Galder Gaztelu-Urrutia: “Hollywood ya no es Roma”

by Rocio Ayuso September 12, 2019
Director Galder Gaztelu-Urrutia

Joaquin Phoenix con su Joker o Jennifer López con su Hustlers se colocaron a la cabeza de la temporada de permios a su paso por el Festival de Toronto. Pero Galder Gaztelu-Urrutia es el que se ha llevado el gato al agua con su ópera prima El hoyo (The Platform). El filme, a competición en la sección de Midnight Madness, ha sido recibido como el claro favorito para llevarse el premio del público con una historia centrada en una sociedad distópica donde un recluso acepta voluntariamente su prisión para avanzar en la sociedad. Una prisión vertical donde los de arriban lo tienen todo y los de abajo, no tanto. Se trata de una película que estuvo a punto de no ser pero que ahora se ha ganado el aplauso del público y para su director, probablemente una nueva carrera. Con él tuvimos la oportunidad de charlar fuera del hoyo sobre su cinta y su futuro.

¿Cómo nace la idea de El hoyo (The Platform)?

 Este guion se escribió en su día para una obra de teatro que nunca se llegó a producir. Una idea original de David Desola y Pedro Rivero que me cautivó nada más verla. Desde el principio vi que era una obra de teatro y que había que “cinematografizarlo”. Eran dos tipos hablando, no existía el tercer acto de la película. Era mucho más dialogada e ideológica. Sabía que la transformación iba a ser complicada y tuvimos muchísimas peleas pero de todas ellas salió el guion.

Según subraya se trata de una película con transfondo social pero que sobre todo quiere entretener.

Para mi es algo fundamental. Una de las cosas que tenía el guión de la obra teatral es que era demasiado dialogado e ideológico. Para alguien más militante, que entiende este lenguaje, podría funcionar pero en cine había que hacerlo entretenido. A mi me gusta mucho mi película pero películas de estas no veo todos los días o te pegas un tiro.

Sin embargo el cine de género siempre ha sido la mejor forma de combinar ideología e entretenimiento.

Siempre me ha gustado el cine de género como vehículo para transmitir de manera camuflada todo tipo de inquietudes sociales. En El hoyo este mensaje está mucho más presente que lo que lo suele ser en el cine de género. La paradoja es que en España sea prácticamente imposible financiar este tipo de cine y que luego, cuando nos salimos con la nuestra, los directores españoles nos encontremos con esta acogida fuera.

Se trata de su debut como director. ¿Por qué se decidió a realizarla?

Vengo del campo de la publicidad para la televisión. También he dirigido algún corto y he producido alguna película. Siempre quise dirigir pero o no llegaba el proyecto adecuado o era imposible de financiar. Como te puedes esta tampoco fue fácil. Ahora todo son aplausos pero con los temas de financiación que hay en España es una rareza que lo hayamos conseguido. Es una producción que nos costó cuatro años.

A scene from "The Platform", 2019

Uma escena de El hoyo.

Tiempo bien invertido a juzgar por el recibimiento que ha tenido en Toronto.

He firmado con una agencia de representación, CAA, y con la compañía de management XYZ. Ha sido una verdadera explosión. Estoy teniendo reuniones con todos. Me están pasando cosas que solo veía en el cine o en la tele. ¡La bola está creciendo de tal manera que me está aplastando!

¿Cree que El hoyo le abrirá las puertas de Hollywood?

No estoy obsesionado con ese tema. Parece que se me pueden abrir una serie de puertas pero el mercado está cambiando mucho. Hollywood ya no es la Roma a la que llegan todos los caminos. Entre las plataformas y otros medios que demandan tanta producción en otros idiomas se pueden hacer cada vez más cosas cofinanciadas que no necesariamente sean productos de Hollywood.

¿Y el público? ¿Cómo vivió la proyección dentro del ciclo Midnight Madness? Se habla de un posible premio.

Lo del premio si ganamos bien y si  no, también. Pero la recepción fue muy cálida, un público muy entregado, apasionado que ríe, aplaude, se levanta. Yo he visto El hoyo un millón de veces en pantalla pequeña y dos en pantalla grande. Pero es muy satisfactorio saber que dejamos muchas cosas en el umbral de la comprensión y ver que la gente lo entiende y disfruta.

¿Existe una diferente lectura en España y fuera de España?

“El hoyo” es una historia internacional. La metáfora, la simbología, los elementos que manejamos, norte, sur, ricos, pobres, arriba, abajo, clases sociales… Hablamos de una parábola sobre el reparto justo o no justo de la riqueza, algo que se está dando en todo el mundo.

Hablaba de las dificultades de hacer cine en España. ¿Y en Euskadi?

Si en España la industria es la que es, Euskadi ni eso. Hacer una ficción cinematográfica cuesta mucho dinero y requiere una industria fuerte, que acceda al mercado. Eso lo hay en Estados Unidos y en otros países pero en España no tenemos el volumen de espectadores para justificar ciertos presupuestos. Evidentemente el talento y el trabajo están ahí pero también se necesita el dinero y ahí estamos en completa desventaja. Es como hacer un satélite en Bilbao, probablemente no volaría.