siguieron, The Help (2011) y su doble incursión en la franquicia de Spiderman (2012-2014).

Más allá de su belleza y sensual voz, Stone tiene una personalidad que desarma y una inteligencia que atrapa. Ya empieza a estar acostumbrada a ser el centro de atención allí donde quiera que va, pero últimamente ha cedido el primer plano a una mujer que, en Estados Unidos, es símbolo de la lucha por la igualdad de las mujeres en el mundo del deporte. Se llama Billy Jean King, una celebre tenista norteamericana que en 1973, no solo se impuso a la gran figura del tenis masculino, Bobby Riggs, sino que consiguió que las tenistas que competían en el Open de Estados Unidos recibieran la misma cantidad de dinero que sus compañeros. “Aunque el film se centra en el mundo del deporte, del tenis en particular, Billy Jean es además un icono en la lucha por los derechos del colectivo LGBTQ. La historia sigue siendo muy relevante hoy en día, porque todos esos problemas siguen existiendo,” explica Emma llena de orgullo por haberle dado vida en Battle of the Sexes. Una batalla que las actrices de cine, Stone incluida, llevan librando desde hace años con escasos resultados. “El chauvinismo y la disparidad de salario de esa era sigue estando presente en nuestros días y por eso el film no podía ser más oportuno,” comenta la actriz, que, según la revista Forbes, es la mejor pagada en estos momentos, aunque por encima de ella hay catorce actores. Además de la batalla por la igualdad de los sexos Stone utiliza la plataforma de la fama para lanzar un mensaje político y social, entre otras cosas para denunciar el abuso de las armas en Estados Unidos. “Interpretar a Billy Jean en un momento de su vida en el que se estaba enfrentando a tantos obstáculos y a tantas inseguridades, y aún así sacaba fuerzas de donde fuera para defender causas muy importantes me ha servido de inspiración,” confiesa en el encuentro con la HFPA.

Por ahora, la actriz se enfrenta a la posibilidad de subir al pódium a recoger su segundo Globo de Oro consecutivo.  Mientras llega ese momento y pase lo que pase durante esta temporada de premios, su carrera sigue en ascenso. En 2018 la veremos  en The Favourite, un biopic centrado en la corte de la Reina Ana, que reinara entre 1702 y 1714, en Escocia, Irlanda e Inglaterra. A la que seguirá Cruella, la tan esperada versión de 101 Dalmatians, esta vez con personajes de carne y hueso en la que Stone interpreta a la malvada Cruella de Vil, culminando el año con su incursión en el mundo de la televisión protagonizando la serie de Netflix, Maniac.