Fernando Colomo: “Lo local es lo más internacional”

by Rocio Ayuso June 7, 2019
Actor Fernando Colomo

nurphoto/getty images

El nombre de Pedro Almodóvar siempre estará unido al cine español más vanguardista. Sin embargo hubo otros títulos asociados a la llamada “movida madrileña”, esos que como “Opera prima” lanzaron en 1980 una nueva generación de cineastas españoles a las pantallas internacionales. Hablamos de su director, Fernando Trueba, y especialmente de su entonces productor y también realizador además de amigo, Fernando Colomo. Tuvimos la oportunidad de hablar con este último, el también guionista y arquitecto, además de artista político y concienciado, quien a sus 73 años no solo estrena su nueva comedia, “Antes de la quema”, sino que es capaz de inventar un nuevo género, el narco-chirigota.  

¿Puede explicarnos el origen de las narco-chirigotas? ¿La versión española de los narco-corridos?

Fue algo que dijo el guionista, Javier Jáuregui, y nos gustó como frase publicitaria para “Antes de la quema” porque así desde el arranque suena un poco a comedia. Perfecto para esta película que tiene visos de realidad, inspirada en hechos reales que le pasaron a un amigo Jauregui, pero que también tiene mucho de comedia. Su amigo es un chirigotero importante, un género de música burlesca muy popular en Cádiz. Y su mayor fan resultó ser un narcotraficante. No podemos decir nombres pero esa anécdota dio la idea a Jáuregui para hacer el guión. La productora Beatriz de la Gándara pensó que me interesaría porque mezclaba el mundo de la chirigota y el carnaval con los narcos. Me gustó mucho el concepto y los personajes, especialmente el mundo de la familia porque el cine negro siempre ha tenido un base real social. Cádiz es la provincia con más paro de España, un 30 por ciento de desempleo, y un nivel de narcotráfico brutal. Hay mucha gente que vive de este negocio.

¿Fue difícil encontrar el balance entre la realidad, la comedia y la acción?

Lo que más trabajamos fue la acción, porque es un “thriller”, una película en la que se planea un robo. El humor venía dado por los carnavales y porque la gente de Cádiz es la más graciosa del mundo. Y yo soy propenso al humor. El humor no perjudica a la acción. Y la realidad social le da más credibilidad a la cinta. También me atraía mucho el mundo del carnaval y tuvimos la suerte de que trabajaron con nosotros grandes carnavaleros.

Es interesante su vuelta a lo local cuando en su filmografía existen múltiples intentos de internacionalizar el cine español antes incluso de que la palabra globalización se pusiera de moda.

Lo local es lo más internacional. Menos quizá con “El caballero del dragón”, nunca intenté hacer cine de Hollywood. Me interesa más hablar de las realidades que yo conozco. Pero también tengo un lado aventurero que me lleva a otros lugares. Por eso hice “La línea del cielo” en Nueva York y en México “Miss Caribe”, en Londres “El efecto mariposa” o en París “Los años bárbaros” y “La banda Picasso”. Me gusta salir a otros lados pero con historias muy españolas en el extranjero. Siempre dando una visión personal.

Son 42 años dedicados al largometraje de forma profesional. ¿Cómo ha cambiado la industria en España en este tiempo?

Lo que más notas respecto a los comienzos en los 70 los 80 es que entonces las películas eran más pequeñitas. Y teníamos un público real que iba a las salas, un mínimo garantizado. Ahora es más difícil porque las películas son más caras, hay más gente implicada. Estrenas y nadie se entera. Con la excusa de la piratería y las otras plataformas, el sistema de distribución impuesto por las multinacionales es de toma el dinero y corre.

Muy diferente al frescor independiente de los años de la movida madrileña.

Eran otros tiempos. Te arriesgabas pero si hacías una película que gustaba, encontraba su público. “Opera Prima” costó muy poco, la estrenamos con muy poca publicidad en un solo cine de Madrid pero el boca a boca comenzó a funcionar y duró todo un año en Madrid. Poco a poco hizo mucho dinero. Un director desconocido y actores desconocidos y fue la película española más taquillera del año. Ahora es mucho más complicado levantar una película.

¿Por eso este año decidió pasarse a la política presentándose al Senado en la provincia de Madrid?

Eso fue para dar publicidad la coalición formada por Recortes Cero-Grupo Verde que quería apoyar pero no tengo ninguna voluntad política. Sí que creo que todos los ciudadanos debemos estar implicados, animar a que la gente vote, pero hay gente que pienso que puede hacerlo mejor que yo.

¿No se cansa de rodar? Ya ha cumplido los 73 años.

Hay varios motores que me mueven. Por un lado la cosa económica porque hacer cine es muy bonito pero te vas arruinando. Por otro lado me encanta. Los momentos más felices de mi día son cuando estás rodando una película, cuando la estás preparando, que ya tienes los actores y cuando estás ensayando. Cuando estás montando. Todo menos el momento del estreno. Ahí es cuando pienso para qué me he metido en esto.