Eugenio Derbez ya tiene su estrella en Hollywood

by Gabriel Lerman March 10, 2016

getty images

Ya han pasado dos años y medio desde que la película que escribió, produjo, protagonizó y dirigió en México, Instructions Not Included, llegó a los cines de Estados Unidos para convertirse en la más taquillera de la exhibición de cine en español en ese país, recaudando 44 millones de dólares. Decidido a no perder su gran oportunidad, quien es hoy el comediante más popular al sur de la frontera optó por hacer las valijas y mudarse a Los Ángeles. Con 3 películas terminadas en el cine norteamericano y numerosos contratos firmados para seguir produciendo sus propios guiones en Hollywood, Eugenio Derbez puede decir que va por muy buen camino. Sin dudas es un buen indicador que pocos días antes de que llegue a las salas el film en el que comparte cartel con Jennifer Garner, Miracles From Heaven, haya recibido su estrella en el Paseo de la Fama en el boulevard Hollywood. Horas antes de lo que sin dudas es un hito en su carrera, Eugenio compartió en exclusiva estas reflexiones con nosotros.  

- Cuando estabas en México, en el apogeo de tu fama, ¿alguna vez soñaste con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood?

- No. Te soy honesto, es algo que nunca me imaginé. No pensé que me fuera a tocar, a pesar de que llegué a caminar por el Hollywood Boulevard varias veces y siempre dije ¡lo que se sentirá tener una estrella aquí! Pero no es algo que yo sentí que pudiera llegar a ser algún día una realidad, era una de esas metas que son imposibles de lograr, que necesitaría haber nacido aquí para que eso me sucediera, en fin no era algo que yo sentía viable y es un regalo que me dio la vida.

- Todavía no la tienes pero la vas a tener dentro de unos días. ¿Qué es lo que se siente sabiendo que va a ser tuya?

- Es muy difícil de describir. Ahorita vengo justo del proceso de la colocación porque se me hizo muy interesante, yo quería saber cómo es que lo hacen, entonces estuve toda la mañana ahí viendo como rompen el piso y como la empiezan a hacer en el lugar, la construyen ahí. Uno piensa que la construyen en un taller y que llega ahí y ahí nada más la ponen y se acabó pero no, ahí la hacen. Es un proceso muy interesante y hasta que no la vi, no lo creí. Se siente… ¡Pues, es que no se que decir! Siento como una incredulidad tremenda de decir ¡Híjole! ¡¿De verdad irá a suceder o no irá a suceder?! Hasta que estás ahí y la ves en el piso como que es un sueño tan grande que si cuesta mucho trabajo creerlo.

- Mientras estabas ahí mirando como la ponían, ¿pasó alguien que te reconoció?

- ¡Si, muchos! Afortunadamente estaba lleno de latinos que pasaron por ahí… Incluso había un tour de gente oriental, que no sabían ni quién era yo pero se tomaron la foto también.

- Dicen que es mejor ser cabeza de ratón que cola de león y sin discriminar a México, tú ya lo habías conquistado todo en tu país. ¿Por qué decidiste venirte aquí?

- Decidí venir por un crecimiento personal porque llegó un momento en el que sentía yo que estaba yo ya en mi zona de confort, que no estaba yo creciendo como profesional y yo soy una persona muy inquieta. Necesito estar moviéndome continuamente, estarme poniendo retos, me divierte mucho mi trabajo pero de repente sentí que terminaba yo un programa y empezaba otro y otro, terminaba un sketch y empezaba otro pero ya no estaba pasando nada más. En ese momento fue que decidí salirme de mi zona de confort y empezar a tomar riesgos. Me gusta sentir que todos los días estoy luchando por crecer, por ser un mejor artista, un mejor ser humano. Ahorita estoy tomando otra vez clases de actuación, de inglés, de reducción de acento y todas esas cosas en el fondo son trabajo, pero trabajo que me divierte. En México estaría en mi zona de confort y no estaría creciendo.

- ¿Cuántas veces te fueron a buscar a México para que vinieras? Porque tú tienes una relación con Hollywood que ya viene de años...

- Fueron varias … Me acuerdo cuando Adam Sandler me mandó a llamar porque fui recomendado por sus niñeras. Ellas eran latinas y cuando él iba a hacer Jack & Jill, cuando fui a su oficina a hacer el casting me dijo: "¿Sabes cómo llegaste tu acá?", le dije "no" y me dijo "Tu sabes, mis niñeras son mexicanas y yo les pregunté que quién era el actor más conocido en México, el comediante más querido y te mencionaron a ti". Hubo otras como cuando Patricia Riggen me llamó para Under the Same Moon y para Girl in Progress pero siempre era ir y venir, ir y venir. Cuando hice la serie de televisión con Robert Schneider también fue ir y venir, y finalmente lo que me acabó abriendo las puertas reales de la industria curiosamente no fue una película americana sino fue una mexicana, la cual fue desarrollada en mi oficina, en español, en mi idioma y justo esa, irónicamente, fue la que me abrió las puertas del mercado americano.

- Tú empezaste como actor dramático. ¿Sentías que quizás en México estabas demasiado encasillado en comediante y que te hubiera resultado más difícil explorar papeles como el que acabas de hacer en Miracles from Heaven?

- Definitivamente. De hecho mi película fue escrita porque nadie me daba la oportunidad. Yo intenté conseguir un papel en cine durante años pero yo era como el comediante de la televisión por lo que tenía yo prácticamente cerrada la entrada al cine, y mucho menos ni pensar en hacer un papel dramático. La verdad que se fueron abriendo las puertas muy poco a poco, en parte por Patricia Riggen, que fue la primera que confió en mí como actor dramático y luego pues mi película, que con la taquilla que hizo ya con eso bastó para darme el último empujón.

- Ó sea que si te hubieses sentado a esperar, estarías todavía en México trabajando en la televisión...  

- ¡Exactamente! Y es algo que yo aprendí. Nadie te va a regalar nada ni te van a llegar las llamadas ofreciéndote el papel que tú esperabas. Por eso yo estoy acostumbrado a crear mi propio material porque sé que si yo no me produzco mis propias películas, nadie me las va a producir y eso es lo que he hecho siempre desde el día 1 y porque, tal como lo dices, si yo estuviera esperando seguiría ahorita en México haciendo televisión.

 

Más Eugenio Derbez, AQUÍ.