Gabriel Luna: “Terminator es una historia que creció con nosotros”

by Rocio Ayuso August 28, 2019
Actor Gabriel Luna

getty images

A Gabriel Luna todavía se le pone la carne de gallina recordando la emoción de conocer a sus héroes de la infancia. Arnold Schwarzenegger, Linda Hamilton, “Terminator”. Ahora el actor estadounidense de abuelos mexicanos forma parte de ese triunvirato como Rev-9, un avanzado Terminator enviado en el tiempo para acabar lo que otros no pudieron. Ese es su papel en “Terminator: Dark Fate”. Y no puede estar más orgulloso. De ser el hispano que continúa la saga, de trabajar con sus héroes y de ese cuerpo conseguido gracias a la cinta. De eso y más nos habla en esta entrevista.

¿Cuál es su primer recuerdo de “Terminator”?

Para mi el primero fue “Terminator 2”. Lo vi en el cine, con mi madre y mi hermano. Mi madre se quedó viuda muy joven y era muy divertida, enseñándonos un montón de cosas interesantes. Nuestra primera cinta de vídeo fue “Breakin’”, “The Last Dragon” y “Star Wars: Return of the Jedi”. Todo en una. La única que tuvimos hasta que se rompió.  Y cuando nos llevaba al cine era genial porque fue esa época dorada para ser chaval, llena de imaginación, con películas como “Terminator”, “Jurassic Park”, “Batman”. Todo lo que nunca soñaste en la pantalla, para ti, de una manera envolvente y real. “T2” fue la primera película para mayores que vi con mi madre. Y allí estaba yo sentado, con los ojos como platos y la mandíbula en el suelo absorbiendo esas increíbles imágenes. El hombre hecho de metal líquido y recomponiendo su cuerpo. O la persecución en el río de Los Angeles. Esos son mis primeros recuerdos del filme. Imágenes que permanecieron conmigo toda mi vida. Están siempre en mi mente y en mis huesos. Son mitología de nuestro tiempo.

¿Y los nervios de trabajar con sus héroes? ¿Qué nos puede contar?

Me quedé congelado. Ellos lo escuchan todo el tiempo pero yo me quedé fascinado. La primera vez que me presentaron a Linda Hamilton fue en medio de mi entrenamiento. Allí estaba, con su pelo cano pero toda ella, cada una de sus células, te recordaba a Sarah Connor. Delante de mí. Me dio un beso en la mejilla que me puso la piel de gallina. Me hice el cool, encantado de conocerla, pero se me notaba el vello erizado. Y nada te puede preparar para encontrarte con Arnold. No importa el tiempo que pases con él, no te acostumbras. Es una leyenda viva que se pasea entre nosotros. Puedes ver en su rostro todos los trabajos que ha interpretado, sus bromas, sus frases memorables, y es asombroso lo fácil que te lo hace todo. Es super inteligente, brillante, con tanta energía que nunca pensarías que tiene 72 años. Me dijo que tenía que dormir más rápido. Está entre sus seis reglas para triunfar. Y en eso estoy.

Para “Terminator: Dark Fate” necesitó un cuerpo Schwarzenegger.

Empecé a entrenar tras la primera prueba, incluso sin tener el papel. Comencé a bajar peso y a ganar en musculatura. Una vez que conseguí el trabajo me asignaron un entrenador aquí y otro en Madrid. Incluso en Budapest. Y con ellos comencé a construir un cuerpo impresionante. Nunca llegaré al nivel de Arnold pero busqué estar en mi mejor forma sin perder mi agilidad. El primer mes y medio fueron 6 horas de entrenamiento diario, pesas, coreografía de luchas, armas. Eso además de preparar el guion. Linda solía decir que le recordaba al rodaje de la primera por lo duro que fue. El entrenamiento fue constante.

¿Qué cree que mantiene esta franquicia en activo?

Tiene todos los elementos de un gran filme, ciencia ficción, monstruos como el Arnold de la película original que es insuperable, en toda su gloria, gigantesco, sembrando la destrucción por todo Los Ángeles. Es una gran cinta de acción y de aventuras. Eso además del milagro que consiguió Jim (Cameron) haciendo algo capaz de sentirse así de grande por solo cinco millones de dólares. En los ochenta nuestra relación con la tecnología se aceleró y “Terminator” nos mostró lo que podía ser el futuro. Una historia que creció con nosotros. Gente como yo, nacido en los 80, nos hemos criado con ella.  Así que es una historia perfecta que ha crecido en paralelo con nosotros.