Gael García Bernal: "El motor para mi es hacer películas buenas"

by Gabriel Lerman November 3, 2016
Actors Gael Garcia Bernal , Golden Globe winner

hfpa/armando gallo

Desierto, la película que este año representa a México en el Oscar y en la que tiene el papel protagónico, ya se exhibe en los cines de Estados Unidos y en diciembre lo hará Neruda, que a su vez se postula para el mismo premio por Chile. En los Globos de Oro, además, se suma Me estás matando Susana, otra película mexicana, y Gael aspira nuevamente a ser considerado para ese premio por Mozart in the Jungle, por la que a principios de este año se llevó el preciado Globo de Oro al Mejor actor de comedia en una serie televisiva. Mientras descansaba de tanto trajín en Buenos Aires, Gael García Bernal habló en exclusiva con goldenglobes.com sobre un año laboral tan intenso como exitoso.

Trabajas mucho en Estados Unidos, pero mi sensación es que lo haces mucho más al sur de la frontera. ¿Es una decisión consciente o son los proyectos que te llegan?

Sí, es una decisión consciente, pero no tanto por marcar una impronta de “Me gusta estar en otro lugar” sino porque me guío por los proyectos mismos. La verdad que eso es la comparación que siempre hago. ¿Qué proyecto podría hacer yo que le gane a Neruda? Entonces el proyecto que sea en Estados Unidos tiene que ser mejor que Neruda. Y la verdad es que es una decisión práctica en ese sentido. Es algo muy natural. No es una decisión que tenga que ver con cómo me ven de fuera y qué es lo que yo prefiero y cómo prefiero que me tomen. Aparte me gusta mucho trabajar en nuestro continente. Me es muy natural, me siento bien, lo entiendo y me gusta el modo de trabajo.

Aún antes de que Amores perros te diera una carrera internacional, ya habías hecho tu primera película en Argentina, en donde parte se rodó parte de Neruda. ¿Por qué vuelves  allí una y otra vez?

Pues ya es una parte natural de mi ser estar acá en Argentina. Mucho más que cualquier otro país de Latinoamérica, definitivamente. He estado viviendo mucho tiempo en Cuba, pero obviamente en Buenos Aires tengo familia ya y me es muy natural el estar acá. Estar acá y en México es una mezcla fantástica. Soy un afortunado de la vida de poder mezclar y estar unido a todo eso. Son dos países muy parecidos en unas cosas y también muy distintos en otras, pero es una mezcla que se complementa muy bien. Soy afortunado de vivir en dos países tan complejos e interesantes culturalmente. Me gusta mucho estar acá, es un lugar muy bueno para tomar aire.

¿Qué dice del momento actual de tu carrera que 4 proyectos tuyos se estén postulando al Globo de Oro?

¡Qué es una buena mezcla y una divertida coincidencia! Qué bonito que sea así. Me enorgullece y por otro lado me hace sentir que hay que seguir las cosas interesantes y que tengan este posible valor agregado que puede hacer que las películas se vean mucho más. Lo que hacen los Globos de Oro es que le otorgan al proyecto una visibilidad tremenda. Puntualmente pasó con Mozart in The Jungle. Le dieron un gran impulso a nuestro proyecto, y la serie obtuvo una vida mucho más grande. Y sí, estoy orgulloso de que sea así y qué bueno que siga promoviendo este tipo de proyectos en otro idioma ya que económica y culturalmente, significa mucho que las películas lleguen a Estados Unidos, porque efectivamente ahí logran tener una proyección mucho más grande.

Has comentado que en estos últimos 5 años te has conectado con la profesión de una manera diferente. ¿Tú crees que eso tiene que ver con que estés llegando a otro nivel en tu carrera?

Si, porque me puse a trabajar mucho. Y la verdad es que Mozart in the jungle en ese sentido me dio una libertad de poder disfrutar. Es un proyecto divino para aprender, para disfrutar, ¡para jugar! O sea, Mozart depende del juego que le demos todos los días, por lo que promovió una especie de alegría en la actuación para mí. Lo mismo sucedió antes con No. Hay proyectos en los que como actor no haces mucho, y hay otros en los que haces muchísimo… Hay de todos los sabores. También tiene que ver con la madurez y con el sentido que uno le da a las cosas. Y si eso hace que estos proyectos funcionen mejor, pues genial. La verdad es que qué afortunados que somos.

Todo el tiempo estamos hablando de ti como actor, pero también eres un productor muy experimentado, a Canana le está yendo fantástico. ¿Crees que también influye en las decisiones que tomas el conocer a la industria “desde el otro lado”?

Sí, definitivamente, sí. Y lo bueno es que con Diego empezamos a los 24 años a producir. Y eso ayudó bastante, porque aparte de que nos enfrentamos con un montón de contratiempos y, cosas naturales que vienen con la falta de experiencia o la emoción poco administrada, aprendimos un montón de cómo hacer las cosas, de cómo armar, de cómo hacer el tipo de cine que nos gusta. Entonces, ya sea produciendo en una productora nuestra o por fuera, por ejemplo en el caso de Desierto, en la que participé como productor pero solo, no participó Canana, eso ayuda en las decisiones que uno toma. Hay un conocimiento de cómo se se pueden hacer mejor las cosas que ayuda a decidir. Todo es cuestión de hacer mejores películas, ¿no? El motor para mi no es las cosas que tenga que hacer ni tampoco es económico. Es hacer películas buenas, que incluso 20 años después la gente las vea y ni siquiera piense en si ganó un premio o no, que perdure por peso propio. Más hoy día donde también el cine tiene que ser así de aventurado, tiene que ser así de poético. O sea, no puede ser timorato el cine, no puede ser algo que cumpla y nada más con una cierta expectativa comercial. Incluso si es cine de entretenimiento. Tiene que ser así porque no hay espacio ya, si alguien quiere ver algo a mitad de camino para eso hay una cantidad de series que cumplen ese propósito y son mejores que cualquier película. Es la verdad. Entonces si vamos a hacer películas juguémosla, tirémonos del barranco todos.

Ahora que Diego se ha ido a una galaxia muy muy lejana… ¿No le tienes un poquitito de “sana” envidia?

Noooo. ¿Con Diego cómo voy a sentir envidia si es mi hermano? Con él lo que siento con este motivo es un orgullo y un amor tremendo. Realmente me enorgullece tanto, y me fue tan bello verlo crecer y verlo hacer las cosas bien, y eso que soy tantito mayor que él nada más, por unos meses. Pero al contrario: me encanta que haya un muñeco con el que mis hijos van a poder jugar que tiene la figura de Diego. Estoy de verdad orgulloso de mi carnal y lo quiero con toda el alma y… Me enorgullece mucho también la amistad que tenemos. Juntos, siento que somos imparables. Desde niños siempre nos hemos llevado muy bien y en el trabajo es todo muy armónico. Nunca hay malos sentimientos como envidia o rabia o competencia insana. Nunca han aparecido. Te diría que todo está cargado de súper buenas intenciones siempre y las únicas veces que nos hemos peleado ha sido por el fútbol o por cosas de niños. Siempre por jueguitos, nunca por algo serio, y mucho menos por trabajo. Eso sí, me va a dar un poco rabia si mis hijos juegan más con la figura de él que con la del Zorro...