Hollywood le toma el gusto a los directores hispanos

by Rocio Ayuso April 25, 2016

Clockwise, from left: Alejandro Gonzalez-Iñarritu at the 73rd Golden Globes (winner, best director and best motion picture/drama, The Revenant); J. A. Bayona; Alfonso Cuarón at the 71st Golden Globes (winner, best director, Gravity); Jaume Collett-Serra.

HFPA, Getty

¿Desde cuando ser hispano y ser realizador se ha convertido en un plus en Hollywood? Quizá desde que una y otra vez fue un realizador hispano quien se llevó el Oscar durante los últimos tres años, primero Alfonso Cuarón con Gravity y luego Alejandro González Iñárritu con Birdman y un año después con The Revenant. O desde que los hispanos son los que llevan la voz cantante a la hora de ir al cine, el 17,5 de la población estadounidense pero el 19 por ciento de la audiencia en los cines. Sea la razón que sea lo cierto es que Hollywood cada vez está más dispuesto a poner sus cámaras en manos de aquellos que, además de saber manejarlas, hablan castellano. Y no hablamos de producciones independientes sino de sus próximas grandes apuestas de taquilla.

El último ejemplo es el del español J.A. Bayona. El realizador que debutó con El orfanato y que se dio a conocer en Estados Unidos con The Impossible ahora tiene en sus manos una de las mayores franquicias de Hollywood como el próximo director de Jurassic World 2. "Entusiasmado de anunciar que J.A. Bayona está a bordo para dirigir Jurassic World 2". ¡Bienvenido al equipo!", dijo en Twitter el productor Frank Marshall. "Orgulloso de colaborar con uno de mis cineastas favoritos en la próxima aventura jurásica", señaló en la misma red social Colin Trevorrow, el anterior realizador de esta saga que creó Steven Spielberg.

No es la única gran producción con realizador hispano. El reboot de otra franquicia como la de El Zorro está a cargo del mexicano Jonás Cuarón. El hijo de Alfonso Cuarón y coguionista de Gravity es reacio a hablar de este proyecto aunque se ha filtrado que será una visión futurista y distópica del tradicional enmascarado con capa y espada al que dio vida Antonio Banderas en su última encarnación. Gael García Bernal es el intérprete que se pondrá el antifaz según las mismas fuentes. Sin embargo el menor de los Cuarón a su paso por el Festival de Morelia prefirió mantener la boca cerrada y lo único que le dijo a la prensa sobre esta película, su próximo rodaje, es que estaba “escarbando” las primeras hojas del guión.

Son más los que están sorprendiendo a la industria o los que se ven sorprendidos por la confianza que en ellos pone Hollywood cuando hasta hace escasos años sólo podían aspirar, en el mejor de los casos, a dirigir una película de género de escaso presupuesto como directores baratos y sin ataduras con el Sindicato de Directores. El chileno Pablo Larraín sigue trabajando en sus producciones independientes de prestigio como la candidata al Globo de Oro a mejor filme extranjero El Club o la cinta que ahora presenta en el Festival de Cannes sobre el autor chileno Neruda. Pero su sueño es el de llevar a la pantalla un remake de Scarface  que transcurra en Los Angeles con un Tony Montana mexicano. Un sueño que está cada vez más cerca porque Larrain ya está trabajando en su primera película estadounidense centrada en uno de los iconos de la historia  de este país, Jackie Kennedy, en los días posteriores al asesinato de John F. Kennedy, papel que interpretará Natalie Portman.

En el caso de Jaume Collet-Serra, el realizador catalán será el nuevo Spielberg en la que parece la continuación de otra de sus sagas, Tiburón. No hay continuación posible para aquel clásico pero The Shallows aspira a ser uno de los taquillazos de este verano con una premisa denominada “el tiburón para una nueva generación”. La historia de una joven atrapada en una playa por un gran tiburón blanco está protagonizada por Blake Lively aunque el verdadero protagonista no es otro que el escualo. Un gran estreno veraniego con el que hacer boca antes de que el director vuelva a terreno conocido (y con éxito) junto a Liam Neeson en Commuter,  la que será su cuarta colaboración juntos.

Incluso el recién llegado a este club, Nacho Vigalondo, dirige a lo grande. El español aspiró al Oscar con su cortometraje 7:35 en la mañana y estos días está por Los Angeles ultimando su última coproducción, otro estreno de tamaño monstruoso que mantiene en secreto pero del que se espera sea un nuevo Godzilla, en esta ocasión protagonizado por Anne Hathaway y, por supuesto, un nuevo monstruo de la pantalla.