Globos de Oro 2018: los vientos de cambio reemplazan al glamour

by Gabriel Lerman January 12, 2018
Director Guillermo del Toro, Golden Globe winner

hfpa

Siempre ha sido la noche más importante de enero en el calendario del mundo del espectáculo, pero la edición número 75 de la gala de los Globos de Oro adquirió una trascendencia que fue incluso más allá de lo que se estaba celebrando en el Salón Internacional del hotel Beverly Hilton: lo mejor del 2017 en cine y televisión. Desde el momento en que la mayoría de las actrices llegaron a la alfombra roja dejando a un costado los típicos colores del evento para unirse en un mar de elegancia de color negro, una forma de expresar su solidaridad con la cruzada contra el acoso sexual que se ha generado en Hollywood y promete transformar la industria para siempre, quedó en claro que la gala no sería igual a las previas. No sólo porque después de todo se estaban celebrando los 75 años de este premio que ha ayudado a forjar carreras desde 1944, sino porque esa sería la velada en la que cada una de las que subieron a presentar un premio o a recibirlo, aprovecharon sus escasos segundos ante la audiencia mundial para apoyar a la causa. También fue la noche en la que Oprah Winfrey puso a la audiencia de pie con un discurso que de inmediato generó un clamor proponiendo a la ganadora del importante premio Cecil B. DeMille como candidata a presidente en el año 2020, algo que la propia Winfrey no consideró descabellado. Oprah supo darle buen uso a cada uno de sus minutos en el escenario, por lo que nadie podrá olvidar en mucho tiempo estas palabras: "cada una de las que estamos aquí somos celebradas por las historias que contamos, pero este año nosotras somos la historia. Pero esta no es una historia que afecte sólo a la industria del entretenimiento.  Recy Taylor fue violada en 1944 por 6 hombres blancos en Alabama sin que ninguno de ellos fuera condenado por el crimen. Ella vivió muchos años en una cultura rota por hombres poderosos. Durante demasiado tiempo las mujeres han creído que no serían escuchadas si se atrevían a enfrentarles. Pero les ha llegado la hora", señaló con firmeza.

Más allá de las declaraciones políticas que marcan el inicio de una nueva era, durante la gala ocurrió un hecho notablemente significativo. La presidente de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood, Meher Tatna, anunció frente a la audiencia dos trascendentes donaciones de un millón de dólares cada una. Por un lado, al Consorcio Internacional de Periodistas Investigativos, la entidad que se ocupó de analizar los "archivos de Panamá", que usará ese dinero para que pueda tener una sede propia en Washington DC, mientras que el Comité para Proteger Periodistas, una organización que protege la libertad de prensa en todo el mundo, también se vio beneficiada con la importante donación.

La noche fue también impactante por razones artísticas. Three Billboards Outside Ebbing, Missouri logró reinsertarse en la carrera por el Oscar gracias a los espaldarazos que recibió de la HFPA, que la consagró como la gran ganadora de la noche, con 4 galardones, incluyendo Mejor película, Mejor guion para Martin McDonagh, Mejor actriz dramática para Frances McDormand y Mejor actor de reparto para Sam Rockwell. Guillermo del Toro ganó como Mejor director por The Shape of Water, en lo que parece ser el inicio de una carrera imparable, que con suerte concluirá en el Kodak el 4 de marzo, cuando se convierta en el último de los "3 amigos" en ganar el Premio de la Academia al Mejor director, algo que si ocurre dejará a Damien Chazelle como el único realizador no mexicano en llevarse ese premio en los últimos 5 años. Entre los otros ganadores de la noche se destacaron Lady Bird como Mejor comedia o musical, obteniendo Saoirse Ronan el premio a la Mejor actriz de comedia o musical, Gary Oldman como Mejor actor dramático por Darkest Hour, James Franco como Mejor actor de comedia por The Disaster Artist, Allison Jenney como Mejor actriz de reparto por I, Tonya, Coco como Mejor película animada e In the Fade como Mejor película en idioma extanjero. En las categorías televisivas, la gran triunfadora de la noche fueron Big Little Lies que ganó en el rubro de Mejor serie limitada o película hecha para televisión, dejándole premios a Nicole Kidman como Mejor actriz en esa categoría, a Laura Dern como Mejor actriz de reparto y a Alexander Skaasgard como Mejor actor de reparto; pero también hubo grandes reconocimientos para The Handmaid Tale, que ganó como Mejor serie dramática dejándole el galardón de Mejor actriz a Elisabeth Moss, The Marvelous Mrs Maisel, que triunfó como Mejor serie de comedia y también obtuvo el Globo de Oro a la Mejor actriz de comedia para su protagonista, Rachel Brosnahan. Finalmente, Ewan McGregor se llevó el premio al Mejor actor en una serie limitada o película hecha para televisión por Fargo, Sterling K. Brown el de Mejor actor en una serie dramática por This is Us y Aziz Ansari el de Mejor actor en una serie de comedia por Master of None.