Estado de la industria cinematográfica mundial frente a la pandemia

by Mario Amaya May 11, 2020
A movie theater in Hong Kong, 2020

roy liu/bloomberg/getty images

A medida que pasa el tiempo, el mundo sigue buscando la forma de levantarse frente a los meses de cierre en su economía y vida social, entre ellas la importante industria del entretenimiento y del cine para ser más concreto en este caso. Aunque en varios territorios del planeta la lucha contra la pandemia del coronavirus parece ir logrando algunos pasos para ir volviendo a una nueva normalidad, en otros países aún no hay una respuesta a corto plazo para establecer cuáles serán los nuevos pasos que van a seguir para reanudar la producción de series de televisión y películas, y de reabrir las salas de cine.

En América del Norte, por ejemplo, para la mayoría de las casi seis mil salas de cine de Estados Unidos, la vida está lejos de ser normal. Todos, a excepción de una gran minoría (los llamados autocines) han estado cerrados desde marzo. Y aunque algunos estados han comenzado a levantar las órdenes de cuarentena obligatoria, pasarán meses antes de que las salas levanten el telón. Una cuarta parte de los estadounidenses dicen que no volverán al cine hasta por lo menos en el otoño, por lo que los estudios han decidido guardar sus películas para estrenarlas tentativamente en esas fechas. De hecho, no se planean lanzamientos para el fin de semana del 4 de julio, normalmente una fecha muy codiciada en la industria. El próximo estreno de gran presupuesto, la película de Christopher Nolan llamada Tenet, un filme de acción de Warner Bros, se lanzará tentativamente para el 17 de julio.

Los estudios que tenían presupuestado estrenos en el mes de mayo y junio igual se han dado cuenta que aún si el virus estuviera bajo control, algo que no es el caso desafortunadamente hasta el momento, la audiencia estaría muy reacia a ir en forma masiva a ver cine como solía hacerlo antes de la pandemia.  A medida que varios estados de Estados Unidos relajan las restricciones de la pandemia y las cadenas locales vuelven a abrir o se preparan para hacerlo, una nueva encuesta ha revelado que solo el 7% de los estadounidenses dicen que están listos para regresar a los cines.

La encuesta realizada por la empresa de investigación de mercado de entretenimiento multiplataforma Screen Engine encontró que la mayoría de las personas no tienen prisa por regresar a eventos que involucran grandes reuniones públicas, con un 54% admitiendo que no saben cuándo será seguro estar en una multitud, y 36% afirmando que planean evitar grandes reuniones.

El apetito por el cine permanece, aunque los hábitos de consumo continúan cambiando. Alrededor del 43% del total de los encuestados dijo que su visualización en el hogar, ya sea en vivo, grabada, en streaming, aumentó, al igual que el 52% de los espectadores. La última categoría se describe como personas que habían visto seis o más películas en el año anterior.

El 51% de los encuestados y el 57% de los cinéfilos, tal como se definieron anteriormente, querrían asegurarse de que los operadores de teatro tomaran todas las precauciones necesarias antes de regresar, mientras que el 28% y el 38%, respectivamente, dijeron que querrían ver una programación que refleje sus preferencias personales.

Una cuarta parte de los estadounidenses piensa que sus vidas se han transformado de manera negativa, mientras que otra cuarta parte cree que los cambios son necesarios, y la mitad piensa que sus vidas no cambiarán.

El informe concluyó que, dado que el público sigue desconfiando de volver a las experiencias masivas, las cadenas de cines deben organizar una campaña de mensajería efectiva para restaurar la confianza, especialmente en un momento en que Internet ha cambiado radicalmente el comportamiento de los consumidores.

Al otro lado del mundo, en China, las autoridades de ese país asiático permitirán que se abran gradualmente más lugares de entretenimiento, incluidos cines, ahora que la pandemia de coronavirus ha sido supuestamente controlada en gran medida en el país, según la Administración de Cine de China (CFA). Esto se produce después de que las salas de cine se cerraran en todo el país en enero, en última instancia, causando una pérdida de 2.5 mil millones de dólares ​​en la taquilla en el primer trimestre.

No se dio un plazo para la reapertura. El Consejo de Estado publicó una declaración en su sitio web oficial diciendo que los lugares, incluidos los cines, deberán cumplir con “medidas de prevención estrictas”, incluida la desinfección, la ventilación mejorada, la limitación del número de visitantes y el uso de máscaras faciales. Las entradas para el cine también deberán reservarse, una práctica a la que el mercado está acostumbrado.

Los informes dicen que algunos expositores están esperando una notificación formal y orientación específica de las autoridades chinas antes de volver a sus negocios.

En Alemania, la región de Renania del Norte-Westfalia (NRW), que alberga ciudades tan importantes como Dusseldorf y Colonia, estableció pautas a principios de esta semana. El estado más poblado del país ha dicho que los cines ahora podrán abrir desde el 30 de mayo, pero el gobierno señaló que el progreso está sujeto al desarrollo del proceso de infección. La fecha objetivo de apertura el 30 de mayo para los cines también va para teatros, óperas y salas de conciertos.

Las medidas de seguridad incluirán una distancia mínima de 1,5 metros entre los usuarios, mientras que las entradas y salidas deben planificarse cuidadosamente. El personal de seguridad estará presente para evitar el hacinamiento en los vestíbulos y las áreas de descanso.

NRW, que tiene una población de aproximadamente 18 millones de habitantes, es el primer estado alemán en delinear sus planes para traer de vuelta los cines. El levantamiento de las restricciones individuales ahora depende de los gobiernos locales en cada uno de los 16 estados del país. La taquilla de Alemania se redujo en un 19% en el primer trimestre, y esa cifra aumentó a -42% en lo que va del año hasta el 3 de mayo. Sin embargo, el manejo en los cines ha prosperado en el mercado.

Entre los mercados europeos, Alemania sigue a España en el establecimiento de una fecha objetivo para abrir algunos cines, aunque el objetivo del 25 de mayo de España todavía es tentativo. Algunos de los mercados más pequeños están comenzando a poner en funcionamiento las salas de cine a partir de esta semana, sin embargo, los grandes mercados en general están mirando hacia finales de junio y mediados de julio, cuando existe la esperanza de que las películas de Hollywood regresen.

En los Países Bajos, los cines holandeses podrán volver a abrir el 1 de junio, con el detalle de que solamente podrán hacerlo 30 asistentes por lugar, con distanciamiento social de 1,5 metros entre cada espectador. Según la fecha límite, la Asociación Holandesa de Operadores de Cine emitió un comunicado diciendo que estaban contentos de poder volver a abrir, pero decepcionados por las restricciones.

Mientras tanto en Irán las salas de cine drive-in o autocines han sido prohibidas en Irán desde la Revolución Islámica de 1979 por “permitir demasiada privacidad a las parejas jóvenes solteras”. Pero ahora, según se ha reportado en varios medios alrededor del mundo, los autocines han regresado. Bueno, al menos un autocine. Por el momento, un estacionamiento de Teherán se convirtió en un autocine, proyectando Exodus, una película “producida por una empresa afiliada a la Guardia Revolucionaria de línea dura de Irán”.  La noticia de esta medida y de que el gobierno iraní haya permitido abrir un autocine es una señal mayor del deseo del pueblo iraní de poder volver a ver cine y regresar a una normalidad tras ser uno de los países más afectados por el coronavirus. Y de no verse un control ante el virus, posiblemente los autocines puedan ser una alternativa importante no solo en Irán, sino en muchos más países del mundo.

Finalmente, al igual que en los Estados Unidos, los cines australianos tienen esperanzas de ser abiertos para julio, cuando se supone que se estrenará Tenet de Christopher Nolan, y esa es la gran película que muchos en la industria esperan usar como una señal de que los cines vayan a ir abriéndose nuevamente.