Henry Zaga: “Es un gran momento para ser actor”

by Rocio Ayuso September 2, 2020
Actor Henry Zaga

David Livingston/Getty Images

Henry Zaga (Henrique Chagas Moniz de Aragão Gonzaga, Brasília, Brasil, 1993) accedió a hacer un alto en las merecidas vacaciones que le han llevado de viaje por Bryce Canyon, en Utah (EEUU), con sus amigos, para hablar de su último éxito, su papel de Roberto da Costa/Sunspot en New Mutants, la última entrega de esta saga de superhéroes que en esta ocasión se ha tornado un poco más joven, algo más tenebrosa y definitivamente más diversa con la presencia de tres iberoamericanos en su elenco. Acompáñanos en este viaje con el actor brasileño de 27 años que pese a la pandemia acaba de rodar otro clásico del género, The Stand, para televisión.

¿Cómo presentarías a tu personaje en esta nueva entrega de la saga X-Men?

Roberto da Costa es un joven brasileño que tiene un pasado traumático ya que hizo algo que no pretendía. Sus poderes como Sunspot (en España conocido como Mancha Solar) hacen de el un superhéroe increíble. Tiene una gran fortaleza, pero eso también le lleva a esta institución o centro de rehabilitación, para que la sociedad pueda protegerse de estos jóvenes mutantes. Ahí es donde comienza un viaje de descubrimiento de este grupo de jóvenes que aspiran a ser mejores mientras luchan con sus poderes.

¿Cuál fue su reacción al saber que iba a interpretar a un mutante brasileño?

La verdad es que no sabía nada del proyecto hasta que me reuní con Josh Boone, ahora un gran amigo-socio, que se encargó de escribir la película. Me hizo muchas preguntas y no me dio detalles, pero pude ver que era algo interesante. Ya entonces, Josh me dijo que íbamos a trabajar juntos. Luego hice la audición. No sabía mucho de estos cómics y menos que había un X-Men brasileño. Me encantó el proyecto porque es mucho más macabro que los X-Men que conocemos.

¿Además, sería un orgullo interpretar alguien de la misma nacionalidad?

Claro que sí. Ni me lo creía. Demasiado perfecto para ser verdad. Crecí viendo los X-Men, la serie de animación, y no se parecía en nada. El día que no solo me vi en el set de New Mutants sino diciendo algo en portugués, la cabeza me dio vueltas porque me di cuenta que no solo estaba interpretando a un superhéroe, sino que era brasileño.

Hasta ese momento, ¿cuál era su X-Men favorito?

Wolverine siempre me gustó, pero los poderes de Mystique me parecían los mejores. Poderte transformar en cualquiera me pareció interesantísimo, aunque solo sea como diversión. Pero los New Mutants son especiales. Ahora tengo nuevos favoritos.

Un grupo muy hispano a juzgar por la presencia de Alice Braga y Anya Taylor-Joy.

Fue un placer trabajar con Alice. No la conocía personalmente, pero era un gran fan de su trabajo, desde City of God o Queen of the South. Cuando se sumó a la película ya estábamos en los ensayos y no me lo podía creer. Era mejor de lo que pensaba, tan generosa y encantadora que se convirtió en mi hermana mayor.

¿Y el resto del equipo?

Hicimos piña muy rápido porque rodamos en una ciudad pequeña lejos de Chicago donde no había mucho que hacer. Estábamos en el mismo hotel, en el mismo piso, en habitaciones contiguas. Nos juntábamos para ver Juego de Tronos. Tenemos nuestro grupo de WhatsApp. Especialmente con Charlie (Heaton), que cada vez que viene a Los Ángeles se queda en casa. Y por supuesto con Josh, con el que he trabajado en otra película. He tenido la suerte de caer en este grupo y todo se lo debemos a Josh, que supo escoger.

¿Cómo se sintió con sus superpoderes?

Ridículo porque tuve que vestir un pijama grotesco lleno de pequeñas pelotitas para que pudieran generar las imágenes digitales en lugar de prenderme fuego (risas). Tuve que usar toda mi imaginación y pasar toda la vergüenza del mundo en ese pijama para interpretar a este súper malote.

Vamos, que habría preferido ser Mystique.

Creo que habría preferido el superpoder de la teletransportación. Especialmente durante la cuarentena. Sería maravilloso. Pero adoro los poderes de Roberto, un tipo súper ‘cool’, luchando contra todos estos monstruos.

Su verdadero superpoder es el de la interpretación. ¿Cuándo descubrió su pasión?

Mi madre siempre dice es que cuando era niño solíamos hacer pequeñas obras con mis primos y yo era el director. Yo era un gran fan del cine y con mis padres veía cine italiano, francés, español, algo que me parecía normal en lugar de Jurassic Park o E.T., los taquillazos de Hollywood que veían mis amigos. Así que ya era un gran aficionado al cine cuando me apunté a clases de drama en el instituto. Pero luego encontré algo muy especial en la interpretación, disfrutaba siendo alguien diferente, estudiando la psicología de los personajes. Así que combiné estas dos aficiones y me fui a Los Ángeles para continuar mi carrera. Tuve miedo al decírselo a mis padres porque pensaba que los iba a desilusionar. Ambos son abogados y querían que siguiera sus pasos, pero también sabían que eso no era para mi.

De su madre además heredó su sangre española.

Si, ella tiene herencia española pero nunca me he puesto a buscar mis raíces. Estuve una vez en España, pero porque quería conocer mundo. Fui de fiesta, con mis amigos, en tren, a Toledo, a Madrid. Pero no busqué ningún primo.

¿Aprendió algo de español por lo menos?

Muy poco. Lo entiendo un poco más, pero no me atrevo a hablarlo.

La película hace pensar que Hollywood se está abriendo a la diversidad. ¿Se siente igual al otro lado de la cámara?

Este es el mejor momento para ser actor porque hay tantas oportunidades para romper las barreras. Estamos viviendo el año de “Black Lives Matter”, viendo más y más actores Latinx trabajando. ¡Hay un indio nativo en esta película! Me encanta formar parte de este movimiento y que se deje sentir también con mis compatriotas. Recibo tantos mensajes de jóvenes en Brasil a los que animo a que sigan su sueño porque soy la prueba de que sí se puede. Es un gran momento para ser actor.

¿Incluso en medio de la pandemia?

Es un año extraño para todos, pero tuve la suerte de finalizar un proyecto a principios de marzo, que por cierto va de un virus que afecta a mucha gente y paraliza el mundo, así que me afectó mucho. Ahora hay muchos proyectos parados, aunque vamos empezando. Tenemos que practicar paciencia y gratitud. Llevo leyendo un montón, libros, que no guiones, porque normalmente no puedo hacerlo. Así que es como una liberación tener todo este tiempo sin estar a la carrera, para sentarte contigo mismo.

¿Para ser un ‘geek’?

Eso es lo que me llama Josh porque soy un perfeccionista y buceo hasta lo más profundo para cada papel. Me acabo de leer esa biblia de la distopía que es The Stand buscando todos los detalles para mi trabajo en la serie. Así que sí, debo de ser un ‘geek’.