Félix Solís: "Omar Navarro es un empresario"

by Gabriel Lerman May 15, 2020
Actor Felix Solis

Araya Diaz/Getty Images for GBK Productions

Aunque se lo ve a partir de la tercera temporada, la sombra de Omar Navarro, el cruel jefe del cartel Navarro con el que se asocia el personaje de Jason Bateman en Ozark, ha estado presente en la historia desde el primer episodio. Y a juzgar por el impactante final de esta nueva entrega, todo parece indicar que Navarro tendrá aún una mayor presencia en las temporadas que vendrán. Muchos no conocían a Félix Solís, el actor de orígen puertorriqueño que lo interpreta, pero otros lo habían visto en una larga trayectoria que incluye series como The Following, Ten Days in the Valley, The Family y The Good Wife y filmes como The Forgotten, Tallulah o Man on a Ledge.

Durante mucho tiempo a los actores latinos no les quedaba otra opción que interpretar a narcos, y sin embargo, era el tipo de papel que había que evitar. ¿Dudaste un poco antes de aceptar la propuesta de interpretar a Oscar Navarro en Ozark?

Para serte franco, no me ofrecieron el papel, simplemente envié un video para una audición. Y cuando me contaron de que se trataba me di cuenta que era el tipo de papel que había estado tratando de evitar. Pero los que me interesaban no estaban disponibles y además me di cuenta que había pasado mucho tiempo desde que había hecho un papel como este. Yo no había visto Ozark, pero sabía que era una producción de Netflix, en donde se trabaja con mucha libertad creativa. En una gran cadena televisiva suelen ceñirse mas a los estereotipos. Por eso pensé que tal vez podía resultar algo interesante, y por otro lado, los mendigos no pueden elegir, pero aún así en mi audición les mostré cómo lo haría yo en lugar de como se suele hacer.

¿Cuál es la clave para interpretar al líder de un cartel mexicano del narcotráfico?

Lo primero que tienes que hacer es olvidarte que estás interpretando al líder de un cartel mexicano del narcotráfico. Y tener una mirada más humanística. Es decir, transformar el estereotipo en un ser humano. Yo intepreté a un hombre que está al frente de un negocio, que necesita mantenerlo a flote, tomando las mejores decisiones para que sea lucrativo, y a la vez proteger a su familia, hacerse cargo de sus hijos, asegurarse que las cosas estén bien para ellos. Este podría ser cualquier hombre con cualquier negocio en el mundo. No hace falta que sea en México. Traté de eliminar cualquier preconcepto porque frente a la cámara, si estás pensando algo se ve. De lo otro que me aseguré es de que este hombre se viera como mexicano. Yo nací en Nueva York de padres puertorriqueños pero tengo amigos mexicanos y para mi era importante que ellos creyeran que yo también lo era haciendo este papel. Ellos me dijeron que no veían en mi a un capo de la droga sino a un hombre que estaba ocupándose de su negocio. Es cierto, es un hombre bastante rígido que tiene sus opiniones, y usa ciertos métodos para hacer las cosas, pero en definitiva Omar Navarro es un empresario.

Pero a la vez, se nota que tiene sus dudas y es capaz de prestarle atención a lo que le propone Wendy. ¿Por qué crees que la escucha?

Porque cualquiera que sea lo suficientemente educado puede darse cuenta de que alguien puede tener un valor para su negocio, porque aporta información, energía e ideas que van a ser fructíferas. Como empresario serías un tonto si no lo hicieras. Además creo que el ve algo en ella que es muy interesante, y que no está tanto en el texto como para mi como actor, y agrego a eso la cualidad que tiene Laura Linney, porque es increiblemente apasionada con todo lo que hace. Eso se ve en su papel en la serie y a mi me resultó muy fácil conectarme con eso cuando me encontré con ella por primera vez.

Tu personaje tiene muchas conversaciones telefónicas con Wendy en la serie. Mientras las filmabas, ¿Laura Linney estaba del otro lado o era alguien que leía sus parlamentos?

Siguiendo con lo que te estaba diciendo, ella es una actriz tan comprometida que insistió en estar en la linea en cada escena. Por lo que yo también insistí en que yo tenía que estar en el teléfono, aún en momentos en que ya no estaba en Georgia y me había vuelto a mi casa a Los Ángeles, lo cual implicaba diferencias horarias que hacían que tuviera que hablar con ella a las 5 de la mañana. También hubo un par de escenas en las que yo estaba en un auto a unos metros de donde estaba ella, aunque supuestamente estaba en mi hacienda en México.

¿Cómo fue filmar las escenas en las que has secuestrado a Martin, cuando en la vida real Jason Bateman es tu jefe en la serie?

Es una pregunta interesante, porque Jason es definitivamente un líder, por lo que es importante confiar en el jefe del barco. Para mi es importante poder tomar decisiones sabiendo que el jefe está de acuerdo. Jason siempre le pregunta a los otros actores lo que piensan. Es muy poco habitual en la carrera del actor que lo consulten. Pero él lo hace, probablemente porque es un actor establecido. Pero como productor y director siempre me preguntaba: ¿qué piensas de esto, Félix? Yo vengo de un pasado teatral, y en el escenario, tu no puedes ser violento con alguien con quien no has establecido cierto nivel de confianza. No le puedo pegar a alguien a menos que esté seguro que no lo voy a lastimar. Y con Jason establecimos ese nivel de confianza en nuestro primer encuentro, por lo que cuando llegamos al rodaje de esas escenas, el sabía que yo podía ser tan violento como lo necesitara. Además Jason fue mi jefe desde el primer día, porque el fue quien me contrató, y con el que hablé sobre el personajes y sus escenas. Y luego fue mi director, no mi jefe, pero cuando hicimos esas escenas fue mi socio. El podía cambiar de sombreros todo el tiempo. Cuando actuábamos, él era simplemente el otro actor en la escena, lo cual es muy difícil cuando también se es el director y el productor.

A scene from season 3 of the sries "Ozark", 2020

Como Omar Navarro en una escena de Ozark.

courtesy of Netflix

 

¿Cuando te sumaste te contaron cuál era la historia de Omar Navarro?

No. Lo interesante es que tenía dos temporadas del show para ver, y con ellas aprender, estudiar y conocer una parte de la historia. Marlon Brando dijo alguna vez que la mejor manera de conocer a tu personaje era escuchar como los demás hablaban de él en la obra. Cuando me enteré que me habían dado el papel, vi todos los episodios que me faltaban y de esa forma pude entender la parte de la historia que necesitaba, que es que este hombre es muy misterioso. Que no dice ni da mucho, y que es muy preciso con sus ideas y sus necesidades. Me di cuenta que este hombre sigue ese dicho de que el mejor truco que ha hecho el diablo es hacerle creer a todo el mundo que no existe. Cuando comencé me preguntaron si había algo que me gustaría saber sobre él y les respondí que no, que lo había aprendido todo mirando las dos temporadas.

¿Cuando te toca trabajar con gente como Jason, Laura o Kevin Bacon, sientes que estás compitiendo en el mundial de la actuación? ¿o crees que hay muchos campeones mundiales que todavía no han sido reconocidos en esta profesión?

Me gustaría pensar que todos somos iguales. El nivel de reconocimiento en la actuación suele ser bastante arbitrario, y tan impredecible como el viento. En ese sentido, cuando estoy trabajando con alguien como Kevin Bacon, Jason o Laura Linney, todos estamos en el mismo nivel. En el caso de Kevin, es uno de los seres humanos mas trabajadores que conozco. No podría estar mas alejado de lo que podrías pensar de una persona famosa. Ese no siempre es el caso. Hay actores que han llegado a cierto nivel de fama que cambian su perspectiva y su mirada del mundo. Pero yo he tenido la suerte de trabajar con famosos que nunca se ponen en otro nivel.

¿Cuándo comenzó tu sueño de ser actor?

No lo se, creo que nunca lo tuve. De niño no lo pensaba. Llegué  a la actuación de la misma manera en que mi padre lo hizo con la plomería, la electricidad y la carpintería, como un oficio. El era bueno en eso, aprendió y practicó hasta que se volvió su oficio. Sigue ganándose la vida con eso. Yo un día decidí probar y la gente reaccionó bien, empecé a ganar un poco de dinero y por eso seguí. Pero si tengo respeto y amor por la actuación. Además yo crecí en el Greenwich Village en Nueva York, en donde estaba rodeado por el arte.

En tu carrera, el hecho de llamarte Félix Solís, ¿ha jugado a tu favor o en contra?

Tengo 48 años y hubo un período en esta industria en el que si tenías un nombre que sonara remotamente étnico, era algo que te jugaba en contra. Ahora ocurre exactamente lo contrario. A veces lo único que necesitas es un nombre étnico, aunque no hables español ni luzcas latino. Si te apellidas Pérez, Fernández o Martinez, es suficiente. Creo que todo ha cambiado tanto porque hablamos con nuestros números y tenemos menos miedo a decir nuestros nombres tal como suenan en español. Creo que las cosas han cambiado porque tenemos gente como Mando Alvarado que es guionista o Tanya Seracho que es mexicoamericana y tiene su propia serie. Cuanta más gente tengamos en esas posiciones de poder, mejor vamos a estar.

¿De que parte de Puerto Rico son tus padres y cómo llegaron a Nueva York?

Los dos son de la región de Cabo Rojo, junto al mar. Mi madre falleció pero mi padre está vivo. Recuerdo haber tenido una conversación con mi madre sobre sus razones para irse de Puerto Rico. Fue por razones políticas. Ella creía que Puerto Rico debe de ser independiente. Estaba muy involucrada con ese movimiento. Cuando Pedro Albizu Campos, el líder independentista fue a su pueblo, ella se pasó muchas horas cosiendo una bandera puertorriqueña para dársela como muestra de solidaridad. Él llegó al pueblo en una caravana e intentó dársela. Supongo que se habrá acercado demasiado rápido y los guardas que lo protegían se asustaron y le apuntaron con sus pistolas. En ese momento sintió que esa gente no era muy diferente a los que combatía. Se desilusionó y poco después decidió irse de Puerto Rico y viajar a Nueva York. Allí consiguió un trabajo cosiendo vestidos para muñecas Barbie y se reencontró con mi padre, al que conocía de Puerto Rico.

¿Cuál es tu relación con la isla hoy?

Recuerdo la primera vez que visité Puerto Rico. Mi madre me dijo que fuera con una mirada abierta, como si fuese un turista. Yo le dije que si, pero que yo era puertorriqueño. Mi madre me recordó que yo nací en Nueva York y me insistió con la mirada de turista. Me dijo que ella sabía que yo quería ir a ver la escuela a la que ella había ido, y la casa en la que había crecido. Me explicó que todo eso había desaparecido, y que ya nada era lo mismo. Me dijo que no fuera a buscar las raíces de mi familia. Yo finalmente acepté. Y cuando fui, debía tener 20 o 21 años, me encontré con que yo era de allí y a la vez no lo era, por lo que no me podía llamar puertorriqueño. Obviamente todo depende de con quien hables. Están quienes creen que si tus padres nacieron allí, tu eres puertorriqueño. Y también están los que creen firmemente que si naciste en Nueva York, eres neoyorquino. Recientemente fui a filmar algunos episodios de SEAL Team para CBS y descubrí que sigue pasando lo mismo. Tuve conversaciones con mujeres adorables que decían que yo no era puertorriqueño y luego con un hombre de 60 años que con el mismo énfasis aseguraba exactamente lo contrario.