Harry Gregson-Williams: “Mulán muestra la evolución de niña a héroe”

by Rocio Ayuso March 26, 2020
Composer Harry Gregson Williams

jesse grant/getty images

Las comparaciones son odiosas. Y si encima pueden acarrear ese sentimiento de no llegar ni a la suela de los zapatos al héroe con el que eres comparado, más. Pero Harry Gregson-Williams no es de los que se amilanan y ha aceptado el reto no en una sino en dos ocasiones de poner música a películas que en su banda sonora original contaron con Jerry Goldsmith como compositor. Mulán es el último trabajo de este británico afincado en Hollywood que contra viento y marea no deja de crear nuevos paisajes sonoros. Contra viento y marea porque el público tendrá que esperar para escuchar su música en Mulán ahora que el covid-19 ha retrasado su estreno. Pero al menos el público llegará con la canción de Christina Aguilera aprendida, un tema que también compuso el hermano de Rupert Gregson-Williams.

¿Cómo vive el retraso de Mulán?

Lo entiendo dados los problemas de salud que vivimos, pero espero que cuando la gente vea la película les guste. Es un trabajo que disfruté mucho y del que mis hijas, que ahora tienen 20 y 21 años y ambas perdidamente enamoradas del Mulán original, se enamoraron. Vinieron desde la universidad a la gala de estreno solo para verla y les encantó.

¿Cuánto influyó la música de Jerry Goldsmith en su trabajo en el nuevo filme?

Yo también me enamoré de la primera película y del paisaje sonoro que compuso Jerry Goldsmith. El escribió esa banda sonora cuando yo estaba empezando y fue uno de los grandes de la música. Pero su trabajo no me influyó para nada porque el Mulán de Niki Caro es una reinvención de la leyenda china y ni hablamos de Goldsmith. Pero dicho esto sabía que trabajaba a la sombra de un gran maestro.

¿Cómo superó esa gran presencia?

No es la primera. Hace unos diez años hice la banda sonora para el remake de otra película con música de Goldsmith, Total Recall. No es fácil, pero en el caso de Mulán la inspiración vino del personaje. Decidimos que la música tenía que tener a Mulán como punto de partida. Por eso escribí un tema para Mulán, una melodía que muestra la evolución de niña a héroe.

¿En algún momento consideró hacer un musical?

Esa decisión estaba tomada antes de que me uniera al proyecto pero sin ser un musical, buscamos una banda sonora original que mantuviera el eco de alguna de las canciones. Especialmente “Reflection” y “Bring Honor to Us All” por lo mucho que significaban para el público. La pregunta fue cómo hacerlo sin que los personajes se pusieran a cantar en cámara. Así encontré tres o cuatro momentos en el filme donde incluirlos, algo que espero el público reciba con cariño.

La película quiere ser fiel a la cultura china. ¿Cómo se traduce eso en su música?

La idea fue escribir una banda sonora con sabor chino. Por eso a su orquestación sumé instrumentos propios de China como el erhu o violín chino, o una flauta china similar al apito. Hay muchas pinceladas como esas que son muy divertidas para mi como compositor. La grabación fue otro reto porque la hicimos en China, pero conmigo dirigiendo desde mi estudio en Santa Mónica. Todo un despliegue.

Háblenos de “Loyal Brave True”. No es habitual que el compositor de la banda sonora se encargue también de la canción del filme.

Para nada y no fue algo que Disney me hubiera pedido. Pero cuando estaba escribiendo la banda sonora y ya había encontrado el tema de Mulán me visitó un amigo que compone canciones, Jamie Hartman, y cuando escuchó el tema al piano me dijo que eso bien podía ser la estrofa de una canción. Trabajamos en ese tema como una posibilidad a la que tanto Niki como el estudio respondió muy bien pero nadie se comprometió a nada porque todavía quedaban seis meses de producción. Para finales de 2019 volvimos a retomar el tema y me dijeron que necesita la cantante adecuada. Para mi sorpresa pocos días más tarde me dijeron que la habían encontrado en Christina Aguilera y ella trajo su poder a este tema que nadie nos había pedido.

¿Cómo fue el trabajo con Christina?

Fue una gran colaboración. Ella trajo sus propios acordes y es una vocalista increíble. Respondió muy bien al tema que le presentamos y quedó claro que, dado que era la voz de la canción, también debía hacer una nueva versión de “Reflection” más de acorde con la película actual. El tema no es mío, solo trabajé como productor, pero fue un lujo contar con Christina en ambas canciones.

En la serie Catch-22 trabajó con su hermano Rupert Gregson-Williams. ¿Pensó en dividirse el trabajo de nuevo con él?

Mulán fue un sueño hecho realidad y un proyecto de alcance, nada que ver con los 35 minutos de música de bandas sonoras como las de Shrek en las que trabajé con anterioridad. Estoy seguro de que mi hermano y yo trabajaremos de nuevo juntos. La experiencia en Catch-22 fue estupenda y fue el proyecto adecuado. El tiene el gene del jazz y yo tengo otras habilidades así que la mezcla funcionó genial para el proyecto de George Clooney. Pero Mulán era otra cosa. Además, es mi hermano pequeño, cinco años más joven, con lo que su carrera carrera debería de ir cinco años por detrás pero, de repente, ahí le tienes haciendo Wonder Woman y Aquaman y pisándome los talones.

Suponiendo que usted se ha convertido en el modelo a seguir para su hermano, ¿quiénes son sus héroes en esta industria?

En mi familia crecimos sin electricidad así que nos tuvimos que entretener de otra forma y los cinco hermanos tocamos algún instrumento, toda una ventaja en nuestra vida. Pero más allá de mi familia supongo que las personas que más me han marcado fueron Hans Zimmer, al que conocí en Londres y nos llevamos tan bien que me invitó a venir a Los Angeles para ser su asistente. Para cuando había acabado la frase ya estaba en el aeropuerto. Llegué a LA en junio de 1995 y me pasé 3 o 4 años con Hans hasta conocer a Jeffrey Katzenberg. Fueron años de Shrek, Shrek, Shrek pero también cuando conocí a Tony Scott que puso en mis manos todas sus películas hasta que se murió. A través suyo conocí a su hermano Ridley y eso me llevó a The Martian. Y gracias a Ridley, trabajé con Alberto Iglesias, un compositor al que tengo mucho aprecio y que es un hombre encantador. Ridley me llamó para ver si le podía echar una mano con la película Exodus, para ver si le ayudaba a separar las aguas del Mar Rojo. Alberto estaba superado y no le importaba y uno no dice que no a una invitación así. Así que cuando me preguntan qué es lo más importante para un compositor en Hollywood mi mejor respuesta son las relaciones, estar en el lugar adecuado en el momento adecuado.