Isabel Arraiza: "Gina Torres me ha cambiado la vida"

by Gabriel Lerman July 11, 2019
Actress Isabel Arraiza

payton ruddock

Quienes la vean intepretando a Yoli Castillo, la energética y siempre alegre asistente de Jessica Pearson en la serie que recupera al personaje que Gina Torres interpretó desde el inicio de Suits, seguramente se quedarán intrigados por saber más sobre esta prometedora actriz latina. Y cuando se enterén que es la misma que a los 17 años se convirtió en fenómeno viral demostrando su buen oído para los acentos del español en un video que batió récords en YouTube, tal vez no se sorprendan demasiado al comprobar que aquella despierta chica puertorriqueña hoy se abre camino en la televisión norteamericana. Es que desde entonces y hasta hoy, Isabel Arraiza hizo mucho teatro, se convirtió en la primera estudiante cuyo primer idioma no era el inglés en ser aceptada en el prestigioso conservatorio Julliard en Nueva York y pulió aquel talento en bruto hasta encontrar su gran oportunidad. En esta entrevista exclusiva, Arraiza nos cuenta como fue ese proceso y cuánto ha tenido que ver Gina Torres en que le abrieran las puertas de Hollywood.

Yoli ha estado esperando mucho tiempo para tener esta oportunidad en su trabajo ¿para ti este papel es un poco como lo que es para Yoli su nuevo trabajo?

Totalmente… Yo había estudiado actuación en Nueva York, me gradué y había tenido pequeños personajes en otras producciones, películas que iban a salir. Me acuerdo que estaba en Puerto Rico cuando me llega un nuevo llamado de parte de la gente de USA Network para este proyecto. Logramos hacer la audición y me llaman unos días después y me dicen que me iban a hacer una prueba final. A mí nunca me habían hecho ninguna prueba final, con ejecutivos, todo era una experiencia sumamente nueva y recuerdo que pensé: “esta es una oportunidad que si te la dan, te va a cambiar la vida”. Había ocurrido el huracán María y la situación financiera personalmente no era la mejor porque yo acababa de graduarme, tenía todas estas deudas e incluso la economía en mi país se había desmoronado. Tenía que obtenerlo porque esto podía cambiar la realidad de mi vida y de mi familia, que es una prioridad para mí como creo que también lo es para Yoli y cuando entré al proceso de audición dije “lo que queda es ser yo, no puedo ofrecer nada más, puedo ofrecer mi talento y mi personalidad, esto es lo que hay", o lo tomas o lo dejas, creo que esa es también la actitud de Yoli. A pesar de que yo creo que la industria está evolucionando, yo pensé "esto va a ser una audición con todos estos ejecutivos", y en el momento que abrí la puerta estaba esta mujer afrocubana, hablándome en español y ahí me di cuenta que ya estábamos en otro territorio y de alguna manera me hizo sentir mucho más calmada. Yo sentí que necesitaba trabajar con esta señora, que me iba a cambiar la vida y la trayectoria de mi carrera. Sobre todo para una actriz nacida y criada en Puerto Rico como yo. Yo creo que es lo mismo con Yoli Castillo, una mujer que no tiene nada que perder, que tiene ambición, que es muy joven pero que todavía tiene mucho que aprender, creo que se desarrolla como una relación de mentoría tanto en la historia como en la vida personal porque yo creo que Gina Torres me ha cambiado la vida, creo que son historias sumamente parecidas.

¿Qué crees que tienes tú en común con el personaje, aparte de la juventud y las ganas?

Yo creo que mucho. Tenemos una energía muy similar y hubo una evolución de cuando audicioné a cuando empecé a trabajar en la serie. Originalmente el tono de Yoli se sentía dentro de la narrativa tradicional que hay en la cultura americana de latinos nacidos en Estados Unidos. Era una persona un poco más dura, que conocía la calle. Es como la historia que siempre se ha vendido en Hollywood, la persona que empieza de una manera y el sueño americano la transforma y se convierte en otra. Yo me rio mucho, tengo un sentido del humor muy grande, y creo que empezaron a tomar de ese sentido del humor para incorporarlo en las dinámicas que escribieron para la historia entre Jessica y Yoli. En nuestros momentos hay mucha intensidad pero también hay mucho humor, donde vemos también un lado amoroso entre la dinámica de ellas dos hasta casi maternal, de mentoria. Yo lo veo como la educación de Yoli Castillo y también el proceso de filmar este show es como la educación de Isabel Arraiza. Estoy aprendiendo la consistencia de estar en el set, porque yo entré en el teatro y para mí ese sentido de compañía es un concepto muy teatral, de estar con un grupo de personas por un tiempo prolongado creando arte y es la primera oportunidad que se me da donde estamos meses construyendo una historia, construyendo a los personajes y desarrollándolos, y yo creo que como parte de ese desarrollo decidieron que era más favorable también incorporarle elementos personales.

Hay una escena en la serie en la que hablan tu personaje y el de Gina y tu personaje está convencido de que el personaje de Gina la está ayudando porque las dos son latinas, o asume que Jessica es latina, y Jessica le responde que en realidad ella se ve reflejada, que la ve como era ella cuando era joven, ¿hay algo de eso también en tu relación con Gina detrás de cámara?

Yo creo que sí, totalmente. Gina tiene una trayectoria de 30 años. Obviamente está en un momento pleno de su carrera donde todo su esfuerzo se ve reflejado. Siempre ha tenido mucho éxito pero ahora es como el momento donde la luna está brillando sobre ella. Nosotras hemos conversado mucho, yo tengo una trayectoria muy corta y obviamente Gina me cuenta anécdotas personales de su evolución en Hollywood. La diferencia que tenemos es que yo tengo una figura como Gina que está abriendo el camino, donde ahora estamos utilizando términos como afrolatina que era algo que no existía hace 30 años, o eras negra o eras latina, no había espacio para las dos y yo creo que ella y su consistencia la han llevado ahora a participar de un movimiento en la industria del entretenimiento que es sumamente interesante. Ahora ella es la primera afrolatina en tener un show.

Todavía se puede encontrar en Internet el vídeo que hiciste cuando tenías 17 años y que te convirtió en una celebridad en Puerto Rico, ¿en ese entonces ya soñabas con este futuro, con que un día ibas a hacer las valijas y te ibas a ir a Hollywood o ni se te cruzaba por la cabeza?

¡Desde los 8 años llevo empacando ropa en esa valija! Siempre fui una niña sumamente creativa, con mucha imaginación, con mucha energía y desde chiquita ya tenía esa personalidad. Ese video era una broma que habíamos hecho para mi papá, YouTube era un concepto muy nuevo y eso lo puso mi hermana en esa plataforma digital sin yo saber y se volvió un fenómeno viral. Ahí empieza mi carrera en Puerto Rico, empiezo a trabajar en teatro, voy a la universidad y decido que quiero perfeccionar mi pasión, que siempre ha estado muy presente en mi vida, desde niña.

A scene from "Pearson", 2019

Isabel Arraiza con Gina Torres en una escena de Pearson.

cortesía USA Network

 

Cuando te aceptaron en Juilliard debe haber sido como que hubieras conseguido el protagónico en una película de Hollywood, ¿no? 

Sí, totalmente porque no había habido puertorriqueños nacidos y criados en la isla cuyo primer idioma no fuera el inglés que entrarán a esta escuela en el departamento de drama, o sea que fue algo sumamente grande y estábamos en un proceso también en mi país donde la economía se había desplomado, yo o no entraba o me dedicaba a otra cosa y mi plan B era estudiar derecho como el resto de mi familia, ya había comprado los libros e iba a empezar a estudiar y dije “bueno le voy a dar a esto una oportunidad” . Y aunque los abogados son los mejores actores, como dice mi papá que es abogado, creo que él hubiera estado muy decepcionado si me hubiera dedicado al derecho. Mi papá siempre me ha apoyado desde el primer día, si hay alguien que no tuvo dudas fue mi señor padre porque si fuera por mí yo creo que hubiera sido criminalista.

¿De qué manera te ha ayudado en tu carrera ese talento para los acentos?

Me ayuda porque nunca me han encajonado, yo creo que eso es algo muy raro, sobre todo cuando eres nacido y criado en un país donde la primera lengua no es el inglés y yo creo que eso es un regalo. Tengo poca audición del oído izquierdo y creo que parte de eso viene precisamente de que mi concentración tiene que estar más enfocada en el sonido y en ver cómo habla la gente para entender lo que me están diciendo. Es un defecto congénito que ha sido como una bendición porque me ha ayudado tanto en mi carrera en América Latina como en los Estados Unidos. Al final del día los acentos son como un vestuario de tu voz, me ayuda a transformarme, como el maquillaje o el pelo, te ayuda a llegar a ese personaje y yo creo que en la televisión americana poder hacer un personaje como lo es Yoli y que no esté estereotipado es muy grande, yo estoy muy agradecida de tener ese talento y poder utilizarlo tanto en inglés como en español.

¿Qué cosas de ti contarías que te gustaría que la gente supiera?

Viajo compulsivamente porque para mí viajar es la mejor educación. Viajaba sola, con una mochila, que fue lo que hice durante mis 20. Cuando tenía 16 años participé en un proyecto que se llamaba “La ruta Quetzal” que era una competencia educativa a nivel global donde tomaban representantes de cada parte del mundo y yo fui representando a Puerto Rico y así fue que aprendí a hacer todos estos acentos pero además me abrió al mundo de una manera totalmente diferente. De mi familia soy la menor de una familia de 5, tengo 3 hermanas mucho mayores del primer matrimonio de mi papá y yo soy la más pequeña y el concepto de la familia me encanta, soy muy progresiva pero también quiero la familia, la dinámica, los niños, es algo que me encanta, soy sumamente maternal y tengo la colección de música más democrática que te puedas imaginar, desde música clásica hasta piezas súper extrañas de jazz etíope. Me encanta coleccionar música, todo lo que te puedas imaginar lo he escuchado y lo tengo. Me encanta coleccionar vinilos.

¿Dónde quedó esa comediante que se veía en el video? ¿Te gustaría explorar esa faceta tuya?

Claro que me gustaría, yo soy la persona más graciosa del Caribe, lo que pasa es que lo tienen que ver. Ojalá que me den la oportunidad de poder expresarlo porque creo que la comedia es más difícil que el drama y es donde está mi talento. No he tenido la oportunidad todavía de mostrar esto en el mercado americano.