Germaine Franco: "Puedo decir que soy parte de México"

by Gabriel Lerman June 7, 2018
Composer Germaine Franco

jeffrey mayer/wireimage/getty images

La próxima semana llegará a los cines norteamericanos Tag, la comedia protagonizada por Jeremy Renner, Ed Helms, Jon Hamm, Jake Johnson e Isla Fisher y que cuenta la historia real de un grupo de amigos que sigue jugando a la mancha como cuando eran niños. Si bien el film no rompe barreras en cuanto al género, si lo hace al contar con una compositora latina a cargo de la banda sonora. No es esta la primera vez que Germaine Franco abre una puerta previamente cerrada. Es la primera mujer de nuestra cultura que es invitada a formar parte de la Academia de Hollywood, y su trabajo en las melodías mexicanas de la ganadora del Globo de Oro a la Mejor película animada, Coco, y también en Remember Me, que obtuvo una nominación a la Mejor canción, habla por si mismo. Pocas semanas después de que ASCAP le diera el premio Shirley Walker por su contribución a la diversidad en la música, hablamos en español con esta compositora que viene haciendo olas en Hollywood.

 

¿Es diferente componer la música de una película cuando se trata de una comedia?

Si, es diferente componer la música para una comedia, que para un drama o para un documental porque tiene que estar exactamente en cada momento en que hay bromas, no puedes interrumpir la escena, tienes que tener mucho cuidado y la composición es más ligera. Depende de la escena pero es muy diferente para mí, en mi opinión.

¿Y es más divertido hacer música para una comedia o es solamente un trabajo?

No, es solamente un trabajo. A mí me encanta componer música para películas, es mi pasión, es divertido, disfruto mucho de hacerlo con una comedia pero en la película Tag hay muchas escenas que también son de acción y me gustó mucho mezclar las dos cosas.   

Llevas bastante tiempo trabajando en esta industria pero me da la sensación de que en los últimos tiempos y sobre todo a partir de Coco has tenido una merecida recompensa. ¿Es así?

Yo puedo decir que si porque he trabajado por más de 20 años haciendo más de 40 películas pero fue después de Coco que recibí atención y muchas personas me preguntaron “¿Cómo investigaste para hacer toda la música de Coco?”, y yo les dije que he trabajado por muchos años ya que empecé siendo una niña a hacer música latina, música clásica, estudiando, viajando a México, tocando porque también soy percusionista y he tocado en muchas partes del mundo y es parte de mi pasión tocar y componer. He hecho muchos trabajos y si, es una recompensa y estoy contenta de recibir oportunidades como Tag o Vida, para la que creo que me escogieron después de hacer Coco pero quiero decir que me invitaron a participar en la Academia de Hollywood antes de hacer Coco porque yo tuve más de 35 películas en las que habían trabajado con John Powell, Hans Zimmer, Randy Newman y otros compositores. Estoy contenta y muy agradecida porque hay muchas mujeres y muchas personas de color que han trabajado por tantos años a las que nunca les llega el momento.

El hecho de que tú seas la primera latina en ser invitada a la división de música de la Academia es un gran honor pero por el otro lado ¿te hace sentir mal que tantos años hayan pasado hasta que una mujer latina haya sido aceptada?                     

Siento ambas cosas. La situación es complicada. Pasaron tantos años, más de 90, y no habían invitado nunca a una mujer latina. Hay muchas compositoras haciendo música y lo difícil es que no hay muchas oportunidades para mujeres latinas para componer para películas. Por ejemplo yo estudié para ser percusionista de la orquesta y empecé a componer para mi grupo de jazz latino, estaba componiendo para teatro  y después me invitaron a hacer una película independiente y tuve la suerte de conocer a John Powell. Fue mi maestro y después de él trabajé con Hans Zimmer y Randy Newman, muchas personas que nunca hubiera podido encontrar sin el contacto apropiado. Me siento mal de ser la única pero soy parte de diferentes organizaciones para traer más mujeres, especialmente mujeres de color a nuestra industria. Soy parte de Women in Media, también de un comité de la Academia que se llama A2020 para traer más personas y más diversidad a la Academia y además soy parte de la alianza para compositoras y también en Sundance soy parte del instituto. Trato de compartir lo que he aprendido de las diferentes personas con las que he trabajado. A mi manera estoy tratando de abrir las puertas pero es difícil, yo no creo que una sola persona pueda hacerlo y en ese sentido es muy triste. 

En tú caso, que lo hayas logrado, ¿crees que ha sido perseverancia, talento o suerte?

Yo diría perseverancia y también talento porque no puedes llegar a un lugar sin el talento y tienes que trabajar años y años sin reconocimiento, sin recompensa y sin premios, nada más que por el placer de hacer música. Esa fue mi situación, amo hacer música y sin sentir eso no podría haber llegado a este momento en mi carrera. Y suerte, yo no digo que es suerte porque hay suerte para la lotería pero fue suerte quizás tener la oportunidad de conocer a algunas personas y también la sabiduría de hacer cosas. Hace algunos años, cuando colaboraba con John Powell, me levantaba a las 4 de la mañana, trabajaba primero unas 4 o 5 horas en mis propias películas y luego iba a su estudio a las 10 de la mañana, por años hice eso y yo no creo que eso sea suerte, es trabajo.

Composer Germaine Franco in the studio, scoring Coco

En el studio, trabajando en el puntaje de Coco.

 

Cuando te toca un proyecto con una conexión latina como Coco, Vida o Río, ¿te lo tomas de otra manera?

Yo no creo que lo tome de otra manera, es especial cuando tienes la oportunidad de compartir tu cultura con los demás y hacerlo de una manera auténtica, sin muchas restricciones, me da alegría. Estoy muy contenta de hacer eso pero a un proyecto como Tag no lo trato diferente porque para mí es otra cosa, he trabajado en diferentes estilos y yo no trabajo más para una película que tiene una conexión latina porque a mí me gusta hacerlo en una variedad de estilos. Esta es la primera vez que en New Line Cinema han convocado a una mujer latina para la banda sonora de una comedia de adultos y de varones, y mi meta fue trabajar como compositora y hacer la música lo mejor que pude.

¿Crees que el éxito que tuvo Coco siendo una película tan auténtica, sobre todo en la parte musical, puede cambiar cómo se hacen las cosas en la industria?

Yo creo que si porque Disney y Pixar estuvieron 6 años investigando, trabajaron con muchos artistas y se tomaron mucho tiempo en desarrollar los detalles. Por ejemplo en la película se recrea una plaza y hay un grupo tocando y es la música que uno puedo escuchar si va a un pueblo de Oaxaca. También en los altares, las flores y los colores se tomaron mucho tiempo para recrear las cosas como son y es por eso que yo creo que las personas, especialmente los latinos, estaban muy contentos con la película. He recibido tantos comentarios por correo electrónico donde decían cosas como “Fue la primera vez que vi mi cultura reflejada de una buena manera en una película”.

¿Cuál es tu conexión con México?

Nací en California pero me crié en El Paso desde que tenía 6 meses. Me formé en la frontera. Fui cada semana a las plazas, escuchaba la música y disfrutábamos de esa cultura porque en El Paso hay una frontera pero mucha gente habla español. Al principio yo no me fijé que la música de México era un tesoro, a mí solamente me gustaba mucho. Después cuando fui a la universidad empecé a viajar sola por México para investigar su música pero no sabía que era algo que iba a usar para mi carrera pero me gustaba y yo creo que mi alma está ahí. Cuando estoy allá me siento más mexicana que texana y como decía mi abuelo “La frontera nos cruzó, nosotros no cruzamos la frontera”. Estar en El Paso es como estar en México, Es una ciudad muy importante en la historia de México, en la revolución y en la cultura. Trabajar en Coco y sentarme con 50 músicos, todos hablando en español, sin traductores, fue un gran momento en mi vida y se convirtió en una especie de intercambio cultural porque yo creo que hay una conexión entre España, México y Estados Unidos con la música, la cultura, el baile, la comida y por eso puedo decir que soy parte de México. Otro gran momento fue recibir un premio en San Antonio hace 2 meses y que una persona me dijera “Ustedes, los latinos de Estados Unidos están mostrándonos en México parte de nuestra cultura que hemos perdido” y oír eso me hizo sentir muy contenta porque a veces es una lucha mostrar que somos mexicanos aunque nacimos aquí.

No es muy habitual que una mujer sea percusionista. ¿Cómo se tomaron ese interés tus padres?

¡Qué bueno que yo no sabía que no era muy habitual! ¿Sabes que mi maestro de composición me dijo lo mismo? “No es muy habitual ser latina y trabajar en Hollywood”. Yo tocaba como una loca, no quería hacer nada más, me dediqué por completo a eso, y dejé de lado todas mis otras actividades para dedicarme solamente a tocar percusión y piano, estaba en diferentes grupos de música, en la orquesta juvenil de El Paso con Abraham Chávez que fue un hombre muy importante en la música clásica de El Paso, también fui a la Universidad de Texas donde toqué en diferentes orquestas y nunca nadie me dijo que no podía hacerlo, solamente me dediqué porque me gustó, me encanta y todavía siento esa pasión. Creo que sin esa ella no podría haber logrado todo lo que he hecho. Cuando fui a Berlín en los 80 a tocar en una orquesta mundial juvenil era la única latina tocando percusión y todos los periodistas hablaban conmigo porque nunca habían visto a una latina haciéndolo. Ahora hay más pero no es suficiente. Si alguien me hubiera dicho que no podía tocar, quizás hubiera sido diferente pero lo logré con pasión y con el apoyo de mucha gente, mis maestros, mi familia y también diversas organizaciones.