Hugh Jackman, nominado a Mejor actor de comedia o musical

by Paz Mata December 18, 2017
Acror Hugh Jackman, Golden Globe nominee

getty images

Canta, baila, actúa, sabe manejar armas y seducir a las mujeres con habilidad y precisión, y por si fuera poco cuenta con un físico escultural y un extraordinario carisma. Su estrella brilla tanto en el escenario como delante de la cámara y lo hace con tal intensidad que es imposible quitarle los ojos de encima.

Hugh Jackman,  que nació en Sidney en 1969, ya participaba en musicales escolares antes de hacerse famoso en Australia. Tras graduarse en la escuela de periodismo de la Universidad de Sidney, entró en la Academia de Australia Occidental para estudiar Artes Escénicas. Nada más finalizar los estudios consiguió un papel como protagonista en el drama carcelario Correlli (1995), donde actuó frente a su futura esposa Deborah-Lee Furness.  A este le siguieron el papel de Gastón en la producción australiana de La Bella y la bestia y el de Joe Gillis en la de Sunset Boulevard.

De los escenarios australianos saltó al West End londinense con el musical Oklahoma, y de allí a Broadway con The Boy from Oz, por el que obtuvo un premio Tony. Hollywood no pudo esperar para sacarle partido a un actor que ya destacaba por su talento, versatilidad, atractivo físico y un impresionante magnetismo delante de la cámara. El actor que llegó de las antípodas con un bagaje cargado de experiencia en cine, teatro y televisión, conquistó la meca del cine interpretando a Lobezno en la popular saga de los X-Men.  La música, sin embargo, es la que le acelera el corazón, “forma parte de mi vida, me relaja, me estimula, me inspira, me emociona y me llega directamente al corazón. No creo que pudiera vivir sin música,” declara el actor.

A ella volvió en la adaptación cinematográfica del musical, Los miserables, donde  demostró que podía con notas más altas, recibiendo por ello su primer Globo de Oro. Aunque los fans le adoran por su interpretación de Lobezno, él no se ha podido resistir a interpretar otro musical. En esta ocasión se trata de The Greatest Showman, en la que da vida a P.T Barnum, un famoso empresario de circo estadounidense, de finales del siglo XIX, que se hizo millonario montando un circo de tres pistas, que además contenía un museo de fenómenos de la naturaleza, que el anunciaba como “el mayor espectáculo del mundo", papel por el que ha recibido su segunda nominación al Globo de Oro.  “Ha sido todo un desafío para mí,” confesaba Jackman en un encuentro con los miembros de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood, “si hace veinte años me hubieran dicho que iba a estar donde estoy no me lo hubiera creído, por que las probabilidades de llegar a Hollywood eran una entre un millón, pero una cosa que tenemos los australianos es que nos lanzamos a por todo,” admitía el actor.

Hace ocho años, tras un viaje a Etiopía, Jackman conoció a un trabajador de los campos cafetaleros, llamado Dukale. Su historia y la situación de este país, famoso por su extraordinario café, le motivaron a lanzarse a fundar una empresa de distribución y venta de esta bebida procedente de cultivos biológicos etíopes. El actor es además un gran filántropo que aboga por los microcréditos a pequeños emprendedores en países del tercer mundo. Sus buenas intenciones y su afición por el café han dado origen a la cadena Laughing Man. “Mi empresa está basada en el modelo que creó Paul Newman con su empresa alimentaria. Se llama así porque lo que más une a los humanos es la risa”, explica el australiano.

Jackman, que desde hace varios años reside en Nueva York con su esposa y sus dos hijos, parece convertir todo lo que toca en éxito, pero para él, el mayor de todos es su familia. “Estar con ellos es lo que me hace más feliz, procuro que compartamos juntos todo el tiempo posible, y hacer que esos momentos sean mágicos”.